viernes, agosto 24, 2007

Quiero la mía para medir

Recién escuché al amigo de Sarah Kay Ricardo López Murphy ironizar por una radio en torno al concepto de clientelismo. "Para eso que le den dos mil pesos a todos los votantes. Con una caja al lado de la urna y que le digan, tome, vote por nosotros".
Bueno, sí Ricardo. Si el Gobierno hiciera eso, viviríamos en una patria justa libre y soberana y los Kirchner ganarían con el 90 por ciento de los votos.
Más allá de lo que pueda decir la Iglesia, vamos a tratar de recordarles desde aquí que el clientelismo es algo un poquito más complejo de lo que escucha una señora regordeta oyente de Radio Continental. Es un boleto de doble vía en el que no sólo hay un uso y subordinación del votante, sino que hay un tironeo político en el que todos tratan de obtener algo.
Y otra: si los únicos que se ocupan de los pobres y se meten en ciertos barrios son los punteros para entregar algo, bueno, bienvenidos los punteros. ¿O les parece que hay gente que está en condiciones de sentarse a esperar que llegue el Bulldog en un caballo blanco a salvarlos?
Por otra parte, bueno sería que nos den dos lucas a todos en vez de las medidas que está tomando el gobierno como la suba del mínimo no imponible de Ganancias que le aumentó los salarios a gente que gana 7 mil pesos.
Dejo otra porque no me da para hacer un post aparte: Lilita dijio en una radio que la Coalición Cívica es de "centro - izquerda - centro". Nace una categoría política capicúa y parabólica.
Autor de la foto, aquí.

10 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Escriba, no era que el armado era "pre-ideológico"? La apuraron y contestó esa sanata? Guarda que MM parece que ya les dijo que si se van de picnic republicano con Lilita minga de cargos en el Gobierno de la Ciudad y eso tira más que una yunta de bueyes.

Musgrave dijo...

Escriba, porque no le mandamos como regalito a RLM, el libro de Javier Auyero sobre clientelismo?
Quizás leyendo aprenda, cabeza no le falta.
Hacemos una vaquita bloggera?
un abrazo

Cine Braille dijo...

No pierdas tiempo en decirle que Lilita es de derecha, Escriba, la cosa no pasa por una orientación espacial. Aparte eso te expone al contragolpe fácil de si K es de centroizquierda (¡Scioli gobernador!) cosa que en este 2007 en el que los K no dejan cagada sin hacer es imposible de sostener. Ni el esquema político argentino está rengo porque no hay centroizquierda, como discutías por ahí con HAL. La división hoy, agosto de 2007, no es izquierda - derecha sino populismo clientelista versus moralismo de señoras gordas, y aquellos a quienes nos gustaría un panorama tipo España (derecha - izquierda, conservadores y socialistas) quedamos en offside, mirando otro partido. El molde izquierda - derecha nunca sirvió mucho en Argentina pero este año fuimos para atrás, hace décadas que no se lo nota tan desfasado con la realidad.
Otra: el planteo Lilita - Bulldog es autoderrotista. Un programa basado casi exclusivamente en la reivindicación de la honestidad administrativa es un programa para una minoría controladora y testimonial en el Congreso, no es una opción de poder mínimamente seria. Lo peor que les puede pasar es ganar, las contradicciones estallan el domingo de la victoria. Ya era un programa para sacar el veintipico por ciento con Balbín vivo, imaginate ahora.

Anónimo dijo...

Ya sabemos lo que es el Bulldog Lopez Murphi. Ya sabemos de la gorda impresentable. Dicen que son de centro izquierda. Payasos, ladrones.

Por favor no mezclemos los temas hablemos del programa de gobierno de la señora Cristina. Basta de palabras trasnochadas y vacías. Es el único camino hacia la equidad y una distribución más justa. Cristina al gobierno Kirchner al poder. Vamos que podemos.

escriba dijo...

Anónimo, ya tiene a quien votar. Lea bien el blog.
Saludos

Anónimo dijo...

Perdón voy a pedir cuando ya estoy adentro, es para aportarles unas reflexiones de M.Hourest (pobres en general pero sirven para seguir parloteando




- La coalición de ganadores (empresas transnacionales, bancos, productores de bienes exportables o protegidos) no tiene en este contexto motivos para utilizar el escenario internacional como catalizador de una crisis económica doméstica. El riesgo de implosión del bloque dominante que explicó crisis recientes no está a la vista.

- La naturalización de la desproporción entre ganancias e ingresos populares está firme y no existe un actor social y político de relevancia que haga de la impugnación a este proceso el eje de sus intervenciones. El sentido común de época hace pasar por el crecimiento y el consumo y no por la igualdad los objetivos de lo bueno y verdadero del orden social.

La coalición social dominante ya tiene patrimoniada una relación privilegiada con este formato del sistema político (su partido del orden) que le ha permitido beneficiarse con la licuación de pasivos de la pesificación, de la transferencia de los trabajadores al capital desde y a posteriori de la crisis, el financiamiento de déficit sectoriales por la vía del uso del tipo de cambio y los subsidios sectoriales a las empresas que superan los pagos de la deuda.

La cúpula transnacionalizada viene de girar utilidades y dividendos equivalentes a 2,5 por ciento del PBI o, lo que es lo mismo, más del 10 por ciento de lo que toda la industria en su conjunto aporta a la conformación del producto. El sistema financiero que tiene más del doble de depósitos que los créditos que otorgó al sector privado y que cuenta con un stock de títulos públicos que representan más del 70 por ciento del crédito a privados y de la base monetaria no tiene intereses objetivos en propiciar una crisis. Seriamente, en un capitalismo que promociona (con tipo de cambio y subsidios) sin contrapartidas en materia de diversificación productiva ni en socialización del progreso técnico y que protege sin condiciones a los que capturan recursos públicos, sería absurdo pensar una crisis por implosión de los sectores dominantes. Una sociedad que convive con un 27 por ciento de la población en la pobreza, con más del 40 de los trabajadores en la ilegalidad y donde el salario mínimo es sólo un tercio de la canasta familiar, podrá ser aborrecible pero no está demostrado que resulte inviable. ¡Buenas noticias! Con esta distribución del ingreso que produce este superávit comercial y este superávit fiscal, sin reforma fiscal, sin universalización de las prestaciones sociales, subsidiando al capital y reproduciendo las condiciones de heterogeneidad estructural y crueldad del mercado de trabajo, la crisis puede estar lejos. Pero más lejos aún están la ciudadanía y la democracia.


*Martín Hourest. Investigador, economista de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y legislador en Capital Federal

Anónimo dijo...

Carrió es radical conserveta con olor a bosta gorilona, al igual que Lopez Morfi. Sólo pueden ser oposición, es su mejor lugar y decir largos discursos vacíos de contenido. República, seguridad jurídica, instituciones y bla bla bla... hablan y hablan sin decir nada. Jamás serán gobierno porque su mejor posición es simplemente la del testimonio.

Anónimo dijo...

y aguante Filmus...

Opiniones Independientes dijo...

El problema es cuando el clientelisto regala inodoros y no hay baños donde ponerlos.
Defender el clientelismo es por lo menos extraño y a mi me da un poco de miedo.
"Alpargatas si, libros no"

Anónimo dijo...

Digo, me parece que la onda no es defender el clientelismo político o al menos yo no lo leí así. Creo que el tema es reivindica la vieja y nunca bien ponderada "sensibilidad social", que pareciera que se han olvidado todos. Empezar un poco a mirar lo que nos rodea y darnos cuenta que hay cosas que no llegan a mucha gente. Por otra parte a mi me gustaría ser una cliente de dos mil pesos, es más que el pancho y la coca
Finalmente se pueden dejar de molestar con el tema de las señoras regordetas, las señoras gordas y ese tipo de motes discriminatorios!!!! Algunas que tenemos kilos de más, no nos sentimos ni somos la última escoria del mundo y además algo de cerebro nos queda. La televisión nos muestra día a día que algunas de cuerpo escultural tienen encefalograma plano, o sea que...
Reivindicando el rollo
La matan"c"era