viernes, agosto 10, 2007

Cuadros para medir


Debí hacer este post hace un par de días pero no tuve tiempo. Resulta que parafraseando al finado y recordado Tato Bores, el miércoles pasado me disfracé de potus mal regado y por esas cosas de la vida aparecí en la Embajada de España en el momento en que la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, ofrecía una conferencia de prensa. La funcionaria terminaba una gira por seis países latinoamericanos. Algunas cuestiones que me impresionaron:
  • Algo lateral: Los trajes, los zapatos, las carteras, las corbatas, los anteojos, los relojes, los celulares, las laptops de funcionarios y periodistas españoles que seguían la gira. El primer mundo está muy, muy lejos. Ya lo había olvidado y lo recordé de golpe. En ese contexto se notaba a diez cuadras la diferencia de ingresos de los periodistas argentinos. En la ropa, en las caras.
  • Lo importante: la vicepresidenta se expresaba como un canciller. Cada palabra iba en su lugar, se trataba de una funcionaria con información, con experiencia, con capacidad para responder preguntas seleccionando las expresiones, los conceptos. Ningún tema de la agenda bilateral le era ajeno. Del Club de París, a las tarifas, del canje de Deuda por Educación a los votos en la ONU.
  • Al responder preguntas sobre temas domésticos españoles, decía: "nuestro partido ya definió tal cosa..." o "nuestro partido sostuvo aquello...".
  • Ahí me acordé lo que se dice de Cristina Fernández de Kirchner, en cuanto a que es el "más importante cuadro político, etc. etc.". No digo que la senadora no esté preparada, pero me doy cuenta de lo lejos que estamos de tener siquiera veinte dirigentes políticos con el perfil de Fernández De la Vega.
  • Me acordé de Scioli.
  • Me acordé de Ruckauf y de Víctor Martínez.
  • Me imaginé a un funcionario argentino diciendo: "Nuestro partido, el PJ ya definió esto o aquello". Mamita, qué diferencia.

18 comentarios:

Ana C. dijo...

Me encantó su post, Escriba. Qué diferencia ¿no? Lo bueno de todo esto es que no es imposible aprender para mejorar, lo importante es que se quiera hacerlo.

Un saludo

manolo dijo...

Escriba
"Nuestro partido, el PJ ya definió esto o aquello", no es imposible, pero seria insoportable.
¿Por casualidad leyó el Editorial de “el Diplo”?, que se supone simpatiza con la Administración; si los ilustrados y esclarecidos no soportan la idea, imagínese la reacción de los opositores.
Un abrazo y buen fin de semana.
PD El mismo editorial reafirma su análisis del post siguiente.

Anónimo dijo...

Y por un lado es la diferencia entre el euro y el peso...La gente allá puede otras cosas...
Lo de potus mal regado, me encantó!! Pruebe con el gomero torcido, es un disfraz interesante.
De los comentarios de la señora, del nivel de los políticos locales, no voy a hablar, disculpe...Como dije antes,lo único que me sale, nuevamente es... Me tomo un tren, again. y me voy a Paris..
Saludos
La matan"c"era

Marcelo Camisay dijo...

Por cuestiones circunstanciales tuve oportunidad de relacionarme con personal de segunda jerarquía del Gobierno de Lagos,en Chile.
Los "cuadros" que observé tenían,y lo tendrán que duda cabe, una visón Global de la política,formación cultural,economía... que mamita querida!!!!!

Hasta me cruzé brevemente con Lavín.me interesaba muchísimo que tenía la derecha de Chile en el mate.
La verdad?...me sorprendí.(gratamente)

Con los años me encontré hace poco a Chacho Alvarez en el cine,justo a mi lado.

Pensé que estaba viendo Transformers.
Era otra película.

PD. quizás era de terror,suspenso o cómica,otro dia le cuento.

escriba dijo...

Ana: Quizás con Kirchner mejoramos para aprender. Pero es una hipótesis nomás.
Manolo: Voy a mangar Dipló y le digo.
Matancera: Si el tren para en Roma igual todo bien ¿no?
Marcelo: Igual, por más formados que están pifian a lo pavo igual que acá. No se me obnubile tampoco.
Saludos

Norman dijo...

Un gran post, de punta a punta.

Manuel Isidoro dijo...

Lamentablemente lo nuestro es de cabotaje sub cutaneo! (Radares y paros aparte) Tendrìamos que transmitir en directo un encuntro con "nuestros funcionarios" polìticos y los de Brasil, Chile, Uruguay ...

El criador de gorilas dijo...

Nunca los vi en persona, pero siguiéndolo por TV o Internet, la perfección y pulcritud de la política española me llama la atención. No sé si es algo de nuevo rico, pero ni las escenografías yanquis están tan cuidadas como las de una conferencia de prensa de una junta regional del PSOE.

Hablando de los políticos argentinos y "nuestro partido decidió", escúchenlo un rato a Morales. Habla como si la UCR fuera el Partido Socialdemócrata alemán, y en términos de apego al procedimentalismo interno, puede que lo sea. Qué suerte que los peronistas no son así porque después del 2001 habrían desaparecidos los dos partidos y ahora tendríamos a un Chávez...

HAL dijo...

Sí, qué suerte, estamos como queremos. Pedir más sería una exageración.

Musgrave dijo...

Escriba, como economista que soy, le voy a dar una mirada micro al tema. Un gran politologo amigo, me dijo una vez "sabés como hacés para detectar si un funcionario o un cientista social es un cuadro? pedile que te mueva un escritorio de oficina a otra o que te cambie la bombita de luz quemada?"
La ilustración es buena, pero para gerenciar el estado y/o gobernar tambien hay que tener pelusa en el ombligo.

escriba dijo...

Norman: se me puso serio.
Manuel: no hay que exagerar tampoco.
Criador: Sí, habría que buscar un balance ¿no? Estaría bueno que hubiera partidos que pudieran poner guita para formar cuadros, etc. Lo que hay son esos "técnicos" que damos en llamar "punteros" u "operadores", pero ya sabemos qué resultados da esto (lo digo de manera descriptiva, sin pensar en 'québarbaridá el clientelismo señora....'). Yo digo, para mejorar un poco el tema hay que pensar en otro esquema.
Hal: no se me resigne.
Musgrave: Correcto. Barro en los mocasines, le digo yo a eso.
Saludos

Enviado especial dijo...

El actual PSOE es un partido socialdemócrata de diseño que se refundó con pasta y know how del SPD, inmediatamente antes de la muerte de Franco.
Nada tiene que ver con el viejo y caótico partido sociata de antes de la guerra, que tenía una vida interna similar a la del peronismo o el radicalismo, y que vegetó en el exilio durante cuarenta años.
Esta señora puede dirigirse así a nosotros los periodistas porque las posturas programáticas de los distintos partidos de la internacional socialista son, en Europa, idénticas, y siguen el diseño indicado por los primos sabios alemanes.
Al menos, en Sudamérica, os queda la variedad, coño. Hay mandarines y barones en el PSOE. Como en vuestro peronismo, pero con móviles, ordenadores y relojes màs caros y de primera marca, ciertamente.

escriba dijo...

Enviado:
El post no fue una oda a "todo lo que viene de afuera es mejor". Suponemos que en todos lados se cuecen habas. Pero quise reflejar el impacto que me causaron algunas cosas que vi.
Saludos

HAL dijo...

por qué los socialistas europeos no habrían de plantear cosas más o menos parecidas si los liberales/consevadores quieren aplicar las mismas recetas en todas partes del Mundo?

Ana C. dijo...

"Discuerdo" con el enviado especial. El PS francés atrasa con respecto al español, sino hubieran ganado las elecciones.

Marcelo Camisay dijo...

Recuerdo haber visto una conferencia de Domingo Cavallo en Estados Unidos.
Leia y a veces hablaba...
Su Inglés era PESIMO,.Horrendo.
Lo escuché y me daba verguenza.
Alguién puede corroborar lo que cuento o lo enganché mamado en esa ocasión?

Aguante Lagos.

KrtKn dijo...

Señor Camisay: no hay necesidad de hablar un buen inglés. Si usted supiera lo que es el castellano de algunos funcionarios de la embajada norteamericana con décadas en tránsito de país hispanohablante a país hispanohablante... Lo que debiera haber dado vergüenza de Cavallo es su desinterés por pensar como un argentino, así fuera como un argentino conservador, y la tolerancia que se le tuvo.

Lagos parece Einstein simplemente porque si usted junta a toda la izquierda chilena y la sacude cabeza abajo, no se les cae una sola idea propia: son, con excepciones, más brutos que un arado y totalmente dependientes del libreto que les hagan de afuera, lo mismo en tiempos del finado Allende que ahora. Lo mismo vale para algunos cuadros del gobierno de Lula que dicen las mismas tonterías que acá pronuncia el ínclito sr. Fernández.

No somos ni mejores ni peores: somos del montón subordinado, y nos lo tenemos merecido. Hemos hecho méritos para embrutecernos. Bueno: nuestra clase dirigente, por definición, ha hecho más méritos que el ciudadano común.

Mariano T. dijo...

Vi por tele el debate para la elección presidencia chilena.
Me quedé verde de envidia.