martes, julio 17, 2007

Por qué para mí no mide

Por lo expresado aquí, aquí y aquí bien se sabe que la salida de Felisa Miceli del Ministerio de Economía no es para mí un dato positivo y que considero es producto de una interna del Gobierno nacional. Algunas cosas que se me ocurren.
  • Lo sé porque escucho a quienes se regodean con la renuncia. No voy a hacer la lista pero ya pude escuchar a cuatro: Carlos Melconian, Willy Kohan (director de El Cronista), Ricardo López Murphy, Carlos Raimundi (?), "Chiche" duhalde.
  • Miguel Peirano es un hombre de la UIA, cosa que no se le podía endilgar a la ministra.
  • Para pensar: ¿la corrupción de este gobierno está en el Ministerio de Economía?
  • ¿Qué piensan ahora en el establishment cuando ven pasar a Julo De Vido? Hipótesis: "Ves, estos son los funcionarios corruptos que necesitamos, no amateurs".
  • Con la salida de esta forma de un ministro como Miceli se pierde por varias razones. Y si no, lean algunos párrafos del discurso que pronunció el 31 de marzo de 2006, según leo todavía en el sitio acá (apúrense, supongo que el link dura hasta esta tarde).
"El 24 de marzo de 1976, a las primeras horas del día se instauraba, a través de las fuerzas armadas un golpe de estado sostenido en el crimen, la usurpación de bienes, la tortura, el exilio, el apoderamiento de niños nacidos en cautiverio, la persecución, la clausura del pensamiento, la expulsión de intelectuales y científicos, el cierre de las organizaciones gremiales y la detención de millares de argentinos, la anulación de la representaciones sindicales, la censura y persecución de las opiniones que resultaban críticas al gobierno instalado por la fuerza".
"El 2 de abril de 1976 fue la fecha en que el Ministro de Economía designado por la dictadura militar, José Alfredo Martínez de Hoz pronunciaba su primer discurso. En dicha alocución quedaba delineado el programa de lo que después se llamó el neoliberalismo".
"La política económica del golpe interrumpió el modelo de sustitución de importaciones e inauguró una etapa de valorización financiera que privilegió las ganancias especulativas a costa del crecimiento de la producción. Los instrumentos utilizados fueron: las liberalizaciones financieras y cambiarias irrestrictas, la tablita cambiaria, la plata dulce ¿recuerdan?, los que tenemos más años aquellas épocas: la apertura irracional de la economía con reducciones arancelarias y apreciación del peso, el financiamiento externo del déficit público, el comienzo del retiro del Estado de su rol de agente clave del desarrollo, achicar el Estado es agrandar la Nación, decía una de las consignas preferidas de la dictadura".
"El modelo, vigente hasta aquél momento, de sustitución de importaciones había construido una Argentina integrada, con un proceso de industrialización que se extendió por cada vez más vastos sectores de la economía. Se tropezaba con cuellos de botella que le imprimían momentos de aceleración y estancamiento relacionados con la disposición y la restricción de la disponibilidad de divisas. Estas características y dificultades eran recurrentemente utilizadas por los sectores tradicionales del privilegio para atentar contra la democracia interrumpiendo su funcionamiento institucional y estableciendo gobiernos de facto cívico-militares que aplicaban políticas de sesgo antipopular".
El golpe del 24 de marzo tuvo objetivos más drásticos que los de las anteriores interrupciones del orden constitucional. Se inició un proceso de transformación de la economía y la sociedad argentina que significó una involución histórica y la pérdida de preciosos años en la construcción del futuro de los argentinos. El PBI disminuyó su ritmo de crecimiento, pasando de hacerlo a una tasa promedio del 3.5% en el período de treinta años que corrió entre 1945 y 1975; a porcentuales del 1,5% en el cuarto de siglo que transcurrió entre 1976 y 2001. El costo en términos de bienestar de la población fue aun mayor pues a estas evidencias de orden cuantitativo se agregaron las de orden cualitativo atinentes a la estructura productiva".
"Aquél 2 de abril Martínez de Hoz anunciaba la liberalización de los precios con congelamiento de salarios y aumento de tarifas comenzando autoritariamente un proceso de redistribución regresiva del ingreso. Se necesitaba tanta represión, tanto terrorismo de Estado para instalar un modelo económico contrario a los intereses de la Nación y del país, y para sofocar y disciplinar a la sociedad en su conjunto. De la distribución funcional en la que los asalariados percibían el 45% (promedio del período 1950-1975) se pasó a una de 32% (promedio del período 1976-2001). La caída durante 1976 de la participación de los asalariados en el ingreso fue del 31%, sólo en un año. Estos contundentes guarismos se asocian a una drástica reducción del salario real, habiendo sido el salario industrial del régimen de valorización financiera inferior en un 18% al del régimen de sustitución de importaciones".
"No quiero dejar de señalar que la política económica del gobierno militar se nutrió teóricamente en el paradigma ultraliberalizador que ganaba influencia en ámbitos universitarios neoconservadores del Norte, cuyo centro emblemático era la Universidad de Chicago, los Chicago boys. Ese pensamiento era muy apreciado por los capitales financieros ligados a la especulación y en aquéllas épocas extendía su influencia impulsando la reorganización retrógrada de muchas sociedades, alcanzando durante los ochenta y los noventa su hegemonía en la esfera internacional. El Consenso de Washington de 1989 fue el hito consagratorio de dicho predominio del que el plan de Martínez de Hoz fue una triste avanzada y el plan de Convertibilidad el marco de su mayor despliegue".

5 comentarios:

Primo Louis dijo...

Miceli viene de una militancia importante, incluso ha estado en marchas de Madres. Un funcionario de Sepyme me comentó una vuelta que la Ministra "venía de militancia de izquierda en la universidad". Para mi la mina estaba comprometida con un modelo de país con el que yo comulgo, no se que paso en el medio...

Cine Braille dijo...

Escriba, son cajas diferentes... A De Vido lo van a sacar con una bomba atómica.
Igual, Felisa... que no se diga.

asdfasdf dijo...

Mide. Hay mucha gente con las virtudes de Miceli que mencionas, nadie es imprescindible. Me alegro de que cuando la situación de un funcionario llega a nivel de indefendible se lo pueda purgar. Acordate del gobierno de Carlos, nunca echaban a nadie. Y sirve como limite para el resto: "si se roba, que no se note tanto".
Ojalá pronto haya conciencia pública de algún choreo concreto de De Vido, aunque si como decis tiene tantos amigos en la prensa esto va a ser dificil. Además maneja varios niveles de "fusibles", como los que echaron por Skanka.

Jorge Y. de la G. dijo...

Escriba, en un primer momento pensé que este asunto estaba sobredimensionado por algunos medios y parece que me equivoqué. No sé si al final fue una cama o no, pero yo el alejamiento de Felisa no lo veo como algo tan negativo. Creo que se le puede abrir un crédito a Peirano después de leer algo como esto. Habrá que ver si demuestra estar despegado del lobby de la UIA.

Saludos.

Anónimo dijo...

No me parece casi nada negativo Escriba, era lo más lógico...si seguía ya es un kaos total.

Ruso