lunes, enero 29, 2007

Cabecita negra no mide

El de la foto es un cabecita negra (Carduelis magellanica). Esbozaremos ahora una humilde y algo apresurada tesis de este blog.
La Argentina es un país racista. En la Argentina hay razas. En la Argentina, si uno es negrito, tiene más posibilidades de ser pobre. En la Argentina, los negritos tienen menos posibilidades de llegar a posiciones de poder de relevancia (repásense las cuatro personas en la sucesión presidencial y la Corte Suprema, por caso). Algunas preguntas más: ¿Cuántas personas de tez, digamos, oscura egresan de nuestras universidades por año? ¿Y cuántas acceden a postgrados?
Recuérdese que la cuestión racial y la promesa de políticas de discriminación positiva fue una de las propuestas del vecino presidente Lula en su primera campaña electoral.
Para ilustrarse un poco y seguir pensando, recomiendo leer declaraciones de Raúl Castells sobre su esposa, Nina Pelozo y su acceso al programa "Bailando por un sueño".

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Escriba querido: este es un debate que, en mi concepto, debería ser el eje principal del Bicentenario. En vez de hablar las boludeces que se tiran alrededor de esa conmemoración, es hora de responder algunas preguntas que a decir del gran Jauretche son parte del subsuelo sublevado de la patria. Me parece que es aquí, en donde uno se para tambien para decir: Paren con el Pochito!!. Por que al Pochito no lo castigan desde su autoritarismo, desde su falta de libertad de prensa, desde su "5 x 1", le pegan porque sacó del fondo a esa masa que es la genuina representación de la argentinidad, o al menos de un parte importante (pensemos solo en Evita y el Diego sino, íconos rebeldes de ese malestar discriminatorio)
Y en esto debemos ser enérgicos: Pegarle al Pochito implica, conciente o inconcientemente, pegarle a los negritos, a los cabecitas, en fin, a los pobres. Por eso decimos que "al Pochito hay que pegarle pero poquito". Y ese poquito no viene por el lado de la inclusión, sino por el lado de que no avanzó un cachito más en sus transformaciones sociales, económicas y políticas. Es cierto, el contexto, los tiempos, la amplia coalición que lo sostuvo y su firme convicción que la "Comunidad Organizada" era el destino en la tierra, son parte de su poca capacidad y/o voluntad de avanzar hacia un puerto más arriesgado
En fin, Perón, nos mira desde arriba y nos lega esa imagen ausente...esa de la que no se habla, esa de la que todos callamos, ¿para cuando los negritos al poder?
ABrazo
Erik

escriba dijo...

Erik: con ese comment no me saco el sambenito de "panperonista" nunca más, pero bué, si así interpreta el post, está en su derecho. Acá todo es interpretación libre
Abrazo

Ulschmidt dijo...

Si Pochito hubiera hecho todo eso, entonces Escriba no escribiría ya entrado el siglo XXI: cabecita negra no mide.
Es un abismo. El planteo racista (el planteo racista-justiciero, digo) te lleva al abismo siempre.
Esto tiene una sóla y única utilidad: promover la automarginación de un grupo social, o consolidar, cristalizar la marginación que ya tenga, convertirla en un valor, sacralizarla e imponer que hay una sóla representación política para ese subgrupo (sólo Pochito, sólo Chávez, sólo Evo) te ayudan y te ayudan EN CONTRA del resto de la sociedad, nunca junto. El caso más trágico es Bolivia - y nos faltan ver tragedias en Bolivia, ya estan viniendo.

Avallay dijo...

Coincido en parte. Ojo hagamos una mirada por América Latina y esto es un paraiso. Pensemos: Todos los presidentes de 1983 para acá provienen de sectores medios (tal vez De La Rua, que pretendio ser de la oligarquía), uno que manejaba caminones, el bañero, u abogado e Chascomus otro de Río Gallegos ¿Se imaginana eso en los "modelos" de Chile o Uruguay? Acá un metizo manda a la mierda a un tipo que maneja un Mercedes y saludos para la hermana. En el resto de AL solo por ser rubio te tratan de Sr. y a distancia. No las cosas acá no están tan mal, con todo lo que falta. Y en eso el ámbito académico y jurídico está mucho mas atrasado que el político.
Salutti.

Anónimo dijo...

querido ulschmidt
es cierto, si no salen como en Bolivia, es mas facil para las empresas trasnacionales seguir succionando via canaleta las riquezas
bolivianas. No es solo el Pochito, solo Chavez o sólo Evo, ellos solo son los representantes circunstanciales de esas masas o de esos anhelos de justicia social. Ellos se expresan a través de estos. Creer que esta presencia no implica conflictos es no entender la política. En la sociedad misma late el conflicto, pretender esconderlo se lo dejamos a los escribas del status quo.
Y esta irrupción, digo la de los cabecitas, la de los aymaras, la de los indígeneas, se realiza de esa forma, muchas veces violenta, pero esto tiene que ver con la resistencia que opongan desde el otro lado.
Por más que no hablemos de cabecitas, por más que el concepto lo querramos tapar desde nuestra condición culpojena clasemediera, los sujetos existen, algunos no comen, algunos votan por comida, etc. No creo que sea discriminar pensar desde un grupo social (si no releamos un toque a Laclau), y desde sus reivindicaciones históricas.
Bueno, un tanto desordenado tal vez, pero creo que el espítu del post del Escriba va por ahi. Va por el lado de pensar desde que lugar se construye un país integrado, autónomo y representativo, sin evitar, si es que existe, ese conflicto que es propia de la sociedad
Abrazo
Erik

escriba dijo...

Gracias, Avallay, por el matiz que sirve.
Ulschmidt querido: está bien eso también y creo que es la gran discusión de las políticas de discriminación positiva, me parece que es una discusión que hay que dar seriamente, por lo pronto animándose a hacerlo.
Saludos

escriba dijo...

Su último comment creo que va enfocando un poco mejor el tema, más allá del desorden, estimado Erik.

Ulschmidt dijo...

Hay que animarse sí ! Porque las discriminaciones positivas hasta el momento son bastante penosas: cuotas de labor estatal para los grupos raciales como hacen USA y la India, dos naciones bastante racistas ( en la India, para colmo, forma parte de la religión). Tantos policías, bomberos, etc.. para los negros, los hispanos, etc...
Para aplicarlas primero se debe hacer un censo por razas, pedirle a la gente que se autoclasifique por tipo racial o que sea clasificada por un burócrata ( los nazis HACIAN LO MISMO... pero para ir preparando la lista de viaje gratuito a Auschwitz, por supuesto) Con todo que tengas que recurrir al MISMO SISTEMA que los regímenes racistas es para pensar. Imaginate una chica medio morochita argentina teñida de rubio que se siente una "adolescente globalizada" como todas ir a sacar el DNI y ahí tener que definirse: india - mestiza - mulata - blanca, táchese lo que no corresponda. Y salir de ahí sabiendo a qué grupo PERTENECE y a cual no. Y con qué gente tiene que ir juntándose y con cual no debería. Muy felizmente nuestro Estado nunca organizó esos horrores.

escriba dijo...

Bien Ulschmidt, desde ya que puede ser así.
Creo, de todos modos, que cuando se propone discutir este tema o la custión de la nación y lo nacional siempre surgen voces que indican que esos temas no deben ser meneados porque (como en una especie de efecto dominó imparable) terminarán indefectiblemente en el nazismo o algo así.
Intento llamar la atención sobre la cuestión, más que analizar cuestiones de cómo hacer operativas medidas de gobierno para subsanar una determinada situación.
Otro tema:
Un amigo de este blog nos hace llegar el siguiente comentario, que publicamos:
"según los últimos acuerdos internacionales, las razas no existen, sino las étnias. El conscepto de raza estaria solo vicnulado a lo físico, mientras que el otro lo incluye pero sobre todo se basa en lo cultural. Aunque es cierto que la noción de raza hace más referencia a las marcas en 'los cuerpos' como dice Foucault o sus seguidores". Aprendamos.

Rodrigo dijo...

Excelente punto de Ulschmidt!!
No creo que Artemio este pensando en discriminar racialmente a nadie al poner en tela de juicio al pochito.
Y de parte de Erik, me parece que usar a la "masa ¿rescatada?" como coartada histórica del pochito es una chicana que ni el pochito mismo avalaría.
Cuando se estudien responsabilidades, si es que alguna vez se logra descubrir lo que realmente pasó, cada uno tendrá el sayo que le toque, y en el caso de los personajes de la historia, pasará a formar parte de las luces y sombras que han tenido todos, desde la Primera Junta en adelante.

liberaldeizquierda dijo...

Aflojemos con la mitología... Es cierto que cuando alguno atacan al Pochito lo atacan motivados por un odio clasista y racista; no lo es tanto que toda crítica al first worker deba codificarse en esos términos.
Insisto: aflojemos con la mitología, revisemos discursos y acciones de gobierno, vamos a comprobar que no fue igual el primer gobierno peronista que el segundo, por no hablar ya del tercero, cuando el Viejo se volcó claramente por la ultraderecha del partido. Yo diría que alguien que lega a su patria (además de las cosas positivas de sus primeros seis años de gestión) dos engendros como Isabel y Lopecito, bueno, merece ser revisado. Y eso no es racismo, más bien diría que imputar esa revisión a motivos racistas sí o sí, tiene no poco de fanatismo.

escriba dijo...

Se mezcló todo por el comentario de Erik sobre Perón. Invito a ver el post y su segundo comment si queremos enfocar un poquito más en lo que quiero plantear. Pero bueno, hagan lo que quieran.
Saludos

Anónimo dijo...

Bien muchachos, saquemos a Perón, pero vieron, decir "cabecita negra" connota al Pochito, no es cierto??. Es más, no recuerdo que antes del 17/10/45 se utilizara ese término (salvo el de aluvión zoológico)
Perdón y Gracias (dixit León), Escriba, suscribo el 2° post,nuevamente, (al primero lo dejamos para otra discusión, pero es hijo de este)y me callo por un rato
Abrazo
Erik

Carlos dijo...

Como uruguayo siempre me hace un poco de gracia ver a argentinos discutiendo acerca de los "negros", cuando Uds. no tienen casi negros propiamente dichos! Tendrán mestizos de europeo e indio a rolete, si quieren, pero negros casi nada. La cuestión no es la raza (cosa que no existe entre los humanos, adémas) sino la clase; el tipo físico sólo es una manera de distinguir quíen pertenece a qué clase. Tampoco hay en Argentina clivajes étnico-religiosos demasiado importantes, así que la comparación medio autocomplaciente con Bolivia, Perú, etc. es erronea; no es que hayan resuelto mejor esos temas, es que esos temas no se plantearon. Y por último, defender un poquito a Uruguay; Uds. creen en serio que tenemos una sociedad mucho más estratificada socialmente que Argentina? Porqué? Desde aquí no veo mucha explicación para esa creencia. Mi impresión (y la muchos otros) es más bien la contraria.

escriba dijo...

Carlos:
Interesante tu comment porque es para discutir. Muchos creen que esto es un verdadero crisol de razas, pero por donde veo pobres veo siempre los mismos colores.
Yo sé que toda esta discusión es políticamente incorrecta, pero bueno, quizás sea necesaria.
Creo que es correcto decir que la sociedad uruguaya es bastante más igualitaria que las nuestras, carezco de demasiados datos, pero me da esa impresión.
Saludos

Avallay dijo...

Me cago en las explicaciones sobre lo que uno dice. Estamos condenados a no entendernos. Lo que dije es que aquí en Argentina, y en parte gracias a lo que significó el peronismo, los mestizos han logrado insertarse en muchos círculos destinados a los blancos (no es el caso de la justicia, ni en la gerencia empresarial.) Pero si se observa en los político. ME paree que Chile no atravesó ese paso y tenia la impesión que tampoco sucedio eso en Uruguay, en cuanto a que las dirigencias y lso apellidos se repiten (Batlle y Sanguinetti, por caso). Pero si un uruguayo dice lo contrario, sabe mas que yo, sin duda. Y por las dudas no soy tan boludo de creer que este pais es algo mejor que el resto.
Ultimo, los "cabezas negras" sí sufren el desprecio permanente de sus expresiones culturales y sus hábitos de vida (hasta que alguno ve el negocio la ya la bailanta a parece en Punta del este) y en particular porque en la TV sólo aparecen en los policiales.

General Disorder dijo...

¿Me parece a mí, o esta discusión atrasa 40 años?
Para empezar y ya que citaron a Ernesto el Articulador: toda identidad necesita un "exterior constitutivo". Dicho de otro modo: parece que en cierto punto, no se puede NO ser etnocéntrico. (sea pa'l lado que fuere).
Además: pensar que hay una continuidad entre la cultura "cabeza" de la cumbia villera en punta, y demás expresiones del consumo, con lo que fue la expresión "cabecita negra" como referencia a una extracción social que expresa-o es expresada- en términos de lealtades políticas es, sencillamente, recaer en una suerte de "esencialismo", de esos que los que Ernesto el Articulador nos enseñó a abominar...
Por último: si me preguntan, creo que hoy es más "cabeza" la pequeña clase media en crisis -por decirlo así -los que, reconversión tras reconversión, terminan su vida laboral comprando un taxi o remis y escuchando radio 10- que "la columna vertebral del movimiento". Dicho de otro modo, las coordenadas del "resentimiento de clase" han cambiado drásticamente, y tal vez sea bueno que nos pongamos a estudiar eso, en vez de nublar nuestra mirada con la "perenneidad del gorilismo".

Ana C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana C. dijo...

Esta discusión no atrasa 40 años porque todavía es un tema que no se solucionó. Pero enfocarla por el tema de los "negros" no tiene sentido. Primero, porque como dice Carlos, el uruguayo, en Argentina casi no hay negros. Lo que hay es más indios y mestizos de los que nos gusta reconocer, aunque eso es algo que está cambiando.

¿Por qué les diremos "negros" a los indios y los mestizos?

Segundo, porque los "negros" en realidad son pobres y los pobres son de todos los colores, pero parecen más feos por ser pobres, estar malvestidos y muchas veces alcoholizados. Yo le digo que hasta los pobres en Alemania parecen negros. Probablemente haya más amerindios entre los pobres, eso sí, por una cuestión histórica. Y eso es lo que se trata de cambiar.

Pero yo un día voy a ir a la cancha de Boca para ver de qué color son los energúmenos...

El Negro o Carlitos (como gusten) dijo...

Cuando me hicieron se pasaron un poquito de horno y quedé un poco morochito. Debe ser por mi madre que es tucumana, a pesar de que tengo apellido italiano y soy de clase media.
Toda la vida tuve que cuidarme un poquito más que mis amigos en como me vestía, y me sale naturalmente, vistiéndose "clásico" no te discrimina nadie, por más que me digan el "negro Carlitos", "Carlitos" o "el negro" en forma indistinta.
La discriminación en Argentina es 100% social, no racial. Ningún villero me dice "hermano" como en USA, y nunca tuve un problema laboral o social por ser morocho.
Si tenés pinta de pobre es otra cosa, ahí no importa el color.

Anónimo dijo...

usté lo dijo carlitos: las coordenadas de la discriminación social han sido durante mucho tiempo "criollaje hispano vs. Migrante interno". En este entretejido, ha sido posible como en casi ningún otro país, por varios motivos, "blanquear" a los inmigrantes, incluso a los casos más difíciles (árabes, armenios, e incluso judíos).
Así es que los "cabecitas negras" fueron lo que son.
De hecho, la "racialización" de la discriminación social ha sido una estrategia bastante efectiva para la permanencia de determinadas barreras sociales que distinguían a los "recién llegados" de los "rezagados" en una carrera de movilidad social ascendente.
Pero ahora el panorama es distinto:
Los "recién llegados" de antes son los "caídos en desgracia" de ahora. Los "pobres" de ayer son los que arman las redes de lealtades de hoy. Y además, como la universidad ha dejado de existir, los "doctores" son una reliquia de museo...

escriba dijo...

Me parecieron muy interesantes los puntos de vista expresados Ana, General, Charly, Anónimo (identifíquese que no le vamos a cobrar por ahora).
Algunas aclaraciones: insisto en que al menos por mi parte no me he metido en la ligazón entre, digamos, la cuestión étnica y la de política partidaria.
Además, creo que por la diversidad de posiciones expresadas, este parece ser un tema no resuelto, como dice Ana, si bien me ocupé de tirarlo con la sutileza de, digamos, la Tota Santillán conduciendo la entrega de los Premios Konex.
Creo que amerita el tema algún posteo más.
Saludos