miércoles, abril 15, 2009

Me pasé pero ¿medí?

Me pasé de estación de subte. Estaba pensando en lo que nos dijo nuestro amigo el Encuestador Honesto, que el kirchnerismo lleva ventaja en el conurbano. "Viste", decía mi amigo el politólogo, que piensa que el resultado de la elección en provincia de Buenos Aires será más o menos normal, con el kirchnerismo más o menos bien, De Narváez más o menos con los mismos votos que Chiche en 2005 y los radicales más cerca de salir segundos que terceros (ah, ese voto radical oculto).
Eso sí, lo que pensamos es cómo sigue la cosa sin Santa Fe, sin Córdoba, sin Mendoza y sin la Capital. Y por qué los sectores medios nunca permiten facturar. Y si Kirchner tiene chances así en 2011 (mi amigo el Encuestador Honesto piensa que puede ser, en contra de lo que pensaba toda la mesa). Y que gobernar luego de seis años no es nada fácil en la Argentina, que por ejemplo a los seis años de gobierno Perón ya tenía varios tipos en cana como para mantener la cosa andando (claro que luego de haber dado vuelta todo el boliche). Y que estamos como en el 2000 después de la ida de Chacho. Con De la Rúa, Ruckauf, De la Sota y Reutemann como opciones.
Bueno, no está tan mal pasarse de estación por pensar en estas cosas. Sin ir más lejos hay gente que lee el Olé.

1 comentario:

Martín LatinoameriKano dijo...

Escriba, sinceramente no sé si analizar hoy lo que puede pasar en 2011 no sería como analizar en 2007 lo que podía pasar hoy (nos hubiesemos equivocado, seguramente). Es cierto, en política por lo general los procesos son irreversibles, pero por el momento la cosa es que el gobierno quede bien parado, que la oposición no pueda capitalizar la herida de muerte de la 125 y sus secuelas. Realmente todavía no pudo hacerlo, y eso es un poroto a favor, pero una mala elección (mas allá del número de senadores y diputados) podría ser fatal.

Si el gobierno se mantiene mas o menos en el ring, tiene dos años para dar batalla y recomponerse, posiblemente en otro marco y otro contexto, quizá con una ley de servicios audiovisuales en pie, quizá piloteando bien una crisis internacional que se devoró gobiernos, puestos de trabajo y hasta grandes empresas. Si en dos años, y con el gobierno con capacidad de tomar decisiones, estamos todavía mas o menos parados en medio del despelote mundial no sé cuánto loco habrá rifando su presente y su futuro en las urnas. Hay que esperar que se calmen un poquito las aguas, y eso posiblemente pase después de las elecciones.

Otra cosa: Capital siempre se pierde, para mi el problema es en Santa Fé y Córdoba.

Salutes.