martes, abril 03, 2007

Palos porque mides, palos porque no mides

Resulta que a la oposición no le gustó que Kirchner haya mandado a Daniel al acto por Malvinas en Ushuaia. Ahora, luego de que los columnistas dominicales -incluido Menchi Sabat, que hace rato que no entiende nada y debría dedicarse sólo al jazz- zarandearan al Presidente por considerarlo bravucón (acá y acá) no entiendo. Si hubiera ido a decir lo suyo lo hubieran criticado por la retórica "malvinera", etc., etc.
La que sí quedó mal es nuestra amiga Nilda (¡Síííí, la del Frepaso!!!) que, como verán acá, sigue ganando enemigos en el Gobierno y en la sociedad. Maleducada con la prensa, aferrada a la fe de los conversos kirchneristas -tipo Diana Conti, vistes...- en lugar de ocuparse de los problemas reales que tiene que resolver (radares) y honrar el puesto de primera ministra de Defensa mujer, sigue haciendo huevadas, para bien del futuro político de lo que queda del "progresismo"... mamita querida.

8 comentarios:

Murdock dijo...

La verdad que Kirchner quedó como el orto al no ir al acto.
Encima deja al gil de Scioli que apenas puede hilvanar una frase.

Jorge Y. de la G. dijo...

Además y para mayor frustración de los guardianes de los buenos modales, Scioli jamás va a largar ninguna bravuconada.

Abrazo.

Mariano T. dijo...

Parece que el problema no es la ausencia de Kirchner, sinó las quejas de la oposición...
Tampoco es problema la sugestiva contramarcha de canal 7 de no pasar el acto, pero si que Nilda garré se haya comido el amague y haya ido a buscar al jefe a Calafate...
Notable.

escriba dijo...

Increíble diría yo. Cualquiera...

ARTEMIO LÓPEZ dijo...

agarrela a garré escriba, agarrela que se nos cae!
salu2

escriba dijo...

Creo que se va a caer y no la va a agarrar nadie... quévacer.

Norman dijo...

El asunto no es que haya ido o no, sino que no haya dejado en claro que no iba a ir. Por lo demás, el asunto Malvinas simpre fue una bandera de la derecha profunda.

escriba dijo...

EEEEEEEEeeeeeeeeeeeeeeeeeeehhh. Lo de Malvinas, siempre, siempre, diría que no. Ahora el "progresismo" lo está recuperando, desandando con cierto tino el error "desmalvinizador" del alfonsinismo, diría yo.
Saludos