viernes, abril 27, 2007

¡Qué estadista, mamita querida! ¡Cómo mide!

Se presenta hoy el libro de memorias del amigo de los niños Eduardo Duhalde. Lo puede leer acá. Imagínenlo en aquellos turbulentos días de 2002. Estampa de estadista, alto, rubio, musculoso -ese cuerpo de nadador...-, bravo, sagaz, firme, honesto, leal, visionario. Lea si no este diálogo.

"En una oportunidad, Jorge Remes se iba a reunir con enviados del Fondo y me pidió una instrucción.
—Los planes sociales no se negocian -le dije.
—Está bien, porque vienen con esa consigna: que los bajemos. No entienden nuestra realidad -me dijo el ministro.
—Deciles -le respondí- que los derechos humanos empiezan con el desayuno. Deciles que eso lo dijo Willy Brandt. Como es alemán, tal vez así lo entiendan.
No hubo comprensión hacia nuestra situación. Nosotros éramos tal vez "los peores", los peronistas, los populistas".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El amigo de los niños no mide, ya está. De todas formas debo decir que se fue mejor de lo que uno esperaba.
Ahora queda el duhaldismo residual de la provincia de buenos aires que sostendrán a Scioli en la batalla por la República
Abrazo
Erik

Murdock dijo...

Ni con eso Pocho está orgulloso de vos, Cabezón.

escriba dijo...

Son malos, eh...
Saludos

manolo dijo...

Escriba
El mejor homenaje a Tachuela lo hizo Fidel.
“Han hundido al neoliberalismo en la fosa del Pacifico”
¿Se puede discutir su participación clave?

Un abrazo

escriba dijo...

Manolo, el que más se la banca de la blogósfera. ¡Banca a Luisito y al Bañero e igual mideeee!
Salduos