martes, abril 22, 2008

Ampliando el foco para medir



Llego a esto unos días tarde. Perdón.


"Una ola de inflación por suba de los precios de los alimentos se mueve a través del mundo, dejando protestas y gobiernos sacudidos a su paso. Por primera vez en 30 años protestas por alimentos están surgiendo en muchos lugares al mismo tiempo. En Bangladesh hay estallido; incluso China está preocupada. En el resto del mundo, la crisis de alimentos de 2008 testeará la afirmación de Amartya Sen, un economista indio, acerca de que las hambrunas no ocurren en democracia".

"La hambruna habitualmente significa hambre masiva. Las medidas de la crisis actual son miseria y desnutrición. Las clases medias en países pobres están dejando de lado planes de salud y dejando de lado la carne de manera de poder tener tres comidas al día. Los pobres, esos con dos dólares por día, sacan a sus hijios de las escuelas y dejan de comer vegetales, de manera de poder pagar por arroz. Los que viven con un dólar por día dejan de lado la carne, los vegetales y una o dos comidas diarias para pagar por un plato. Los desesperados -con 50 centavos por día- se enfrentan al desastre".

Mientras tanto, en la Argentina, un grupo de productores agropecuarios realizó un lock out patronal con cortes de ruta por tiempo indeterminado que provocó desabastecimiento en las grandes ciudades e hizo subir artificialmente el precio de los alimentos para conservar sus actuales niveles de ganancias. Esto no lo dice The Economist. Lo digo yo. Digo, para ponerle perspectiva a la cosa.

38 comentarios:

Ana C. dijo...

Y lo que le digo yo, Escriba, es que la política de retenciones argentina es súper egoísta desde el punto de vista de los países miserables, porque disminuye la oferta y hace aumentar los precios de los alimentos todavía más.

Es igual de egoísta que la política de aranceles a la importación que alguna vez supo tener la UE, aunque viniendo por el otro lado y con efectos contrarios.

Así que en cierta forma, la medida del campo, aunque produjo el desabastecimiento de la rica ciudad de Buenos Aires por unos días, defiende los intereses de los pobres del mundo.

Y los pobres de Etiopía y de Bangladesh son bastante más pobres que los del conurbano bonaerense, para poner las cosas en perspectiva.

escriba dijo...

Ana, ya entendí todo lo suyo. Cada vez que usted escriba, voy a venir a leer este comment y voy a decir "ah, ya entendí". No se puede creer, realmente.
Saludos

Ana C. dijo...

Aunque hay que reconocer que la culpa verdadera viene de la idea perversa de querer andar haciendo andar a los autos con comida.

¿Qué es lo que no se puede creer?

escriba dijo...

No se lo voy a explicar. Su comentario anterior es directamente delirante.
Saludos

Ana C. dijo...

Y su último párrafo es manipulador y tendencioso. Y totalmente falto de perspectiva, aunque use la palabrita.

Explique, explique, que para algo tiene un blog.

Yaya dijo...

A ver si alguien me explica: el lockout agropecuario defiende los intereses de los pobres del mundo, ¿no? y a los pobres de este país, ¿quién los defiende?. Estimada Ana, le pediría que reflexione sobre su comentario.

Yaya dijo...

Y analice un poco más profundamente sobre los motivos de la suba de los precios de los alimentos. Me parece que se está pediendo una parte de la historia.

Ana C. dijo...

Ah ¿sí? ¿Y cuál es la parte de la historia que me estoy perdiendo según usted que sabe analizar tan profundamente, Yaya?

Estudiante crónica dijo...

Ana C:
Mas alla de si me preocupan mas los pobres de Etiopia o los del conurbano, si creo que el estado argentino tiene que preocuparse primero por los pobres del conurbano -y los desnutridos del Chaco- que por los desnutridos de Etiopia. Hasta que lleguemos al gobierno mundial, la paz perpetua, y yadda yadda yadda, los estados se organizan buscando maximizar sus intereses (por eso nadie le presto plata a argentina en el 2001)
En segundo lugar, su argumento falla porque Argentina no es formadora de precios (salvo tal vez en soja). Los precios de los alimentos estan caros. En todo el mundo. Como argentina no es formadora de precios, el cambio en la oferta "mundial" por las retenciones no aumenta los precios de la comida para los pobres de Bagladesh o Etiopia.
Finalmente, no conozco el sistema politico ni economico de Bagladesh o Etiopia, pero si es un problema de distribucion, no importa cuanto bajen los precios externos: en bagladesh va a seguir habiendo desnutridos. (o los parias en la india son una consecuencia del aumento de precios de los alimentos?)
En tercer lugar, el estado argentino -ni ningun estado u organizacion- puede enforzar una redistribucion en Etiopia ni evitar la desnutricion, si no lo hacen los etiopes. Pero si puede enforzar una redistribucion dentro de sus fronteras. A eso van las retenciones.

Yaya dijo...

Ana, ¿Ud. piensa que las retenciones son la única razón por la que suben los aliemntos? Los fondos especulativos que timbean con estos commodities no tiene nada que ver? La angurria de países como Brasil, que tiene retenciones bajas, pero que apoya firmemente el uso de biocombustibles no tiene nada que ver? Puedo enumerar algunos más, pero éstos son los más notables. Le agrego algo, estos argumentos no se eme ocurren solamente a mi, hasta la ONU los utiliza.

Politico Aficionado dijo...

Ana C :
lo suyo es un disparate porque las retenciones no aumentan los precios para nuestros compradores del exterior, aunque podrían bajar los precios en nuestro país.

Ana C. dijo...

Y se olvidó del más notable de todos, el aumento en la demanda de alimentos a nivel global debido a que en algunos países se pueden permitir comer mejor que antes. Y que en lo de los biocombustibles no es Brasil el malvado de la historia. De lo que me doy cuenta es que usted no lee Finanzas Públicas, Yaya, porque sino sabría que esa parte de la historia ya la sabíamos de antes. Así que antes de hacer conclusiones apresuradas sobre lo que sabe o no la gente, pase por allá y léaselo todo.

Yo también creo que el Estado argentino tiene que preocuparse más por los pobres argentinos que por los etíopes, Estudiante Crónica. Pero el caso es que las retenciones empeoran la situación de los pobres etíopes y no mejoran la situación de los pobres argentinos. El que cree que las retenciones se usan para mejorar la distribución del ingreso y la situación de los pobres del conurbano bonaerense es un inocentón. Desde que se introdujeron las retenciones en el 2002 y hasta donde tenemos datos, el gasto social aumentó 1 punto del PIB mientras que el gasto en subsidios a la energía y el transporte aumentó 3 puntos. Así que uno podría concluir que las retenciones no financian el gasto social, sino los subsidios. Subsidios que no benefician a los pobres, justamente.

En cuanto a lo de la formación de precios. Argentina es formadora de precios en soja y posiblemente girasol, por lo que las retenciones se pueden justificar, y yo misma las he justificado más de una vez, diciendo que si bien el bienestar del mundo disminuye, el de los argentinos sube, sobre todo el de los argentinos destinatarios de los subsidios que se financian con las retenciones.

Con respecto a los bienes donde Argentina no es formadora de precios, aunque el precio mundial no se vea afectado, la oferta global, sí. Así que las retenciones hacen disminuir el bienestar mundial, pero también el de los argentinos, porque los que ganan (los consumidores), ganan menos que lo que pierden los que pierden (los agricultores).

Y a los señores que hablan de falta de profundidad, delirios y disparates, les pediría más análisis y menos prejuicios.

Generico dijo...

Uff... estamos medio neo malthusianos con el temita este de los alimentos.

Ok, los precios de los alimentos suben. Esos son a la vez parte de nuestros productos de exportación. En la jerga diríamos que tenemos un importante shock de términos de intercambio.

La pregunta es ¿y eso como se distribuye? ¿el mercado, el Estado, la nada?.

Como dice una maldición China: "ojalá te toquen vivir tiempos interesantes"

Ana C. dijo...

Obvio que lo tiene que distribuir el Estado, Genérico. Pero absolutamente no de la forma en que lo están haciendo.

Estudiante crónica dijo...

Pero Ana C, si los precios de los alimentos estan mas baratos en Argentina, la situacion de los pobres mejora mas alla de los subsidios que reciban (porque pueden comprar mas comida con menos ingresos). A precios internacionales, supongo que podrian comprar menos comida (pongo supongo porque, salvo un estudio de la cuencia Maldita sobre cuanto cambiaria el precio del pan si se eliminaran las retenciones al trigo, no vi ningun estudio canasta basica con retenciones vs. canasat basica sin retenciones).

Mariano T. dijo...

estudiante: Vaya a brasil o Uruguay, y ahí lo va a ver.
Ya la carne argentina esta más cara acá que allá.
El aceite al revés, pero el contrabando masivo de aceite embotellado esta equilibrando las cosas. Pero estamos hablando de 2 o 3$ por litro.(porque cree que falta en las góndolas?)
Y el pan? En Uruguay vale 5$ el kg, preguntele a su mamá cuanto vale acá.
La diferencia se podría emparejar con 20$ por mes por cada habitante del 50% más pobre. Una fracción de las retenciones.
Me olvidé que vive en USA, perdón, averigue el precio del litro de aceite de soja y del kg de harina en el K-Mart de la esquina y postéelo.(le puse artículos con poco peso de servicios)

Mariano T. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abel B. dijo...

Escriba, Ana C. et al:
Interesante el post y sus comentarios. Más que por lo que aclara sobre las retenciones (algo), es por lo mucho que muestra del problema de comunicación en los sectores educados de Argentina, incluso aquellos con necesidades básicas satisfechas (diría Artemio) y tiempo para blogguear.
Ana C. comenta, con un enfoque económico, sobre la entrada del Escriba, y él mismo, sociólogos, comunicadores y bienpensantes varios se horrorizan ante el "delirio egoísta", en lugar de verlo como una afirmación fáctica - es decir, que puede ser verdadera o falsa - y que debe ser evaluada con los conocimientos de economía necesarios a cualquier persona educada.
En mi opinión, (aclaro, no soy economista profesional) no es un delirio, PERO SÍ UN ERROR.
Ana C.: los subsidios al transporte y a los alimentos favorecen a los pobres, pues son un porcentaje muy importante de sus gastos. No son eficientes ni justos (porqué al Gran Buenos Aires y al Gran Córdoba no?) pero es un mecanismo fácil de implementar con el Estado que tenemos. Una renta universal es una hermosa idea, pero requiere un Estado mejor organizado que el que distribuyó los Planes Jefes y Jefas, y tiene consecuencias sociales que conviene pensar un poco antes, aunque otros bienpensantes se horroricen.
Otro: las retenciones, como impuesto, son tan primitivas e injustas como los subsidios, PERO SE PUEDEN RECAUDAR CON EL ESTADO Y LA SOCIEDAD QUE TENEMOS. El impuesto a las Ganancias... en Finanzas Públicas conocen el porcentaje de evasión, no?
Escriba: ¿entonces, por lo que digo arriba, yo estoy de acuerdo con el aumento de las retenciones del 11 de marzo? NO, porque pienso que son un grave error político, no económico. Por supuesto, esta también es una afirmación de hechos, y puede ser falsa. En unos quince días lo sabremos.
Cordialmente,
Abel

Yaya dijo...

Mi estimada Ana, al contrario de lo que piensa, sí leo su blog, y muchas veces no coincido con los análisis que leo. Si coincide con que las retenciones no son el único (ni el más importante, digo yo) motivo de la suba de los precios de los alimentos, ¿porqué su comentario inicial demonizándolas? Permitame decirle que cité a Brasil como ejemplo ("países como Brasil"). De lo que no dice nada es sobre los fondos especulativos que timbean con las producciones agrícolas. Deben ser importantes para que el diario The Guardian, el PM de Inglaterra y la ONU los nombren, porque ninguno de ellos pueden pecar de no-capitalista, ¿no?

Mariano T. dijo...

Los fondos contribuyen a la suba, y contribuirán a la baja, son un factor más y no tienen nada que ver con esta discusión.
Y en rambletamble salió un post, sobre este tema a raíz de un trabajo de una consultora.
De última sacandolparte de las retenciones se puede subsidiar al 50% más pobre, e incluir en la cuenta un 20% extra en concepto de pago a punteros.

Yaya dijo...

Muy bien Mariano! Coincidimos en algo, los fondos influyen en la suba! Y discúlpeme, pero sí tienen que ver con la dicusión, porque el post habla de la suba de los precios de los alimentos, ¿no? Una vez que le sacamos el foco a las retenciones (porque no son el ppal motivo), Ud. lo vuelve a traer.

Mariano T. dijo...

No se que diferencia hay que que sean los fondos, los chinos, los indios los biocombustibles o que hubo sequía en USA.
La suba es la suba.
Podemos diferenciar si la suba va a ser perdurable o no en base a que los cambios sean estructurales en la demanda.
Si llegamos a la conclusión en que el cambio de precio es especulación pura, una burbuja por fondos especulativos, podemos decir que a lo mejor todo este quilombo campo-gobierno que le esta costando, y le va a costar mucho más al país es por una burbuja que se pincha en dos meses, las retenciones quedan solitas más abajo que el 11 de Marzo y en el medio de la pelea los contendientes se preguntan ¿Porqué era que nos peleábamos?
Ojalá sea estructural y dure, por lo menos para que este quilombo haya sido por algo.

Ana C. dijo...

Yaya, a ver si nos entendemos, las retenciones no son en lo más mínimo el origen de la suba de precios, pero en el momento actual de la economía mundial empeoran la situación. En cuanto al FP, no creo recordar que alguna vez haya dejado huella de su paso ni de sus desavenencias.

Estudiante, sí, los precios son más bajos con retenciones, así que se puede decir que los consumidores (pobres y ricos) salen ganando pero los productores pierden más, salvo en el caso en que el país sea formador de precios. Sin retenciones se podría instaurar un sistema compensatorio más eficiente. Aunque eso en la Argentina actual es ciencia ficción.

Usted también se equivoca, Abel B. Los subsidios al transporte y a la energía (yo no hablé de subsidios a los alimentos en ningún momento) favorecen más a la clase media que a los pobres.

Mariano, más fuerte que la burbuja pinchada va a ser el efecto que va a tener sobre los mercados que la UE desfase su política de biocombustibles, de lo que ya se está hablando. Una buena cosa para los pobres del mundo, pero no para la Argentina. Y mientras tanto, se pierde la oportunidad de hacer política tributaria en serio.

OliverX dijo...

Escriba:
El cenit del petróleo llegó el año pasado. El fin del petróleo barato es un hecho. La realidad es que el 84% de la energía mundial es a base del recurso no renovable es tan preocupante como la teoría del crash del petróleo.
Los signos de su inminente llegada son visibles y el aumento de los precios de los alimentos es uno de ellos.
Hoy no hay debate para migrar urgentemente el paradigma energético mundial.
Los grandes grupos de la energía mundial dominan a la prensa y el debate no llega por su ocultamiento.
Las reservas mundiales de petróleo caen drásticamente y todo es una gran mentira de números dibujados.
Hace un tiempo armé un informe detallado acerca de esta problemática citando a gente que sabe más que nadie del tema.
Argentina tiene la chance de convertirse nuevamente en granero del mundo, el tema es que su pésima matríz energética lo va a tener atado a precios cada vez más exhorbitantes del crudo internacional.

Dése un vuelta por Crear Conciencia, en la etiqueta del Cenit del Petróleo, o bien, este link:
http://abremente.blogspot.com/2008/03/el-fin-del-petrleo-o-el-fin-del-petrleo.html

Lic. Baleno dijo...

Me gusto el comentario de abel b. sobre los problemas de comunicacion.
A mi me parece que subsidiar el consumo de gas, nafta y transporte beneficia a los mas pobres (no solo a los mas pobres) pero es un beneficio, no veo porque deberia aumentar el gasto social, puede perfectamente bajar si baja la desocupacion que era (es) la primer causa de pobreza. Para mi no es deseable, pero tampoco seria deseable un aumento sostenido de gasto social por necesidades imperiosas y urgentes no? una onda volvamos al 2002 que habia mucho gasto social!
LO que dice mariano con respecto a la carne en Uruguay no es cierto. Con excepcion de la tira de asado (corte que desdeño amablemente) todos los cortes "buenos" (los que nos gustan a nosotros!) estan entre un 30 y 50 % mas caros. (el lomo esta exactamente el doble)
Hay un post por ahi sobre eso.

Anónimo dijo...

To participo de un foro en internet, y en la sección noticias se armó un lindo debate acerca de la food crisis.

Al parecer en el resto del mundo están muy de acuerdo con Ana C, esto me dijo un inglés

"the Argentine government is screwing both its own farmers and the average Joe in developing countries, and sending off a nice chunk of change to farmers in countries with no export controls.

The policy is quite ridiculous."

Más o menos traducido

"El gobierno argentino esta cagando a sus propios granjeros y también al hombre común de los países subdesarrollados, además haciendo eso beneficia a los otros países exportadores de materias primas (Por ejemplo Brazil o Australia) que no tienen retenciones a las exportaciones.

Es (las retenciones) una medida bastante ridícula.


Gualterio

Anónimo dijo...

Eso sí, estoy en desacuerdo con que los subsidios al transporte benefician a la clase media.

La clase media tiene auto. Los subsidios al tren y al colectivo benefician a la clase trabajadora, al que vive en el conurbano, trabaja en la capital, y tiene que tomarse, muchas veces, más de un colectivo, o hacer muchas combinaciones, para llegar al trabajo.

Yo vivo en Saavedra y trabajo en el centro, pero tengo compañeros de trabajo de Moreno, Quilmes, Berazategui, y tienen que tomar dos colectivos, e incluso 2 colectivos + el sarmiento (un viaje de más de una hora y media) para llegar y volver del trabajo.

Son ellos los beneficiados por los subsidios, y me parece perfecto y justificado. Incluso me apenó que se aumentara el precio del transporte a principios del año.


Muchas veces la gente del interior se queja de los subsidios y lo barato que es el transporte en Buenos Aires y el conurbano en comparación con sus ciudades, pero no se dan cuenta de la masividad del gran Buenos Aires.

Rosario y Cordoba en comparación apenas tienen el tamaño de 5 barrios porteños sumados. Son más chicas que Lomas, Avellaneda y Lanús sumados. El transporte tiene que ser barato sino la ciudad no funciona.

Gualterio

Anónimo dijo...

Con mi couoe Mrecedes me patino 2 planes trabajar de subsidios cada vez que lleno el tanque en Libertador y salguero

Anónimo dijo...

Con mi coupe Mercedes me patino 2 planes trabajar de subsidios cada vez que lleno el tanque en Libertador y salguero

marcelo dijo...

Un amigo inglés...información confiable.

lemmycaution dijo...

tremendo... buena yuxtaposición

escriba dijo...

Ana: ¿Formadora de precios de soja? ?????. La dejo discutiendo con los lectores.
Saludos

Ana C. dijo...

Escriba, usted casi me da lástima. Uno de esos que creen que saben más de lo que saben y encima alardean con su desconocimiento.

Un necio, bah. Espero por su bien que alguna vez madure.

¿Conoce la cuota de mercado que tienen la soja argentina y sus subproductos en el mercado internacional?

escriba dijo...

Ana: pero entonces usted está segura cuándo y cuánto va a subir la soja, cuándo y cuánto va a bajar. Vamos a timbear a Chicago y dejemos todo esto.
Saludos !!

Ana C. dijo...

Para eso se va a tener que buscar a otro que lo acompañe, Escriba, porque yo no tengo la menor idea ni de cómo se hace ni de lo que va a pasar en el futuro.

(Aunque no niegue que me encanta jugar a adivinarlo).

Avíseme cuando crezca.

Andrés el Viejo dijo...

Ana C: disculpe, pero no veo en todas sus argumentaciones cómo llega a la conclusión de que las retenciones puedan perjudicar a los bengalíes o etíopes. El aumento de las alícuotas han ido por detrás y no por delante de los aumentos en los precios internacionales de los productos sujetos a retención. Es decir, la causalidad parece funcionar en sentido inverso al que usted apunta.
Por lo demás, la retención no altera el precio de venta en el exterior, sólo la distribución interna entre los empresarios agrícolas y el Estado. Usted puede objetar esa distribución por un sinfin de motivos, pero lo cierto es que al bengalí o etíope anónimo le importa un comino cómo se distribuya internamente en la Argentina lo que él paga por su comida. Sobre todo, porque él paga mucho o más que mucho, con perfecta independencia del resultado de nuestras pujas internas.
Saludos

Ana C. dijo...

Andrés, usted es economista, creo. Lea un poco sobre los efectos de las tarifas, aranceles y otras yerbas sobre el comercio y la producción internacional.

anastasia dijo...

muy ricos los comentarios diria primero por lo que escuche seria entender el significado de la palabra precio para poder comenzar a usar la misma vara. gracias