viernes, noviembre 17, 2006

No mide el delirio gorilista

El bueno de Eugenio Kvaternik, a quien muchos estudiantes de Ciencia Política de la UBA siguen sufriendo, nos ilustra hoy en su nota "El peronismo y la violencia" con una ráfaga inusitada de rancio gorilismo. Párrafos:
"Corrigiendo levemente la metáfora de Marx, en el peronismo cambian los protagonistas y las épocas, pero no cambia la música, que no es la de la marcha partidaria ni, por supuesto, la de Beethoven ni la de Offenbach, sino la que a guis de coro mortuorio y atávico nos brinda la violencia".
(...)"En la retahíla de conflictos del Presidente con el presente y con el pasado, con la oposición y con la década de los noventa, pasando por la Iglesia y las Fuerzas Armadas, los medios de prensa y los empresarios, se refracta, qué duda cabe, ese pasado pletórico de adversarios. Confrontación en la que, como en las postas de una olimpíada, al Cuba docet de ayer lo sustiye la antorcha del Chaves (sic) docet de hoy".
Me aburro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tiene razon:
Hay hombres que, por falta de experiencia o por estupidez, se apartan de tales fenómenos como de “enfermedades del pueblo”, ridiculizándolos o lamentándolos desde el sentimiento de su propia salud: los pobres no sospechan, desde luego, qué cadavérico y fantasmagórico es el aspecto que tiene precisamente esa “salud” suya cuando pasa junto a ellos en plena efervescencia la vida ardiente de los entusiastas dionisíacos.

http://www.nietzscheana.com.ar/tragedia/uno.htm
Un abrazo
manolo

Jorge Y. de la G. dijo...

Qué ganas de partirle el Manual de Zonceras Argentinas por la cabeza a este tipo... digamos que soy civilizado y tolerante, ergo me abstengo.

Un abrazo.

escriba dijo...

A ellos se les cae solito del estante de la biblioteca en la cabeza. Ni hay que tirarlo.
Saludos

Anónimo dijo...

Haya paz,haya paz, como decia el escribano Rabinovich.
Como Republicos e Institucionalistas solo debemos desear que le caiga todo el peso de
"La Ley" (son como 230 kg)
saludos
manolo

Horacio Aldo Cingolani dijo...

La violencia tiene sus causas y sus efectos. Más que decir que la nuestra es una sociedad violenta políticamente, corresponde mostrar en que ese origina y el camino para diluirla. Va mi teoría: En general se usa porque consigue resultados. Mucho más que un pelotudo como yo, que quisiera que den bola enviando notas. Hay un largo camino para conseguir que la racionalidad tenga cabida. Busquemoe ese camino no como moda sino para ir hacia ellos. En este blog permanente. Horacio