martes, noviembre 14, 2006

¿Mide?: Un par económicas

Dos que leemos en los diarios que hay que pagar para ver en Internet:
1) Héctor Méndez, presidente de la UIA, le dijo a Infobae que "siempre las subas de sueldos tienen que superar a la inflacióin en 1 o 2 puntos porcentuales" y que "esto es así porque es la única forma que se produzca un efecto derrame". "Es decir, se aumenta el poder adquisitivo de los empleados repartiendo de forma más equitativa las ganancias de las empresas. Claro que para que esto se lleve a cabo es necesario que los empleados tengan rentabilidad". Por lo tanto, explicó que si la inflación es de entre 8 y 9, la suba de salarios el año próximo debería rondar el 10. Es como una burguesía nacional "low fi" ¿no?
2) En El Cronista leemos que, por decreto de Kirchner, el Mercado Central pasó a depender de la Secretaría de Comercio Interior. Y que el Gobierno estudia fijar valores de referencia para una canasta de 30 productos a partir del diagnóstico de que "en lo que va del año las frutas aumentaron 23 por ciento y las verduras subieron en promedio 18". Parece un poco lo que ya se dijo sobre el rol del Estado. El Estado kirchnerista se mete "topográficamente" en nuevos terrenos, más allá de lo que marcan los libros de texto de algunos. Pero lo hace en forma discrecional. Es decir, no reforma la macondiana cadena de comercialización de frutas y verduras en la Argentina con un nuevo sistema (al estilo de lo que hizo el Estado francés), sino que mete el cuchilló de una y de un saque, en forma discrecional, a ver qué sale. Mide un poco pero No Mide.

9 comentarios:

Cine Braille dijo...

Una norma que regulase la intervención estatal fijaría límites así como impondría obligaciones a los funcionarios; este método da un gran margen de discrecionalidad. O sea, posibilidad de dejarte pasar una (o no). La mujer del César...

escriba dijo...

Bien el punto, Cine.
Saludos

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Creo que lo mejor que puede hacer el Estado para bajar los precios es hacer más eficiente el sistema de distribución. Bajar la intermediación procurando que los productos vayan lo más directo posible del productor real al consumidor. Lograr los mejores mecanismos de competencia para acercarse a la perfecta, impidiendo las "tranzas". El control de precios produce un desgaste que no conduce a nada (o sí: corrupción y otras cositas...) Sólo los compradores pueden hacer buen control de precios comprando al más barato...
Horacio vea mi blog por el amor de Dios...
http://www.blogger.com/profile/33378315
http://www.blogger.com/profile/34068247

Mariano T. dijo...

El objetivo de Moreno no es que los precios sean más baratos o más caros, justos o injustos, sinó solamente el índice de inaflación.
Me puedo imaginar que no puede ser tan estúpido como para creer que puede regular el precio del tomate o la lechuga. Son productos de demanda bastante rígida(hasta cierto punto, bastante insensible a precio)y oferta regida por muchos factores, entre ellos el clima). Ni Moreno ni Alá en persona pueden impedir que la lechuga se vaya a valores astronómicos en verano si llueve en exceso en las zonas productoras, o que caiga a valores ridículos si la producción es excesiva. Y los interemediarios actúna en general morigerando los precios mayoristas(ganan mucho más en % cuando estan baratas, y achican ese margen cuando estan caras).
Lo que Moreno quiere lograr es manipular el índice de precios que se mide en el Mercado Central. Cuando un artículo suba mucho, le pondrá un precio índice, y la hortaliza en cuestión se comercializará en un 99% por afuera del mercado central, al precio que la oferta y demada marquen, pero el índice le va a dar bien.
Todo en aras de dibujar el IPC y el IPM para que de menos de 10% en 2006.

escriba dijo...

Me gusta la actitud, Mariano T. De todos modos, la política de precios de Moreno parece más efetiva que la que tenía Lavagna. ¿O no?
Saludos

IFQ dijo...

Muy bien, Mariano T.

Moreno no puede inventar la pólvora, porque ya esta inventada...


Lo que propone la UIA me hace acordar a Grinspun en los comienzos de Alfonsin (me estoy deschavando la edad!): los sueldos aumentaban 2 puntos por arriba de la inflación. Entonces los precios subían dos puntos más que los sueldos... Todo terminó en la inflación galopante que despues frenaron a medias con el Plan Austral, que terminó en otra hiper.
Tenemos tanta historia con la inflación! Es cuestión de mirar los diarios viejos y listo.
No hay recetas contra la inflación que no sean:
-aumento de la tasa de interés para que la gente ahorre más y consuma menos, y los empresarios no acumulen stocks.
-dejar caer el dólar para que los productos que se exportan se vuelquen más al mercado interno, y para que los empresarios locales moderen las subas por competencia de la importación.
-esto significa también dejar de emitir pesos para comprar dólares para que se mantenga alto.

Por supuesto que todo esto frenará algo la economía, pero, machos, ya está todo inventado, y hace tanto tiempo!

Moreno juega a las matemáticas con el indice y su redondeo. Mientras tanto hay una inflación para los productos "acordados" y otra para los "no acordados". Después van a empezar a faltar los "acordados", y entonces van a mandar a D´Elía a que haga un piquete en Molinos o en Liniers. (aunque haya renunciado siempre estará disponible).

Saludos...

escriba dijo...

Bueno, bueno, me gustó la discusión.
Amigos: me parece que no es así.
Mándense un aumento de precios como se les canta en Francia y van a ver qué les pasa.
Péguense una aumentadita por las dudas allá, en el Asia (Taiwán, Corea, hasta China, etc.) y me mandan un mail a ver qué pasó.
Más allá del chiste, creo que el Estado también se tiene que meter en el tema de cómo se comercializan los productos, cuáles son los márgenes de ganancia para algunos productos, cuál es el esquema de costos, etc.
Otra cosa, a Moreno no lo pongo en la mesita de luz, ni mucho menos, pero.... desde hace varios gobiernos que no vemos a funcionarios más activos que estos.
Y una más: la inflación suele ser el reflejo de tensiones sociales, por lo tanto, políticas, por lo tanto, el control de la inflación es también político y la política (sí) se trata de inventar la pólovora (creo).
Va con buena onda el comentario, Saludos !!

IFQ dijo...

Escriba:

Los ejemplos que das de "control de precios" para parar inflación son de economias que hacen todo lo contrario a la nuestra: aumentan la productividad (y la investigación)para que la mayor abundancia de bienes baje los precios.
¿Viste cuanto subieron los precios de las heladeras y lavarropas después de los "cupos" puestos a la importación brasileña?.
¿Viste como caen y caen los precios de tecnología (PCs, DVDs, plasmas, articulos de comunicaciones)que viene de esos paises en los que producen mas y mas?
Ahí tenes la receta contra la inflación, no los controles de precios.
Es muy simple: la inflación es una tensión entre circulante y productos para comprar. O aumentas los productos o bajas el circulante.
Claro que eso tambien es política. Como bajar el circulante puede frenar la economía, es antipolítico.
Y como aumentar la oferta de bienes (locales) puede llevar un tiempo considerable, mientras tanto nos entretenemos con el control de precios.
Lo mío va también con toda la buena onda, de esperar que seamos alguna vez un país "en serio" como prometió K, y que dejemos de inventar la pólvora, y creer que tenemos soluciones "argentinas" a los problemas.
Pais "en serio" es ver lo que se hace en las economías que funcionan. Seguro que en Francia los productos no pueden aumentar si los alemanes no los aumentan. No tienen cupos, ni aranceles, y los euros franceses tienen el mismo poder adquisitivo que los euros alemanes o españoles. Tienen organización y acuerdos de libre mercado.
Buena onda, buena onda....

Anónimo dijo...

Ya lo discutimos en otra lado.
Definitivamente: No mide.