viernes, marzo 21, 2008

Medir el 24

Dos lecturas sobre el 24 de Marzo. Vale la pena tomarse 20 minutos.
  • Una que nos llama la atención sobre algo que hemos dicho aquí: hay que dar un paso adelante con respecto al discurso sobre los Derechos Humanos.
  • Otra con la que discrepo: considera que todo es impostura y para atacar al kirchnerismo se da el lujo de decir que los juicios a represores son ilegales. Leo e imagino a un alemán del Este que para atacar a Honecker defendiera a la Gestapo. Si no fuera gracioso, sería triste.
¿El "paro del campo"? Dejá, es Viernes Santo. Mañana vemos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

".........Celebrar el 24 de marzo
también se inscribe en uno
de los rasgos más penosos
del gobierno kirchnerista: los
setentas como justificación.
Un gobierno de centro que
mantiene una desigualdad
extrema se llena la boca, se legitima
con el recuerdo de los
que murieron porque querían
un país igualitario. Y hasta
se permiten decir que están
“cumpliendo sus sueños” –lo
dijo Néstor Kirchner– cuando
inauguran quinientos metros
de asfalto y una docena
de faroles en un pueblito de
provincias. Seremos la quintaesencia
del capitalismo de
amigos, pero honramos a los
compañeros caídos, no se vaya
a creer, y descolgamos cuadros
de milicos y a veces incluso los
juzgamos. Total, lo que ellos
consiguieron con su violencia
–este país, este orden social–
no hay quien lo cambie, o por
lo menos no nosotros.
Yo creo que no habría que celebrar el 24 de marzo. Si quieren
que todos recordemos que hubo una dictadura militar
y criminal, celebren, si acaso, el día en que se terminó, 10 de
diciembre. Pero si quieren recordarla en serio que cuenten
para qué sirvió aquel golpe: para dar vuelta la estructura
social y económica de la Argentina, para lo cual, antes que
nada, necesitaban deshacer los sindicatos y organizaciones
que se oponían, que defendían sesenta años de conquistas.
Que cuenten que aquel golpe construyó esta Argentina: que
recuerden que el golpe del 24 de marzo lo celebran –con sus
prebendas, con su impunidad, con sus extremos beneficios– todos los días los ricos argentinos.
"
M. Caparrós
diario "CRÍTICA de la Argentina"
20/03/07

Pedro B.

Câmera Digital dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
escriba dijo...

Ah, qué solemnidad... Cuando pone M. Caparros parece querer decir, qué se yo, "E. Hemingway". ¿Tengo que hacer una reverencia?
Lo único que veo que propone es festejar el 10 de diciembre. Será alfonsinista. Sobre gustos...
a) Por lo que sé, durante este gobierno, los sindicatos (cosa que parece reivindicar la nota) están un poquito más activos que antes.
b) ¿Es de autocrítica la nota? Digo, porue si le hubieran gustado los sindicatos hubiera sido parte de la juventud de la UOM y no monto, ¿no?
c) Sobre para qué sirvió la dictadura este gobeirno lo dijo varias veces. Recuerdo el discurso de Felisa Miceli contando qué se había hecho desde el Ministerio que encabezaba durante la dictadura, hecho que fue histórico.
d) Hasta donde sé, el capitalismo en la Argentina siempre fue de amigos. Incluidos los tres gobiernos peronistas (Miranda, Antonio, Gelbard ¿suena?).
Saludos

Néstor Sbariggi dijo...

Escriba: Es que la opciòn serìa ponerlo al Bulldog o a Jaunarena de Ministro de Defensa y esperar que los responsables se mueran. Hoy por hoy no hay otra.

Saludos

Anónimo dijo...

Es evidente Caparrós es radical.
Y Crítica está financiada por la CIA

Felisa M.

escriba dijo...

Felisa, no. No lo veo a Martín en un comité (por ahora). Y los diarios, le diría que se financian todos más o menos igual. Apretando gente.
Saludos

Andrés el Viejo dijo...

Martín Caparrós viene a ser algo así como un Pepe Eliaschev más tiradito a la izquierda y menos almidonado.