viernes, marzo 28, 2008

No acepte imitadores que no miden

Mide / No Mide empezó como un chiste. El url http://vidabinaria.blogspot.com más o menos lo explica. Ahora, estoy viendo que algunos realmente se han cegado. Es increíble, pero va a leer millones de matices más en este humilde blog "para-oficialista de verba punzante pero ideas demasiado espirituales" que en la prosa de este muchacho Quintín, que parece haberse alterado. Y a mí que no me gustaba Tomás Abraham...

49 comentarios:

el vasco agarraestagarcha dijo...

vaya que es importante el escriba...le dedican muchos párrafos, lo citan con mucho amor...
"ladran sancho, señal de que nos vieron los perros!!!!".
Usted será oficialista, un "K" con todas las letras, pero lo banco a muerte...

Anónimo dijo...

Escriba usted sabe que el neoliberalismo logró imponer la idea en America Latina que las concesiones de bienes públicos son contratos que, de hecho, se toman a perpetuidad
entonces como vocero del PagBoletines Oficiales12 hace a
vaciadores de yacimientos, concentradores de riquezas, (la brecha más grande e injusta jamás habido)
vaciadores de la palabra.
a botoxoligarquía de discurso móvil


No es que se nos olvidó lo de los pequeños productores, dábamos por seguro que iban a reventar las pequeñas hectareas en la mesa de saldos en Palermo Hollywood.

Con el petroleo nos resultó más facil involucra al amigo Eskenazi, mediante, y con DasNeves en CerroDragón les dimos todo lo que hay a terminar por 40 años más ,hasta le extinción del yacimiento igual que De Larua con Loma de la Lata a Repsol en marzo del 2000.

Con la pesca los peces no hablan, y los chinos que se los llevan, arreglamos vía Caimán.

Y bua con el oro y la Minerium INT. es todo a cielo abierto. Lleven , pero a Calafate vengan con la yapa sin cianuro.

Felisa M.

Anónimo dijo...

Escriba:

En nuestro país, tendemos a discutir con soberbia. Todos tenemos la posta y no respetamos la opinión del otro. Por eso, nos encantan las etiquetas: "facho", "zurdo", "gorila", etc.

La realidad es mucho más rica y compleja, pero estamos muy acostumbrados al maniqueísmo. Por eso, creo, dejamos de lado los matices.

Saludos,

Rufus

Ana C. dijo...

Muy bueno el post de Quintín ¿no?

Anónimo dijo...

Suscribo, lo de Q. es tan maniqueo como el discurso de Cristina, los exabruptos de D'Elia y muchas veces este blog

camargen

Anónimo dijo...

Escriba: sin malicia...hay rating de blogs?

Anónimo dijo...

Yo creo muchos de sus artículos son muy buenos, especialmente éste http://www.hernanii.typepad.com/blog/2008/03/me-ha-parecido.html#comments

Mucho gorilismo berreta se vio en la blogosfera progresista durante el acto de Palau

Duhaldista de Lugano

escriba dijo...

Ana: La chicana no, Ana. Por caridad se lo pido. Manejémonos cada uno en el terreno que más o menos manejamos, por favor.
Saludos

Todos Gronchos dijo...

Sos grosso Escriba, sabelo (y lo des por el pito más de lo que el pito vale. Floppy Randazzo dixit)

escriba dijo...

Groncho: Me emociono. Usted está por arriba de todos.
Saludos

alejandra dijo...

escriba! vas a tener que comprarte medias nuevas!

Kristina dijo...

Quién se cree que sos, amigo mío?

Anónimo dijo...

Groncho:

La frase "no des por el pito más de lo que el pito vale" tiene un origen un poco más ilustre. En realidad, es "Benjamin Franklin dixit".

Transcribo una parte de su biografía, traducida por uno de los redactores de nuestra Constitución ("Vida de Franklin", de Juan María Gutiérrez):

“Era de naturaleza ardiente i apasionada, i nadie mejor que él llegó a ser señor tan absoluto de sí mismo. La primera lección que recibió a este respecto, i que hizo en él una impresión imborrable, fue a la edad de diez i seis años. Un dia domingo, que tenia algun dinero en la faltriquera i queria emplearlo en juguetes, encontró a un muchacho que llevaba un pitito cuyos agudos sonidos lo encantaron. Ofreció toda su plata para conseguir el pito que tanta envidia le causaba e hizo el trato con el muchacho que lo poseia. Lleno de contento con la adquisicion de su juguete, fue a su casa aturdiendo a todos a silbidos; i sus hermanos i primos le preguntaron cuánto habia pagado por tan incómodo juguete; respondioles que habia dado por él cuanto tenía en el bolsillo, i entonces empezaron a hacerle burla diciéndole que no valia el pito ni la mitad siquiera, i le refirieron maliciosamente una porcion de cosas mejores que hubiera podido comprar con el mismo dinero. Pusose entonces serio; el arrepentimiento le quitó la alegría, i prometiéndose en su interior que nunca compraria una cosa sin conocer su verdadero valor, resistiendo a las tentaciones inmoderadas con el recuerdo de su pito. Esta anécdota que él repetia con frecuencia con suma gracia, le fué útil en muchas circunstancias. Tanto cuando jóven, como en la vejez, ya fuese en los negocios o en los afectos, antes de cerrar sus tratos comerciales o de decidirse en algun asunto político, se acordaba siempre de la compra del pito. Este recuerdo servia de aviso a su razon i de freno a sus pasiones. Cuando deseaba una cosa, iba a comprar algun objeto, o acometia alguna empresa, decia para si mismo: “no demos por el pito mas de lo que él vale”. La consecuencia que de esta consideracion sacaba para sí la aplicaba a los demas, i era de parecer que la mayor parte de las desgracias de la especie humana provienen del calculo falso que jeneralmente se hace del valor de las cosas, i de que se da demasiado por los pitos”.

Perdón por la lata (ahorrense los chistes fáciles).

Saludos,

Manuel

Diego F. dijo...

Escriba: no me vas a negar que es muy divertida la insistencia para que develes el nombre.. aguantá los trapos viejo bloguero para-oficialista :P
Con respecto a lo de Quintín.. que se siga macerando en su ponzoña. Mucho adjetivo, mucha subjetividad y poca sustancia.

Abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

Escriba: Documentos, por favor... (:P)

Un abrazo.

Ana C. dijo...

No es chicana, Escriba. Realmente a mí me cuesta entender cómo uno puede defender a un gobierno claramente tan poco democrático y quedarse con la conciencia tranquila.

La legitimidad democrática no la dan sólo los votos, sino la forma en que se dejan actuar a todos los mecanismos institucionales que la resguardan.

Eso no es tan obvio en la Argentina actual.

Pero a lo mejor usted sabe explicármelo mejor.

Ana C. dijo...

Ahora, Quintín es un señor que te debe llevar entre 20 y 30 años. Reconocé que, en general, el diablo sabe por diablo pero más sabe por viejo.

A veces me parece que a los que nacieron en la época de la dictadura, crecieron durante la crisis de los 80 y se educaron durante el menemato, se les tergiversaron un poco los valores.

escriba dijo...

Ana:
Discutamos ideas. ¿Qué tengo que hacer? ¿Callarme la boca y respetar a mis mayores? Pero por favor. Esto es política Ana. A tales efectos, la opinión del anciano Quintín es tan buena como la mía. Mi primer post para http://artepolitica.com trata de analizar lo que usted no entiende. ¿Cómo puede ser que algunos digamos que no todo lo que hace el Gobierno está mal? Le doy una pista: no es que tenemos una enfermedad incurable, que se nos tapó una arteria o somos demasiado jóvenes.
Saludos

Alan dijo...

Escriba: Yo la banco a Cris, pero no te parece medio choto que no haya participado personalmente de la reunión con los popes ganaderos? Encima se las tomó a Olivos antes que termine...¿O son detalles menores esos? No sé, cuando lo leí (en Página, ojo) no me gustó mucho.

PD: ¿El Criador también va a estar en artepolitica.com? Así ya termino de pasar todos mis RSS a un solo lado...

Ana C. dijo...

Escriba, el primer comentario era sobre democracia, legitimidad e instituciones. ¿Eso no son ideas?

Te quedaste con el segundo comentario que fue más una reflexión personal sobre por qué jóvenes como vos no las valoran, como tampoco pareciera que valoran ser transparente o no ser corrupto.

Anónimo dijo...

Escriba, es feo colgarse de las bolas de Quintin. Quintin no hablo de ud., ud. leyo y se vio reflejado, esto deberia comentarlo en terapia. Escriba ud. quiere ser famoso, quiere ser conocido, sin embargo esconde la caripela.Vamos ponga los productos sobre la mesa , este es su gobierno defiendola como Luisito a las piñas y con camisita negra.

escriba dijo...

Ana: ¿Qué gobierno de los últimos 30 años te gustó? ¿Hablamos de corrupción? Dale, charlemos.
Saludos
Anónimo:
http://www.letrascanciones.org/juanes/mi-sangre/la-camisa-negra.php

Anónimo dijo...

Feliz Dia del Noqui, Honorable Sr. Escriba!!!!

Ana C. dijo...

Cómo te vas por la tangente, Escriba.

escriba dijo...

Ana:
Usted escribió que "la legitimidad democrática no la dan sólo los votos, sino la forma en que se dejan actuar a todos los mecanismos institucionales que la resguardan".
Explíqueme por favor, porque se ve, soy medio tontito y no entiendo, qué mecanismo institucional que resguarda la legitimidad democrática el actual gobierno no ha dejado actuar.
Lo digo, en el marco de un conflicto con medidas de acción directa por parte de empresarios. Empresarios que están violando la normativa vigente al interrumpir el paso de determinadas personas en rutas nacionales (lo que constituye un delito federal en mi país).
No entiendo a qué se refiere, Ana. Por favor, explíquese.
Saludos

PD: A usted que le suele importar tanto la relación entre aumentos de salarios y productividad no la veo defender la racionalidad, legitimidad, moderación y buen tino del líder de la CGT, Hugo Moyano, que cerró un acuerdo salarial por el 20 por ciento en una mesa de negociación y sin ningún tipo de medida de acción directa en marcha. Le recuerdo que los trabajadores discuten salarios, instrumentos que según la legislación vigente en la Argentina son de carácter "alimentario". Resulta que tenemos empresarios que defienden "utilidades" con medidas de acción directa absolutamente ilegales y violentas y usted le pide al Gobierno no-sé-qué cosa de los mecanismos institucionales.
Explíquese Ana, porque voy a empezar a creer que lo que a usted le ocurre es que no le gusta la cara de determinados funcionarios/as o dirigentes y que se escuda en lindas frases "técnicas" para no darnos a conocer su verdadera opinión.

Anónimo dijo...

Escriba, le pido que dialoguemos en un clima pacifico, sin amenazas.
Sino, voy a tener que intervenir su blog.

Ana C. dijo...

Primero de todo, jamás dije nada, absolutamente nada, en todo lo que llevo escrito, sobre la relación entre salarios y productividad. O no me leíste nunca, lo que sospecho, o estás inventando algo no sé con qué intención, o simplemente en tu esquema mental yo tendría que entrar en la categoría de los que asocian aumentos de salarios con productividad, lo que reconozcamos sirve para simplificarte la vida.

(A propósito, en las sociedades estables y armoniosas los salarios siguen el aumento de la productividad, te cuento).


Segundo, en una sociedad democrática, suele haber distintas instituciones que se controlan mutuamente para que no haya abusos de poder. La ley de emergencia económica está inhibiendo a una de esas instituciones, como bien debes saber. (El Congreso, por si no te queda del todo claro). Este Gobierno, para mí, no va a tener ninguna legitimidad democrática hasta que no suspenda, o deje de prolongar, o lo que sea, ya que no soy leguleya, esa ley de emergencia económica que dejó de hacer falta por lo menos hace dos o tres años. (Aunque a este paso va a volver a hacer falta dentro de poco y ya van a tener otra excusa).

Tercero, al gobierno se le recontrafue la mano con el último aumento de las retenciones (que no pasó por el Congreso, dicho sea de paso) y el resultado fue la huelga. Habría que ver qué hubiera hecho Moyano si por decreto hubieran dictaminado que el aumento máximo podía ser del 5%.

Anónimo dijo...

hacía meses que no entraba, y creo que no voy a entrar más.
Creo que ya perdió pista, escriba. Discúlpemé, pero ya sé qué piensa, y no creo que exista margen para el intercambio de ideas.
El progresismo, primero ladri según ramble, y ahora facho según Q, demuestra ser sólo una acumulación de lugares comunes, unidos más por el espanto que nos produce el fascismo en serio que por el amor o la afinidad (política).
Sólo me queda desearle que le vaya más o menos bien, porque sí tengo claro que si usté también pierde las ganas de defender a este gobierno, es porque ya no va a tener a nadie de su lado.

Kenny Vive!!!

escriba dijo...

Ana: Le pido disculpas por la tergiversación de sus conceptos sobre salarios y productividad si es que la hubo. Debe ser un error de memoria.
Lamento, sin embargo, aclararle algunos conceptos. No quiero creen que lo hace con mala fe, pero ocurre que me cuesta creer que una persona instruida confunda algunas cosas.
Lo que ocurre en estos momentos no es una "huelga". Una "huelga" la hacen trabajadores. Digamos, asalariados. Esto es un lock out patronal. No sólo eso, es un lock out con medidas de acción directa en rutas. Moyano representa trabajadores. Es más, el derecho a realizar medidas de acción directa que podría realizar Moyano (paros, trabajo a reglamento, etc.) están consagrados por la Constitución Nacional, por leyes, decretos reglametnarios, etc.
No así estas medidas. Digo, porque usted hizo referencia a mecanismos institucionales.
Y permítame decirle que decir el Gobierno no va a tener "ninguna legitimidad democrática" (sic) hasta que no suspenda la Ley de Emergencia económica es una enormidad que ni siquiera voy a discutir.
Saludos

Anónimo dijo...

..."frases "técnicas" para no DARNOS a conocer su verdadera opinión..."

Escriba, ud. no hablaba sólo en primera persona?
Ha venido hablando siempre en representacion de otros individuos?

Quienes hay detras de usted?
Proceres tal vez?
individuos consagrados a defender a la oligarquia bancaria tal vez?

Anónimo dijo...

Escriba:

Sin ánimo de polemizar, creo que hablar de lockout patronal es una simplificación que deja afuera a la mayoría de los participantes de la medida de fuerza. De hecho, no es aplicable para el caso de los chacareros.

Otra simplificación es decir que Moyano representa trabajadores. Formalmente, es indiscutible. Pero no puede desconocer que Moyano representa intereses que van más allá del de los trabajadores afiliados a su sindicato.

En cuanto al comentario de Ana C. respecto de la Ley de Emergencia Económica, lo que interpreto que quiso decir es que la falta de legitimidad democrática se puede plantear por la amplia delegación de facultades que el Congreso hizo en el Ejecutivo en esa ley. Eso permite al Ejecutivo tomar medidas que no tiene que discutir en el Congreso.

No es el caso de las retenciones, que se basan no en la ley de Emergencia Económica, sino en una delegación del Código Aduanero que es bastante vieja y que no cumple con los requisitos del artículo 76 de la Constitución Nacional (que se incorporó en 1994 y establece los requisitos para que pueda delegarse competencias legislativas en el Ejecutivo). Si las retenciones se hubieran impuesto por ley, donde votan las mayorías y las minorías, habría poco que discutir...

Saludos,

Rufus

Anónimo dijo...

Escriba:

Un aporte adicional. Ya que se apela a un término en inglés (lock out), veamos que dicen los gringos al respecto: “A lockout is a work stoppage in which an employer prevents employees from working”.

Encaja esta medida de fuerza en esta definición de lock out? Si así fuera, porque no hay empleados quejándose que sus empleadores no los dejan laburar?

El asunto es más complejo de lo que parece: guste o no, legítima o no, esta medida de fuerza NO es un lock out patronal.

Saludos,

Rufus

Ana C. dijo...

Lo de los chacareros no será una huelga, pero tampoco es un lockout. Digamos que es una medida de protesta por reclamos sectoriales.

Por otro lado, tu adorado Moyano defiende los intereses de sus trabajadores, que serán todo lo trabajadores que quieras pero no forman parte de los verdaderos desposeídos de la sociedad. Cuando Moyano defiende los intereses de los trabajadores a los que él representa, en realidad está perjudicando a los excluídos, que no van a conseguir entrar en el sistema mientras haya tipos como Moyano.

A ver si Moyano sería capaz de cambiar aumentos salariales por más empleo en blanco.


Bue, a lo mejor exageré con lo de "ninguna". Gobernar por decreto y concentrar el ejercicio del poder en el Ejecutivo me sigue pareciendo poco democrático y me parece muy digno de discusión. Si no discutimos eso, no sé qué queda para discutir.

Anónimo dijo...

Ana C

Agrego a lo que dijo Escriba que además este paro de productores es dejar sin comida al resto de los compatriotas. Te imaginas si lo piuqeteros (y que no me corran con D Elia) hicieran eso, bloquear los ingresos a la capital?? Que dirìas?? Que está mal o que es justo por que se cagan de hambre (de vuelta no me corran con D Elia, por que èl no se cagará de hambre pero çlos otros si)?? Que opinarìas??.
Además te recuerdo, pasa que para los medios los muertos tienen valores diferentes, que por culppa de este piquete patronal, ya murió una persona, pasa que la noticias la dieron una vez y nunca más, ya que los medios de comunicaciòn también están jugando el Partido de las retenciones.
Te recuerdo, las retenciones son una herramienta de política económica utilizada inclusive por sectores de la derecha como Vassena como Min de economía en el 68.
Como es?? Los salarios tienen un tope y las ganancias empresariales no?? Y la inflaciòn no corre para estos??, como es?? que alguien me lo explique, yo como trabajador no puedo ganar más y esots tipos tienen vía libre??
No nos dejemos atrapar por el aparato cultural de los medios de comunicación independientes, perdón, quise decir: las empresas que comunican y que tienen sus intereses
Abrazo
Erik

Andrés el Viejo dijo...

Ana: no siempre estoy de acuerdo con Escriba, pero en esta cuestión estoy mucho más de acuerdo con él que con usted, con quien no estoy de acuerdo en absoluto. Pero esto no tiene importancia, todos hemos dado ya nuestras opiniones, en un lugar o en otro.
Lo que me lleva a responderle es un argumento suyo. ¿Es al calor de una polémica que usted decide recurrir al criterio de autoridad? Eso sería comprensible, pero supongo que usted no cree en serio que puede reducir al silencio a Escriba mediante la autoridad de Quintín (que no sé quien es y sólo concurrí a su blog para leer el post aquí citado y saber de qué se discutía).
Le digo más, ese criterio de autoridad está mal fundado, puesto que se asienta sólo en la edad del tal Quintín. Un cálculo rápido de la edad que usted le atribuye a Escriba y los 20 ó 30 años más que le atribuye a Quintín, me lleva a pensar que dicho ciudadano ha de ser menor que yo o, a lo sumo, de mi edad.
¿Puedo reclamar la misma autoridad, munido de mis canas?
Saludos

Ana C. dijo...

Erik, el primero que empezó a dejar sin comida al resto de los compatriotas fue el gobierno cuando empezó a aplicar medidas que desincentivan la producción, como los controles de precios y las retenciones.

Desde que se aplicó el primer control de precios hace dos o tres años estaba cantado que al final se iba a terminar en esto, cosa que cualquier estudiante de economía de primer año debería estar en condiciones de saber.

Y ¿qué piensa? ¿Que las retenciones me van a caer más simpáticas porque las usaban en la época de Aramburu y Onganía? Todo lo contrario, consiguió que me cayeran peor, mire.

Andrés, usted no está nunca de acuerdo conmigo, lo que tengo que confesar me extraña un poco porque yo a veces sí estoy de acuerdo con usted. En este caso me quedo sin saber por qué ya que no lo explica.

¿Es porque digo que este gobierno es poco democrático y no respeta las instituciones democráticas ni el estado de derecho? Si usted piensa que sí, le diría: abra los ojos.

¿Es porque no tolero que los gobernantes se enriquezcan gracias a que gobiernan? Entonces seguiremos en desacuerdo.

En cuanto a lo de los años de Quintín, los suyos y los del Escriba, no creo haber dicho que el Escriba se tenía que callar la boca, sí que quizás la experiencia sirve para interpretar mejor la realidad. Pero lo digo desde mi propia experiencia. A lo mejor algunos son brillantes de chiquitos y a otros los años los obnubilan.

Pero hay que reconocer que este gobierno no tiene oposición, tiene la situación internacional más favorable para la Argentina en los últimos no sé cuantos años y sin embargo consiguió no sólo que haya desabastecimiento en el granero del mundo, sino también instalar el desaliento en el pueblo más ávido de esperanzas e ilusiones que debe existir sobre la faz de la tierra ¡En el medio de un boom económico!

La gente tendría que estar trabajando de lo más contenta, estudiando de lo más feliz, llenándose la barriga, teniendo hijos y planeando su futuro, en lugar de estar cortando rutas y golpeando cacerolas.

Mariano dijo...

Sra. Ana C.:
le comento que el desabastecimiento que usted aparentemente vaticinó (lo cual parece que la enorgullece) no es causado por falta de producción, sino porque patotas organizadas controlan las rutas impidiendo que pasen camiones, y atribuyéndose un poder de aduana (revisan la carga de los camiones para ver si los dejan pasar o no).

Si usted considera un éxito intelectual la perpetración de semejante delito, allá usted.
Podemos decir que sus cualidades se resumen a esa jactancia?
Confío en que algún día le dará vergüenza.
Espero que no llegue a tener la suerte de disfrutar de otro golpe con la frase discreta pero elocuente (y cobarde): "Vieron? yo lo anticipé..."

Ana C. dijo...

Usted no entendió nada, Mariano. Lea de vuelta.

Para que se quede tranquilo, si mis dotes adivinatorias sirvieran para algo, yo no estoy anticipando ningún golpe. Lo único que espero es que el próximo presidente sea socialista y no peronista.

Mariano dijo...

No voy a perder tiempo leyendo de nuevo algo que ya leí y que estoy seguro de haber entendido bien.

Una muestra nada más:

"el primero que empezó a dejar sin comida al resto de los compatriotas fue el gobierno cuando empezó a aplicar medidas que desincentivan la producción, como los controles de precios y las retenciones. Desde que se aplicó el primer control de precios hace dos o tres años estaba cantado que al final se iba a terminar en esto, cosa que cualquier estudiante de economía de primer año debería estar en condiciones de saber."

Si ahí no está diciendo que usted vaticinaba el desabastecimiento por falta de producción, debido a las medidas desincentivadoras del Gobierno. ¿Qué es lo que quiso decir?
Por otro lado, ¿usted firma que el desabastecimiento actual se debe a falta de producción?

Si quiere presidente socialista, vótelo.
Y si pierde, bánquesela.
Suerte en el 2011 (esperemos que nos dejen llegar al 2011).
Y si no sabe qué contestar, no conteste, en lugar de descalificar a los demás diciendo que no entiendieron nada.

escriba dijo...

Anónimo: detrás mío no hay nadie. En este momento al menos.
Rufus: Los chacareros tienen algo de capital, hasta donde sé. Los trabajadores hacen huelgas, los empleadores, lockout. Salvo que lo que queramos sea reiventar el idioma. Los intereses que representa Moyano están bastanet cerca de los trabajadores (por ejemplo, camioneros), creo. Gracias por los datos normativos.
Ana: ¿Por qué no nos animamos a decirle lockout al lockout? No es insulto. Me siento como cuando se le dice a López Murphy que es de derecha. Es de derecha. Chau. Por supuesto que el tema de los decretos es un tema digno de discusión. Sobre lo que debería estar haciendo la gente, se lo puede decir a los qeu tomaron una medida de fuerza por tiempo indeterminado. Solo me imagino a trabajadores tomando una medida de ese tipo ante despidos masivos. Situación sustancialmente más grave para su posibilidad de supervivencia que lo que ahora aqueja a los "chacareros".

Ana C. dijo...

Mariano, mi comentario no fue un vaticinio, ni un deseo, sino algo más del tipo "si ponés agua arriba del fuego durante un rato lo suficientemente largo, al final hierve". Y eso fue lo que usted no entendió. Con los controles de precios pasa lo mismo. Si uno pone controles de precios durante un rato largo, al final habrá desabastecimiento (o mercado negro). La economía no tendrá muchas leyes que se cumplan en todas las circunstancias, pero ésa es una de las pocas que sí.

No es porque no me anime que no lo llamo lockout, Escriba, es que no me lo parece. Un paro (paro es más neutral ¿no?) de gente en su mayoría cuentapropistas de tamaño mediano no parece tener mucho que ver con el lockout, al que asocio con Ford no dejando entrar a trabajar a sus obreros.

Mariano dijo...

Ana C.:
Aunque a usted le cueste darse cuenta, la entendí perfectamente.
Yo le puedo tolerar la proyección de que con controles de precios se promueve una falta de incentivos a la inversión que pueden hacer caer los niveles de producción generando desabastecimiento (es más complejo en realidad, pero lo expongo así por cuestiones de espacio y tiempo).
Lo que no le puedo aceptar bajo ningún punto de vista es que el escenario actual sea ese.
Hay un reclamo sectorial (de productores de soja), sector que no ha dejado de invertir a pesar de los controles de precios (podemos decir que las retenciones son controles de precios, aunque son mucho más que eso), que impide el abastecimiento de la CABA por la fuerza, afectando a productores incluso de menor envergadura a la de los involucrados en la protesta, con planteos decimonónicos del estilo "campo pobre vs. Ciudad opulenta".
La diferencia entre una y otra situación es enorme y no resiste análisis.

Andrés el Viejo dijo...

Ana: no voy a ponerme ni pretendo que usted se ponga a buscar posts viejos y comentarios apolillados, pero le aseguro que no estoy siempre en desacuerdo con usted. En este caso, sí.
Si usted entiende por lock out exclusivamente a no dejar entrar a trabajar a los obreros, se entiende que no llame así al actual. Porque no sólo no impiden trabajar a sus peones, sino que los hacen trabajar. El "paro", para usar su terminología, es de tranqueras afuera, pero adentro se sigue trabajando.
Como es una paralización de los negocios operada por empresarios y a falta de una palabra más exacta, yo entiendo que lock out le cuadra mejor que paro o huelga.
No sé en qué se basa usted para decir que este gobierno es antidemocrático. Por mucho que haga memoria, no recuerdo ningún gobierno anterior que fuera más democrático, en el sentido de amplias libertades. No se le escapará que casi toda la prensa comercial es opositora y en buena parte de ella opositora rabiosa; no ha habido un solo caso de publicación clausurada o de edición secuestrada o de periodista perseguido.
Distintos sectores hacen a diario manifestaciones de distinto tenor de oposición sin sufrir molestia alguna. Incluso los empresarios agropecuarios que pretenden (y lo están consiguiendo) dejar al país sin alimentos, hace dos semanas que ocupan las rutas, amenazan, agreden físicamente y causaron ya por lo menos una muerte, sin que el peso de la ley caiga sobre ellos.
El martes y miércoles por la noche, algunos pequeños grupos intentaron montar una caceroleada paqueta en Plaza de Mayo (ya lo habían hecho y lo siguiern haciendo en otros puntos sin interferencia ninguna). Otros ciudadanos, con igual derecho, se apersonaron en ese lugar público para contramanifestar. Hubo roces entre ambos grupos. Si usted considera que eso es antidemocrático, por el solo hecho de que uno de los bandos es oficialista, me temo que no encontrará en la historia muchos regímenes que pasen tan exigente prueba.
Observo, no necesariamente en usted, una obsesiva búsqueda con microscopio de rasgos no democráticos en algunos gobiernos y hacer la lista de los mismos me parece interesante: Chávez, Correa, Morales, Kirchner. ¿No hay otros rasgos en común que explican tan severa exigencia?
Hasta donde yo sé, como consumidor que está en contacto con otros consumidores, no hubo faltantes de alimentos de importancia hasta el lock out agrario. Usted puede, desde luego, abominar de la política económica actual. Puede decir, como tantos, que nos llevará a la falta de alimentos de aquí a x, y o z años. Pero decir que ha provocado falta de alimentos, lo siento, pero no es así.

Anónimo dijo...

No parece tener mucho sentido refutar a ana c. ya que esta persona parece disponer de un tiempo infinito para la interminable letanía de goriladas con que invade todos los blogs del campo nacional.

No me parece que ninguna demostración de sus errores y mala fé sirvan para frenar su incontinencia expositiva.

Sólo cabe invitarla a dirigirla a los blogs de La Nación, Perfil, Oppenheimer o Lanata donde tal vez sean apreciados.

Politico Aficionado

Ana C. dijo...

Andrês, sobre el lock-out, se la sigo en lo de Olivera.

El problema en ese país es que las cosas no pasan por el Congreso. La política económica la deciden entre cuatro. ¿A usted le parece democrático eso?

No hay acuerdo entre los sectores, no hay construcción de consensos, no hay nada. Se decide cualquier cosa y ya está.

Y encima me tengo que aguantar que venga un pavote y me trate de gorila. Lo único que saben decir cuando uno piensa distinto.

escriba dijo...

Estoy de acuerdo con Ana en esta. La descalificación gratis no me parece.
Saludos

Andrés el Viejo dijo...

Ana: obviamente, yo no fui ese pavote y me parece muy desubicado lo de gorila.
Yo no creo que usted sea gorila, para no escudarme en la indefinición. Pero sí creo que usted tiene una legítima aspiración a un funcionamiento económico y político del tipo de algunos países europeos. Y, más allá de lo que yo opine de esos países, no hay duda de que en ellos se vive mejor que en el nuestro.
Pero resulta que no estamos en Europa. Y esto no lo digo en el sentido de un determinismo geográfico o racial, sino que el desarrollo del capitalismo ha producido países centrales y periféricos. Nosotros estamos en la segunda categoría y eso invalida la aplicación de aquellos interesantes modelos. No porque nos gusten menos, sino porque resultan inaplicables. Lo más cerca que se estuvo de una voluntarista construcción de ese tipo fue en Uruguay (tarea facilitada por sus particularidades), y mire lo que resultó.
Discùlpeme, pero su respuesta a Mariano no me parece especialmente feliz. Usted mentó al desabastecimiento y su relación filial con las políticas de control de precios en un momento en que hay un desabastecimiento (real, no previsión científica) que tiene un origen muy distinto. No puede enojarse si le responden sobre la realidad y no sobre previsiones, cuya certeza es otra discusión.

Ana C. dijo...

Andrés, sí, es cierto lo que usted dice, yo quiero que Argentina sea como Dinamarca.

Para mí, Argentina es la Dinamarca que no pudo ser. Y mire que venía con más envión ¿eh? y hasta con más talento innato. En fin, cada uno con sus sueños.

¿Usted no sueña con una Argentina mejor? ¿También se conforma con lo que hay?

En cuanto a lo del desabastecimiento. ¿A usted no le parece que el control de precios, como un elemento del conjunto de políticas microeconómicas que el gobierno aplicó en el sector alimentario, en el que también están las retenciones y las prohibiciones a exportar, crean un marco de desincentivos a la producción que terminan en el desabastecimiento? Imagínese el paro del campo como una reacción muy fuerte, y quizás exagerada, a una serie de mecanismos muy mal diseñados.

El problema es que los mecanismos mal diseñados están diseminados por toda la economía argentina. Los podremos negar, intentar esconder, pero están ahí. Son como minas que van a empezar a estallar por todos lados porque el gobierno no hace nada para desactivarlas.

El día que yo vea una mina desactivada, le aviso que soy la primera en aplaudirlo.

Andrés el Viejo dijo...

Ana:
No, sinceramente le digo que no creo que los controles de precios, impuestos a determinados sectores y subsidios que promocionen a otros o al consumo popular tengan qeu llevar necesariamente al desabastecimiento.
Ahora, con la misma sinceridad, usted tiene toda la razón y un poco más en que las formas en que se viene haciendo son calamitosas. Desde problemas de concepción (¿por qué tirar plata en subsidios a empresarios del trasnporte en lugar de gastarla en la gestión estatal centralizada y racional, como la RATP francesa?) hasta problemas de aplicación que llamar deficiente es poco.
En parte, atribuyo esa aplicación a un aparato estatal que a sus crónicos problemas anteriores suma la destrucción sistemática de equipos técnicos durante la fiebre privatizadora. Si el gobierno tuviera una firme voluntad de reparar ese aparato estatal, le llevaría años. Pero, además, la muestra en medida demasiado modesta.
No creo que la Argentina haya tenido nunca el impulso para ser Dinamarca. Entiendo que las maravillas que se cantan del período 1880-1930 o, según otros autores, 1860-1943, son entre ilusorias y exageradas. Pero esa es otra historia.
El problema no es si uno quiere que el país sea mejor o no lo quiere. Yo puedo ser tan utópico como el que más (si le contara...). Pero he aprendido que las utopías se realizan si se consideran las condiciones reales y se actúa sobre ellas, tomando en cuenta el horizonte de posibilidades que establecen.
Porque si de lo que se trata es de soñar, le juro que Dinamarca no me alcanza, ni siquiera si me pongo a fantasear con un Valhala lleno de bellas valquirias.