domingo, marzo 30, 2008

¿El último de los medidores?

Que no se confundan en el Gobierno. Si cae el ministro de Economía, Martín Lousteau, por imponer retenciones a un sector exportador con renta extraordinaria, en el marco de un lock out patronal con cortes de rutas nacionales -que se traduce en los hechos en empresarios ejerciendo un poder de policía ilegal, revisando camiones y determinando qué vehículo pasa y cuál no- estamos todos jodidos.
Ricardo López Murphy fue el último ministro ortodoxo. Planteó un ajuste impresionante en medio de la más prolongada recesión de la historia reciente argentina y cayó en medio de protestas de distintos sectores políticos y sociales. Luego vino el interregno de Cavallo. Y no hubo más lugar para ese tipo de políticas de-derecha-sin-vueltas.
Lousteau, el "compañero" de la London School of Economics (si llegamos a poner a uno de la New School nos prenden fuego...) corre el riesgo de ser el reverso de la misma moneda. Porque cuando en un futuro nebuloso (no digo el de la "patria liberada", pero...), algún nuevo ministro quiera ir un poco más allá ¿qué pasará?

Para una justificación teórica de las retenciones, lea a
Axel Kicillof (me entero vía Martín).

Autor de la foto.

24 comentarios:

Britney Spears dijo...

che paren un poco!,estan siendo mas kirchneristas que kirchner,si hasta el señor de Puerto Madero no quiere esta suba de retenciones...

Anónimo dijo...

lo que aun no quieren creer los pinguinos como el Escriba, es que estamos jodidos con Lousteau o sin el. Pensar que el flaquito este tiene alguna responsabilidad en la economia, es lo mismo que creer en el repentino ataque de setentismo que ha embargado al matrimonio que reina en el Calafate. El capitalismo de estado que pretende el matrimonio es funcional si es que existe una caja de donde sacar recursos para comprar opositores y rebeldes, si no tienen con que comprar no hay politica. La falla de origen de los K, es que no saben hacer politica o no les interesa hacer politica, cuando algo se les va de las manos, mandan la patota, cuando alguien se opone, lo compran. Lo terrible es que a cuatro meses de asumir su segundo turno, ya el recurso del garrote esta proximo y si no pasan las retenciones se quedan sin caja, chau verso de la redistribucion, chau transversalidad, chau proyecto popular. Dentro de algunos años, cuando decante esta epoca, los que van el martes a la plaza negaran su presencia o se haran los boludos.Claro que debemos contar aqui a aquellos que estan cobrando sueldos del estado, aquellos que si se borran la pasaran mal, aquellos que ya estan agarrados de las bolas a pesar de sus dudas. ¿Conoce alguno, ud., Escriba?

Anónimo dijo...

Lo primero es lo primero, primero devolvemos lo que es del estado
devolvamos los 500 millones y sus intereses,
después seguimos hablando de la distribución,
grande este artículo aclarando en manos de quiene s está la distribución

""......... La única razón por la cual empecinarse en la lectura de esta nota tediosa es que tenga Ud. algún interés por saber qué pasó con los fondos de Santa Cruz. Es una historia de 500 millones de dólares, una cifra similar a la que cobran, por año, todos los beneficiarios del Plan Jefes de Hogar en la Argentina. O de 1.000 millones, el equivalente a 1.600.000 salarios promedio en blanco. Bastante dinero, ¿no? Bueno, muy pocas personas saben,
exactamente, qué pasó con él.

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS
En 1993 el entonces gobernador Néstor K cobró 535 millones de dólares en concepto de regalías petroleras mal liquidadas por la Nación: 320 millones en bonos y acciones de YPF y el resto en efectivo. Por consejo de Domingo Cavallo, K depositó el dinero en un banco de inversiones de Nueva York, el Dean Witter Reynolds, que se fusionaría más tarde con el Morgan Stanley. Casi todo el dinero estuvo, hasta 2001, depositado en efectivo y, a estar de los intereses de la época, podría haber generado dos tipos de rendimientos:

–“Money market”: cuando está en cash y sin moverse, entre el 1,25 y el 1,75 anual.

–Plazo fijo: a tres años, por ejemplo, rendía entonces entre
el 6 y el 7% anual.

La única referencia concreta al devenir del dinero durante ese
período puede encontrarse en los presupuestos aprobados por la Legislatura provincial entre 1995 y 2002, cuando señala año a año
los recursos provenientes de activos de la provincia en el exterior.
Lo de “referencia concreta” es, en verdad, una metáfora: los legisladores levantaron la mano frente al monto total de los ingresos sin preguntar jamás qué se hizo con él. Así las cosas, se sabe que:

-1995: (Ley 2.414) entraron 62 millones.
- 1996: (Ley 2.455) 102 millones.
- 1997: (Ley 2.478) 62 millones.
- 1998: (Ley 2.516) 65 millones.
- 1999: (Ley 2.518) 38,4 millones.
- 2000: (Ley 2.540) 145 millones.
- 2001: (Ley 2.564) 175 millones.

Para decirlo de otro modo: entre 1995 y 2001, mediante leyes del prespuesto provincial, se habilitó el ingreso de u$s649.479.591 millones. Aquellos ocho misteriosos años, sin embargo, vieron pasar mucho más dinero: de los 535 millones iniciales, Kirchner invirtió en acciones de YPF 290 millones, comprándolas a 19 dólares cada una. En 1999 las vendió a u$s44,78 y ganó 670 millones de dólares. La suma del remanente de los 535 millones iniciales (245) más la ganancia posventa (670) asciende a u$s915 millones.

La tasa libor (por London Interbank Offered Rate) superó en aquellos años el 6% anual. Si, para calcular los intereses, se aplica esta tasa interbancaria a un promedio del 4%, se llega durante nueve años a 329.400.000 dólares, lo que sumado a los 915 millones resulta en u$s1.244.400.000 (mil doscientos cuarenta y cuatro millones cuatrocientos mil dólares). Una de las cuentas posibles, hecha por el ex senador radical Carlos Prades, agrega los intereses de aquellos años anteriores a la compra de acciones de YPF, lo que suma rendimientos por 58.800.000 dólares y eleva la suma a un total de 1.548.200.000 dólares (mil quinientos cuarenta y ocho millones doscientos mil dólares). La cifra aportada por Prades no es muy distinta de la que surge de un excelente informe
publicado por el diario Río Negro hace algunas semanas con la firma de Javier Lojo: “Considerando un conservador índice de mercado –escribe Lojo–, la cifra puede haber llegado a 1.980 millones en un fondo de inversión. Y un hábil operador podría haber hecho trepar esa cifra hasta los u$s3.520 millones”.de Jorge Lanata en el diario
CRÍTICA de la Argentina de hoy 30 de marzo

Manuel

Anónimo dijo...

jiijii,la granja pinguina esta totalmente envalentonada con el supuesto,y tan deseado shock redistributivo,lo triste es que si el gobierno conservador que tenemos llega a ganarle la pulseada al campo no va a saber como salir de tanto idiota util hablando de lucha de clases,de polarizacion,y moviemiento popular,chicos despierten por mas que sueñen,las profecia autocumplida no existen.

José Joe Baxter

Anónimo dijo...

Escriba:

Porqué sigue insistiendo equivocadamente que esto es un lock out patronal?

Saludos,

Rufus

Néstor Sbariggi dijo...

De acuerdo Escriba. Esa es la pelea. Quieren volver los nostàlgicos del siglo XIX.

Saludos

Juanedu dijo...

Es así nomás: si se lo llevan puesto al joven rulos al viento, va a quedar poco espacio para la idea que el estado democrático puede intervenir en el proceso de distribución de la riqueza.

Salu2

Anónimo dijo...

Pregunto, si la idea de todo fue de Rulo Lusteau, me pueden explicar por qué en el intermedio llamaban a Nestor por celular. Seamos serios, esto lo decidió el Lupo.

Predicad0r ∞(...)∞ dijo...

"...no va a saber como salir de tanto idiota util hablando de lucha de clases,de polarizacion,y moviemiento popular,chicos despierten por mas que sueñen,las profecia autocumplida no existen. Jose Joe Baxter"

Lo notable es la desproporcionada reacciòn que hay frente a una medida con posibilidades concretas muy pequeñas en relaciòn a eso que enuncias.

Lo deja a uno pensando en los diferentes lìmites que se plantaron hace 32 años.

escriba dijo...

Britney: Vuelva a rehabilitación, que la queremos cantando.
Anónimo: "estamos jodidos con Lousteau o sin el" puede ser.
Manuel: A cada uno le importa lo que le importa. A mí me importa lo que ahora le importa a la mayoría de los argentinos, cómo va a ser su vida, qué va a hacer el Estado de ahora en más, si un sector va a poder imponerse sobre otros y si vamos a tener todos para comer.
Joe: Enséñeme que quiero aprender
Rufus: Ya hablamos de esto. Yo dí argumentos. Si creés en algo como en una religión, ok. Argumentá por favor.
Anónimo: puede ser, no lo sé.

Anónimo dijo...

si dejan de ser garcas vamos a tener para comer , como dijo Perón esta es la reserva natural del mundo pero hay que dejar de mentir , de garcar, como la boyoxoligarca que
garca al comprar barato en Calafate porque arregla con el intendente que ella puso, garca cuando hace ostentación y le regala el Minicooper a la nena para que juegue en Olivos, garca cuando vacía las palabras "derechos humanos" porque se cagó en ellos sin cumplir el juramento de la facultad y no defendió a uno solo en La Plata en los 70 y los pobres de ahora son más pobres que nunca,garcandolos en los derechos humanos,el segundo y tercer cordón de la provincia de Buenos Aires es un campo de concentración con miles de niños y jovenes muertos en vida, garca cuando mide la puta inflación con datos falsos del INDEC falso, garca cuando le da subsidios solo a los más grandes, garca cuando no termina de explicar donde carajo están los 500 millones y sus intereses, garca cuando tuvo meses y meses en vilo a los maestros santacruceños, nos garca cuando le da la guita de las retenciones a un trenbala para ricos cuando esa misma guita serviría para habilitar rieles para millones, no es solo garca, es, la garca amiga del Varizat4x4 que atropella maestros, la garca que no le pide retenciones al juego sino que amplia por 50 años sus conceciones y le duplica sus maquinitasd , lo potencia y son sus socios, la garca que dice que SKANska "fue entre privados" y ahora y siempre supimos que los fideicomisos eran para el afano, la garca que no explica que carajo hizo la chorra Micelli, esa garca me la voy a bancar hasta que termine su mandato porque respeto la democracia y a esta garca que apoyó a Menem en lo fundamental está en youtube, pero a ella y a todos los ñoquis que le dan letra por monedas merecen mi desprecio y alimentan la ilusión de que estas putas palabras sirvan para sus conceptuales meditaciones.

Anita

Anónimo dijo...

anita:coincido totalmente con tu comentario,ojala gente como vos tuviera sus tambien sus blogs,pareciera que sontodos K.

Anónimo dijo...

Es interesante ver como cierta gente que saca a pasear su fundamentalismo anti-kirchnerismo, no advierte o no quiere advertir que mientras tanto un sector de la población (con razones atendibles para protestar pero no más atendibles que las razones de muchos otros sectores de nuestra sociedad) cometió y viene cometiendo - con impunidad y desparpajo - un acto ilegítimo y deleznable en contra del resto de la población.
El desabastecimiento es una canallada (y un delito) que se ejerce contra los ciudadanos comunes, contra otros productores agrícolas y, ya que estamos, contra las leyes de cualquier país medianamente civilizado - Y éste lo es porque si acá gobernara el "fascismo" como dicen (sabiendo que mienten) más de uno estaría viendo crecer las flores desde abajo y otros debajo de la catrera. El fascismo de verdad no es muy contemplativo (¿lo era Camps? - deben saberlo, era su empleado)
Para hacer daño impune son muy machos, para insultar a lo pavote unos maestros, pero para defenderse de una piña de D'elía - una piña - mejor rajar a pedirle asilo político a las cámaras de TN.
Buena gente, como la Cristina usa Rolex está bien dejar sin leche a los críos; como "no les gusta" este gobierno está bien cacarear "democracia" - como la carrió - pero sin siquiera reconocer que perdió, que no convenciò y que pretende que no se note que si alguien incumpliò "contratos morales" es precisamente ella; de LoVuolo a Prat Gay hay una "moral" económica incompatible, ¿o no?
El gobierno K puede ser el peor de la historia pero hasta que no se demuestre lo contrario es el único legítimamente electo por el voto ciudadano y empezando por los canallas de la ruta, el que esté libre de culpas o resista un archovo; bueno, ése puede tirar la primera piedra.
En el mientras tanto, respeten las leyes - las de la democracia y las de la convivencia entre compatriotas. Tampoco vendrìa mal que algùn "chacarero" entendiera de una buena vez que "opa útil" no rima con "productor", con "productor chico" menos que menos.

ram

Anónimo dijo...

Escriba:

Cuando le dejé mi comentario, Ud. no me había contestado todavía (fíjese la hora). No se me enoje, por favor. Aunque discrepe con Ud., todos mis comentarios son hechos con el mayor de los respetos y con el ánimo de aportar una visión distinta.

Yo no pretendo reinventar el idioma, sino que se lo utilice correctamente. La expresión "lock out patronal" presupone la existencia de una relación laboral, de empleador y empleados. Presupone que el empleador suspenda sus actividades e impida laburar a sus empleados. Ud. mismo me dice: “los trabajadores hacen huelgas, los empleadores, lockout”.

Para mí, usar esa expresión para el caso de los chacareros (que tienen un negocio personal / familiar) es incorrecto. No explica la situación de la mayoría de los sujetos involucrados en la medida de fuerza, que trabajan en forma independiente y hacen que este problema sea mucho más complejo.

Si el gobierno estableciera un arancel para el ejercicio de la abogacía y todos los abogados del país hicieran paro, Ud. se podría referir a esa situación como “lock out patronal”? Yo creo que no. Habría, por supuesto, grandes estudios jurídicos con muchos empleados, pero también miles de abogados que laburan por su cuenta en forma independiente. A unos se les podría aplicar la expresión “lock out”, pero a la mayoría no.

Respecto de mi comentario sobre Moyano, el que le pide argumentos soy yo. Le dije: “otra simplificación es decir que Moyano representa trabajadores. Formalmente, es indiscutible. Pero no puede desconocer que Moyano representa intereses que van más allá del de los trabajadores afiliados a su sindicato”. Y Ud. me responde: “los intereses que representa Moyano están bastante cerca de los trabajadores (por ejemplo, camioneros), creo”. Me contesta lo mismo que le dije…

Moyano es un mafioso que, además de defender formalmente los intereses de los trabajadores afiliados a su sindicato, defiende sus intereses personales. A eso me refería con mi comentario. O Ud. cree que Moyano no apaña a personajes como Madonna Quiroz? O Ud. cree que el crimen de Abel Berioz es un “simple episodio de inseguridad” (Moyano dixit)?

Yo no sostengo mis ideas como si fueran dogmas religiosos. Creo en el debate y en la discusión con argumentos. Para eso me tomo el trabajo de comentar sus posteos.

Le dejo una frase que le puede llegar a gustar: “ofenderse de la contradicción, es ofenderse de que exista otra opinión que la nuestra: pretensión absurda de un despotismo vergonzoso. Es probarse radicalmente incapaz de libertad”.

Saludos,

Rufus

Primo Louis dijo...

A ver, despejemos un poco el panorama. De que estamos hablando? Me parece que el post del Escriba es claro: se está definiendo la capacidad de un gobierno para enfrentar nucleos de poder. Bueno o malo, justificado o no. Nucleos de poder en el sentido más político y menos negativo del término.

Independientemente de cuán simpático le caiga a uno este gobierno hay una traslación que yo no puedo dejar de hacer. Hubo elecciones hace seis meses, la legitimidad de origen está fresquita fresquita. Entonces se trata de la capacidad de la sociedad, o de la mayoría, por imponer sus condiciones a grupos minoritarios pero con gran poder. Aclaro a que me refiero: "minoritarios" porque representan sus intereses particulares y no los de la mayoria de la población (no dicen "bajen todos los impuestos" dicen "bajen las retenciones" que no las pagan todos) "con gran poder" porque pueden imponer su voluntad más allá de que otro se resista, yendo a la definición Weberiana, y los cortes lo demuestran. No estoy siendo peyorativo.

En este sentido, a mi me parece que este es un punto de inflexión y es algo que el Escriba señaló ya: es la primera vez desde la democracia que un gobierno se pone de punta contra un grupo de poder.

Que hay cuestiones legitimas en las protestas, ok.

Que hay actores pequeños que asumen que estos intereses particulares son intereses de la mayoría y hay sectores de la población que se sienten interpelados, ok. Eso demuestra que es un fenómeno de naturaleza política (valga la redundancia) y no económica.

Pero que no les quepa ninguna duda: lo que está en juego es la capacidad misma del Estado de redistribuir. No digo que necesariamente lo esté haciendo hoy o que lo vaya a hacer mañana si sale airoso, sino la posibilidad en sí misma. Si el gobierno no sale bien parado de ésta, su capacidad de imponerse a grupos de poder queda marcada para toda la cosecha. Será la "Semana Santa" de Cristina. Y para mi en esa si perdemos todos.
Saludos!

Anónimo dijo...

Primo Louis:

Coincido en parte con Ud. Pero creo que lo que está juego no es la capacidad misma del Estado de redistribuir, sino sus límites (no olvide que antes de este kilombo las retenciones eran del 35%).

Mas allá de la indiscutible legitimidad de origen de este gobierno (jurídicamente da igual si está fresca o no), no escapará a su atención que todo gobierno tiene límites. Por eso, en nuestra Constitución figuran primero los derechos y garantías y después la estructura jurídica del gobierno federal.

Yo creo que el grupo de poder enfrentado con el gobierno no es homogéneo. Eso es lo que estoy tratando de llamar la atención del Escriba.

Saludos,

Rufus

Primo Louis dijo...

¿Los limites al redistribuir, Rufus? sin duda, estas diciendo lo mismo que yo pero al revés. Según vos no se trata "de la capacidad de redistribuir del Estado" lo que está en juego sino sus límites: ¿será ante quién debe detenerse? ¿a quién no puede afectar para redistribuir? si claro, es eso mismo. usted lo ha dicho.

Por el otro lado, este es un conflicto político y no económico ni jurídico (mucho menos jurídico). No se trata de "si lo asiste el derecho" Al Estado para cobrar un impuesto alto, sino cuál es su capacidad política para ser quién define que es un derecho y cuanto tiene que aportar cada actor. no existe una respuesta "jurídica" a como debe ser repartida "la torta", por el contrario está consagrada al juego político, estrictamente al juego político.

Se trata, en definitiva, de quién pone las reglas de juego.

Saludos!

Primo Louis dijo...

y tiene, razón, no es homogéneo. Esa es la clave para desactivarlo.

Anónimo dijo...

Es interesante la idea de la distribución que tiene el progresismo urbano: tendrán la misma posición con los mismos argumentos que se esgrimen ahora cuando discutamos la validez de un "impuesto al graduado universitario" como sobretasa de impuesto a las ganacias? Todos estos progres son hijos de la universidad, uqe es tan pública, laica y gratuita como desfinanciada. Sin embargo, sus graduados facturan, y en algunos casos tanto como el campo, gracias a esa gratuidad. Y estos graduados no son capaces de devolver nada, en nombre del "propio esfuerzo" y el "mérito" (cuando no de la reaccionaria alusión al "talento").
Aquí también hay un argumento de distribución diferencial de cargas y beneficios: ¿por qué la universidad tiene que estar financiada por gente que jamás accederá a la universidad y que sin embargo la financia con el IVA de sus magras compras?

Tiene que reconocerme, Escriba, que la idea de "primero lo primero" (para discutir cómo distribuir y con qué calidad, primero hay que gravar a los privilegiados), es algo así como la versión progre de "la teoría del derrame" (para distribuir, primero hay uqe acumular). Mientras no se entienda que la distribución es inherente tanto a la acumulación como a la capacidad de institucionalizar mecanismos con transparencia, accesibilidad y rendición de cuentas, estamos en el mismo juego de suma cero de los conflictos de intereses planteados al estilo del "duelo criollo" y sin más base que la "omertá".
Saludos
Javier

Ana C. dijo...

No sé si Lousteau es el reverso de la medalla, hay que reconocer que aumentar las retenciones no es ninguna medida revolucionaria y, mucho menos, una medida de fondo. La verdad es que esperaba mucho más de él.

El Axel ése, bastante deshonesto intelectualmente. Ese análisis está más basado en juicios de valor que en la "economía científica", como él la llama.

Impresionante la tocaya, ¡qué discurso más potente!

Lo del lockout parece que es la línea editorial de P/12.

Anónimo dijo...

Primo Louis:

Con el uso del término "límites", no quiero decir que el gobierno federal tenga que detenerse ante ALGUIEN (un grupo de poder, por ejemplo). Lo que quiero decir es que, antes de este kilombo, ya había habido un ejercicio de la capacidad de redistribuir del gobierno federal (la fijación de retenciones al 35%), y con esas retenciones nadie cortaba las rutas.

En este conflicto no está en juego la capacidad MISMA del gobierno federal para redistribuir. Continuando con su analogía, no está en discusión si el gobierno puede decidir si se reparte la "torta" o no. Lo que sí está en juego es de qué porción de la "torta" puede disponer el gobierno federal para redistribuir. A eso le llamo un "límite". O Ud. piensa que el gobierno federal puede decidir qué hacer con TODA la torta?

Coincido en que, en su raíz, el conflicto es político. Pero no comparto que la cuestión no tiene aristas jurídicas. Las tiene y muchas (confiscatoriedad o no del tributo, constitucionalidad o no de la Resolución 125 por violación o no del principio de legalidad, cuestiones relacionadas con el federalismo, etc). No lo voy a aburrir con esa discusión. Lo invito, de todas formas, a que se de una vuelta por el blog de Gustavo Arballo que hay una discusión interesante.

Saludos,

Rufus

Rodrigo dijo...

Coincido con Rufus. En todas las democracias existen límites a la capacidad de un Gobierno de redistribuir y eso no es necesariamente preocupante.

Parece natural que un sector tan importante para la economía argentina como el agrícola tenga capacidad de lobby y que negocie "con el cuchillo entre los dientes" sobre todo con un gobierno que hace un culto del "cuchillo entre los dientes."

escriba dijo...

Rufus: Considero que es un lockout patronal porque en el campo hay empleados y además porque se INVIERTE CAPITAL, situación sustancialmente distinta a VENDER FUERZA DE TRABAJO (con perdón de la expresión marxista pero no encontré una mejor a esta hora. En cuanto a Moyano, los sindicatos son más o menos así desde... póngale 60 años y no por eso han dejado de defender los derechos de los trabajadores, pelear por sus ingresos y sostener sus derechos. Fíjese los niveles de salario real pre y post dictadura y fíjese que la mayor cantidad de desaparecidos fueron trabajadores. Si tiene tiempo, lea un librito que se llama Resistencia e Integración, de un inglés que se preguntó para su tesis de doctorado algo así como "¿cómo puede ser que estos mafiosos sean sindicalistas que dicen defender los derechos de los trabajadores?". Respuesta: sí, son mafiosos, pero también defienden los intereses de los trabajadores, todo junto. Mire qué cosa.
Se agradece el tono de su comentario, más que respetuoso e interesante, cosa que no se encuentra muy a menudo en estos días.
Javier: ¿Y quién le dijo que yo no estoy a favor de rediscutir qué pasa con la universidad pública y sus graduados? No lance epítetos, pregunte qué pienso. Creo que quienes salen de la universidad pública, en muchos casos le deben mucho a la sociedad. Y si no, veamos el estacionamiento de la Facultad de Derecho.
Ana: no para de perder la línea usted "el Axel ese" no es algo que espero de alguien como usted. Si las retenciones no son nada revolucionarias ¿por qué tenemos una especie de contra-revolución entonces? Me pregunto nomás. Sobre el discurso de su tocaya, no es "potente" la palabra que elegiría, ahora me dedico un poco a ella.
Rodrigo: No entendí bien.
Anita: No recuerdo haber leído comentarios suyos de ese tenor al menos en este humilde blog. ¿Ahora le parece que lo central es plantear esa pseudo zurdez? Me hace acordar a los amigos trotskistas que salieron en los últimos días a protestar a favor del agro. Igual debo reconocer que su frase "esa garca me la voy a bancar hasta que termine su mandato porque respeto la democracia" al lado de lo que se lee por estos días es para el Nobel de la Paz.
Saludos

Ana C. dijo...

Escriba, en el mundo hay sindicatos de todo tipo. Los argentinos son especialmente poco solidarios con los excluidos.

Usar la palabra lockout es tendencioso, no reconoce lo que dijo Rufus sobre la enorme variación que hay en las relaciones de propiedad en el campo. Será lockout el día que se confirme que a los peones del campo no se les permite trabajar, hacen barricadas a la entrada de los campos para poder hacerlo y no están cobrando su sueldo. Si hay infomación al respecto, bueno sería saberlo. Juro que a partir de ese momento, acepto que se llame lockout.

En cuanto a lo del "Axel ése", qué le voy a hacer. Para mí es un desconocido y semejante deshonestidad intelectual me hace perderle el respeto.

Las retenciones no son un impuesto revolucionario, son un impuesto decimonónico que se cobra en los países poco desarrollados, donde la producción primaria tiene mucho peso. La razón es que es un impuesto que no requiere demasiado esfuerzo administrativo, fácil de cobrar. Lo revolucionario sería intentar hacer algo moderno con el sistema tributario.

Para entenderlo a Rodrigo es necesario leer un poco de la historia tributaria de Suecia y también a Gary Becker.