martes, noviembre 25, 2008

Ratas full time que no miden

José Luis Machinea, el tipo que decidió ajustar en medio de la recesión más grande de la historia moderna argentina (¿cómo es lo de las políticas anticíclicas, queridos economistas?), ahora da cátedra desde la CEPAL. 
Da una manito a la corrida y a la consuiguiente depreciación de los salarios diciendo que el Banco Central "no va a poder navegar siempre contar la corriente" (otra vez me pregunto, los que fueron miembros del equipo de Alfonsín y denunciaron "golpe de mercado" ¿sufren síndrome de Estocolomo, doctor?).
Y dice que la ley de reforma jubilatoria, votada con más consenso de los últimos tiempos en el Congreso, por los representantes del pueblo y de las provincias fue "una confiscación". Mucho champán en los hoteles cinco estrellas del continente, me parece. 
La nota, en El Cronista de hoy.

7 comentarios:

Primo Louis dijo...

Estará queriendo entrar por la ventana a la Alianza 2.0?

lucho dijo...

Es increíble que los medios les sigan dando espacio a estos fracasados. Como a Lopez Murphy, Cavallo y un largo etcétera que con su inoperancia contribuyeron al estallido de 2001. Lo mismo pasa cuando invitan a Aldo Rico o a Patti a hablar de seguridad. Qué mierda puede saber un represor de seguridad???
Digo yo, para cuándo la famosa Ley de Radiodifusión? No éramos nacionales y populares?
saludos

Anónimo dijo...

Yo se que es irracional, pero para mi Machinea trae mala suerte.

El tipo tendría que retirarse avergonzado y pedirnos perdón a los argentinos.

El Lurker

Lindahl dijo...

hola, soy economista. gracias por la pregunta. encantado te explico lo de las políticas anticíclicas.

machinea no podía hacer política contracíclica.

obviamente lo mejor hubiera sido poder aumentar el gasto, bajar los impuestos y hacer política monetaria expansiva. pero no se podía. política monetaria no tenías (convertibilidad), y aumentar el déficit no podías porque no te prestaba ni el loro.

entonces, te quedaban 2 opciones. a) salir de la convertibilidad, que ningún gobierno con instinto de supervivencia quería hacer, o b) hacer un ajuste fuerte para que los "mercados" creyeran que la convertibilidad no se caía y argentina no iba al default. si eso pasaba, entonces el efecto "confianza" hubiera moderado el impacto negativo del ajuste fiscal sobre el nivel de actividad.

se optó por la opción b), pero se hizo mal. el ajuste fue lo suficientemente alto para frenar la economía, pero demasiado bajo como para generar confianza. (y ojo, quizás dado que el ajuste necesario era políticamente inviable, hubiera convenido devaluar y chau, pero entre la muerte segura y el bungee-jumping con hilo dental optaron por la segunda opción).

entiendo que las sutilezas pueden resultar complicadas, y por eso celebro que en la blogósfera consultemos cuando no entendemos bien un tema.

saludos,

escriba dijo...

Lindahl: Lo único que falta es que te tenga que consultar a vos antes de hacer un post. Ya sé cuáles eran las opciones de Machinea. También podría haberse quedado en el molde y no haber aceptado ser el ministro del ajuste.
Estaría bueno que tomes en cuenta que lo "políticamente inviable" es aquello que es "imposible" en la realidad, por más que la teoría económica diga lo que diga.
Ahí lo tenés después por ejemplo a Danielito Artana correteando una semana por los pasillos de Hacienda cagado en las patas por un par de puntos de suba del EMBI. Son infradotados (y peligrosos, que es lo peor).
Y sobre las declaraciones actuales de Machinea, me parece que hay que saber cuándo callarse.
Saludos

Andrés el Viejo dijo...

Lindahl: francamente, su mención de "instinto de sobrevivencia" del gobierno de la Alianza califica mejor como chiste de humor negro que como análisis político.
Si ese fuera el instinto de sobrevivencia imperante en el reino animal, ya no habría especies animales sobre la Tierra.

Primo Louis dijo...

Andrés lo dijo mucho mejor que yo. Instinto de supervivencia? Duhalde al menos opera tras las sombras...