viernes, diciembre 01, 2006

¿Y si midiera? (III): ¿Estamos obnubilados?

El diario opositor El Cronista realiza hoy una nota en la que se prevé cómo será la economía del año próximo.
Para eso consultó a las siguientes consultoras: Banco Credicoop, Ecolatina, MVAES Macroeconomía, fundación Capital y Estudio Broda. Y ahí nomás dice:
"Los gurúes del ámbito local vaticinan que la Argentina se encamina a lograr su quinto año consecutivo de crecimiento a tasas aceleradas. Estiman un alza del 7,5% para 2007. De confirmarse, coronaría el mejor quinquenio de la historia argentina. No es poco para un país signado por la inestabilidad y los magros registros de crecimiento a largo plazo. Además, permitirá bajar el desempleo a un dígito, por primera vez en 14 años (desde 1993)".
Todos dicen que la inflación va a rondar el 10, que el dólar va a estar entre 3,16 y 3,21, que los salarios aumentarán entre el 14,5 y el 16 por ciento (este último dato es del Credicoop, que es progre, viste). Y todos los fundamentals para adelante: Superávit fiscal y comercial y las reservas a todo trapo.
La variación del consumo la prevén de entre 6,3 a 7,2.
Ahora, los índices sociales: Para esta gente, el desempleo va a estar entre el 8,2 y el 9.
Y consultado el bueno de Artemio López nos dice que sobre el cierre del año próximo habrá en la Argentina un 27 % de pobres y un 10 % de indigentes.
"Las características del patrón distributivo y el mercado de trabajo hacen que aun en una situación cercana al pleno empleo tengamos un nivel de pobreza superior al 20%", advierte López.
Ahí está la cosa, amigos. ¿Estamos obnuvilados por semejante numeraje? Es interesante pensar en eso porque esta situación -por el lado del crecimiento y la "sanidad" de la economía- es es algo que nunca vimos en nuestra vida y que nuestros padres, ni nuestros abuelos (menos si bajaron de los barcos) vivieron jamás.
Con respecto a la distribución, es claro que ahí hay que machacar, sobre lo que dice Artemio. Todo lo que se pelee por ese lado, vale (Moyano, los piqueteros que hoy acamparon en la plaza para exigir un aguinaldo social, las presiones por aumentos salariales y distribuciones electorales, las discusiones por un cambio del patrón de acumulación y distribución en la Argentina).
Eso sí, si uno, como Lavagna, está de la mitad de la pantalla para la derecha, que no me venga a hablar de pagar la deuda social.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Escriba
Hay dos temas que son esperanzadores.
El argumento “primero crecer para después repartir la torta”, no
lo pueden plantear los opositores. Solo les queda correr al gobierno
por izquierda, validado así la necesidad de la distribución.

La “herramienta” represión para el control social, no puede ser
reclamada por necesidad, sin mostrar la hilacha gorila.
Desde el 2001 se ha gobernado sin utilizarla, a pesar de los ataques
de “legalismo” y de posible debilidad del gobierno para “imponer la
ley”.

Las contras.
El núcleo duro de la pobreza, nos va a llevar mucho tiempo reeducar y
reintegrar como “productores” a ese 20 % de argentinos.
Como decía Zamora tenemos una generación que no sabe lo que es
“marcar tarjeta”.
Por bastante tiempo solo tenemos las herramientas de la Acción Social
Directa a través de planes de reinserción laboral.

La corrupción es otro tema para presionar desde la oposición y desde la
pertenencia para que se corrija.
Con los números que distes es puro vicio y derroche que existan estos temas,
no hay justificación política posible.
Se corre el riesgo, para K, que los cruzados de la moral se lleven un porcentaje
importante de votos propios.

Por ultimo, dentro de los motivos para estar optimistas, se esta creando una
conciencia en oposición y dentro del peronismo que el tema importante de
la próxima presidencia debe ser la integración social y el “derrame” de la
situación económica.

Mas o menos rápido, por subsidios universales o reinserción en el mercado
de trabajo y consumo, esa es la discusión.
Nadie plantea su imposibilidad.
Yo, te soy sincero, no recuerdo una época de mi vida donde se de esta situación.
Un abrazo peruca
manolo

Lord Henry dijo...

Me parece que la cuestión de la redistribución de la riqueza está cada vez más instalado. Hoy lo leí a Lavagna hablando del tema, Macri también lo menciona, Scioli lo dijo la otra noche en TN. Me acuerdo cuando la CTA hacía sus marchas a mediados de los noventa y parecían locos planteando el tema.

Pero de todas maneras, como ya se señaló varias veces en este blog, distribuir la riqueza es sacarle a unos (los que más tienen) para darselo a otro (los que menos tienen). Ahí la veo más jodida.

Saludos

Anónimo dijo...

Lord
Como dicen en el "campo", al chucaro se lo doma metiendo espuela.
Voce me entiende,¿no?
saludos
manolo

G.F. dijo...

Es imprescindible la distribución de la riqueza, pero yo veo una parsimonia y comodidad para reclamarla que da miedo, NO ES UN
FAVOR, ES UN DERECHO!!! Sls. Gonzalo.-

escriba dijo...

Es cierto, es probable que en un contexto de crecimiento el nivel de reclamo sea más "tranquilo" ¿no?

G.F. dijo...

Cuando la lógica indica que debería ser MENOS TRANQUILO, es obvio que cuando se acabe el crecimiento y quieras discutir la distribución de la "pobreza" te van a sacar carpiendo y quien se va a quedar con dos rodajas de pan mirando como el resto que se la llevó en pala la disfruta? adivinó. Sls. Gonzalo.-

il postino dijo...

Che, una pregunta me taladra la cabeza: si crecemos como nunca antes lo hicimos, si todo el mundo corre en nuestra direcci[on, como es que no podemos mejorar los índices de desigualdad? O será que este modelo, esta convertibilidad a tipo de cambio caro tiene como contrapartida necesaria el mantenimiento de un porcentaje necesariamente elevado de la población bajo la línea de pobreza? O será que para sacar a esa gente de la pobreza es necesaria más inversión genuina y menos planes trabajar, más guita puesta en líneas de producción y menos en torres? O será que si un país crece tanto y por tanto tiempo y no recibe esa inversión, seguramente está haciendo algo no del todo bien? O será que el mundo está equivocado y nosotros, una vez más, somos los más vivos de todos? O será que la boludez no se cura de un día para el otro?

escriba dijo...

Las preguntas son buenas y muchas de ellas han sido planteadas en posts anteriores. Claramente este modelo econòmico no cambia el patrón de acumulación -basta ver las ganancias de los grupos económicos-.
Ahora, la pregunta acerca de "si un país crece tanto y por tanto tiempo y no recibe esa inversión, seguramente está haciendo algo no del todo bien" es la que suele zarandear últimamente el establishment y no me divierte. Lo mismo dijeron Broda y Artana el domingo en Clarín.
Ahora, yo me pregunto ¿cuándo van a invertir los muchachos de los grupos? Venimos creciendo al 9 cuatro años seguidos, tenemos el riesgo país más bajo de la historia, la mano de obra más calificada y barata del mundo a precios internacionales (cosa que no me divierte cuando voy al supermercado), la guita para financiamiento externo les llovería si quisieran ¿qué quieren para sacar la billetera? ¿alguna parte en particular de nuestro cuerpo, quizás?
Saludos Postino, nuevamente gracias por participar de una discusión en la que seguramente haya disenso.