lunes, marzo 23, 2009

Vergüenza no es ser gorda ni delirante, vergüenza es no medir

"Por eso estamos con Toti Flores en Gualeguaychú...".
No sé, qué se yo. Una dirigente nacional que cierra así una alocución, como si dijera "y por eso mandamos a MacArthur al Pacífico..." es como para cortarse un dedo. Una ex funcionaria de la dictadura. Un 23 de marzo. Qué se yo. Más bien para llamarse a silencio, sería la cosa. Lo vi en el programa de Morales Solá.
Chau. A dormir.
PD: A todo esto muy bien la Señora sentadita y con todo calmo. Hay un asesor ahí, se vé.

4 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Hay hay Escriba. Un chabón detrás de cámara que le hace señas. Siempre lo hubo

Un abrazo compañero.

Jóvenes Cacharienses dijo...

Lo que hubo era un sopor que mataba!.
Ya le chiflo el moño!.

el grito primal dijo...

No será Marley: es políticamente correcto y habla castellano neutro. Todo eso lo aprendió en USA for latam.

Protervo dijo...

Toti Flores es el piqueteroman que quisieramos para novio de nuestra madre viuda.