martes, marzo 31, 2009

Alfonsín, el poder, el periodismo y medir

Linda la foto de Cobos haciendo proselitismo en el lecho de enfermo de un anciano. Es tremenda la política a veces. Supongo que es tremenda la cima del poder. Leo cosas sobre Kirchner. Me llaman y me cuentan cosas sobre Kirchner. Me hablan de encuestas. Y yo, para ponerle perspectiva, leo mientras tanto un libro de un Joaquín Morales Solá que todavía escribía bien:
  • "La noche del domingo 6 de setiembre de 1987 el Presidente se había acomodado frente a las computadoras instaladas en Olivos para registrar los resultados de la elección. Sobre la medianoche, parecía un boxeador al bordeldel knock-out por los golpes que recibía ininterrumpidamente de esas pantallas. Tumbado en un sillón, aturdido por la sorpresa atinó a exclamar casi en un grito: '¡La Argentina entera votó contra mí!".
  • "Sólo algunos detalles aislados han trascendido de esas horas en que el Presidente llegó a hacer las valijas dispuesto a abandonar su cargo dos años antes del fin del mandato, sumido en un pozo depresivo que nunca remontó del todo. Se sabe hoy que Alfonsín planteó de inmediato su renuncia ante todoel gabinete".
  • "El plan consistía en arrastrar también en la renuncia a Víctor Martínez, el vicepresidente, un hombre gris y presuntuoso que competía inútilmente con la fama y las atribuciones del Presidente".
  • "Lo que Alfonśin pretendía era renunciar juntamente con Martínez, para que se convocara a elecciones persidenciales y de delegados constituyentes en seis meses (...). Alfonsín contaba que el radicalismo ganaría esa elección. Se elegiría entonces un nuevo presidente radical y delegados constituyentes quienes reformarían la Constitucińo para crear un gobierno parlamentario con la figura de un primer ministro, jefe efectio del gobierno, cargo que obviamente Alfonsín ambicionaba para él".
  • "Este grupo acompañaba al Presidente en sus comidas o en los días vacíos de los fines de semana. Alfonsín se aburre en las reuniones familiares, detesta cualquier diálogo que no incluya la política como tema central o que excluya el debate teórico sobre las luchas ideológicas y la historia d eesas cruzadas. Con ese estilo de llevarse a Olivos interlocutores para las noches y comensales para sábados y domingos, agobió a sus colaboradores y agotó la paciencia de sus mujeres. El grupo estaba formado opr Enrique Nosiglia, Marcelo Stubrin, César Jaroslavsky, Leopoldo Moreau y Carlos Becerra".
  • "Nosotros somos los más perfectos chupamedias del Presidente" (Nosiglia).
  • (La Coordinadora). En menos de cuatro años, estos jóvenes abían pasado de la militancia en los claustros universitarios al control casi absoluto de la estructura del partido gobernante y del propio gobierno. Habían dejado de soñar con la revolución para adscribir, sin demasiada experiencia, a la teoría de que lo posible está siempre en la derecha política. La acusación de izquierdistas que les hicieron es ciertamente falsa. Habían aprendido muy rápido los beneficios de la inconsecuencia".
Es muy interseante este libro. Siempre lo quería leer. Lo adquirí por tres pesitos, a tono con la crisis.

7 comentarios:

Faco dijo...

Durísimo, esto no le hace bien a la democracia justo en estas fechas. Un abrazo.

manolo dijo...

Escriba
¿Solo pesa 350 gramos?, que tristeza; yo pensaba que la producción teorica del Alfonsinismo realmente existente, era comparable con lo que se publico del Menemismo.
Pero este le lleva varios kilos de ventaja.
Un abrazo

Anónimo dijo...

El año pasado compré uno de un muy joven Majul sobre la caída de Alfonsín (sobre el proceso hiperinflacionario)

Después me fijo el nombre, será del año 90.


Hace unos meses escribí un artículo en artepolítica sobre ¿Qué avenida, calle, puente, autopista, estación de subte, parque o plaza deberíamos darle a Alfonsín cuando muera?

Me lo borraron por morboso.

Igual, votó por la Avenida Río de Janeiro. Ni muy importante ni poco importante. Y no tiene nombre de tipo. Sería como cuando le pusieron Balbín a Avenida del Tejar.

El Lurker

Anónimo dijo...

Fe de errata. R de Janeiro noe s avenida.

El Lurker

Martín LatinoameriKano dijo...

Lurker, yo voto por cualquier calle y/o avenida que lleve el nombre de Julio A. Roca o Bernardino Rivadavia, es un insulto que todavía existan.

Escriba, le admiro el coraje. Yo no soporto leer un artículo, ni ver el programa y ud. se manda un libro...

Ciriaco Cuitiño dijo...

El libro de Joaquinito está bastante bueno, lo que pasa es que el tipo se fue aputazando con los años, y es ilegible ahora.

Esperemos que no estire la pata antes del 28/6, porque en ese caso el velorio del prócer va a ser un meeting opositor que reíte de Corpus Christi!

Mariano T. dijo...

La avda Rivadavia en la capital no estaría mal.