miércoles, julio 29, 2009

Después no digan que no medí

Me comentaron que el Estado argentino (nada de la farmacéutica esa del Oseltamivir) desarrolló un bioinsecticida que anda diez puntos y que mata al bichito del dengue antes de que vuele y pique. Según la info, solo faltan "gestiones para su inscripción y uso".
No parece tan difícil como para estar fumigando en diciembre-enero antes del pico de febrero ¿o si?

Autor de la foto

4 comentarios:

John Sunday dijo...

COMPAÑERO LE SIGO EL BLOG, UN LUJO!

SALUD!

Eduardo Real dijo...

No a la asunción de Chemes como diputado. Ver:
http://centroizquierda.blogspot.com/2009/07/un-parlamento-de-lujo.html

Anónimo dijo...

Algo vi hace unos meses, sobre el trabajo de los cientificos, creo que de la Universidad de La Plata para combatir el dengue.

El liquido podria ser colocado en los lugares donde hay larvas de mosquitos, por ej, los recipientes de agua para los perros y no habria problema porque no seria toxico para ellos, si para las larvas que serian destruidas.

Buenas noticias, que nuestra prensa terrorista no se digna a difundir.

Beatriz M.

Anónimo dijo...

Y algo mas sobre la prensa terrorista: se decidieron a explicar que son los Super Poderes¡

Durante años instalaron la palabreja para asustar a clases medias, medio leidas. Con esas palabras rimbombantes mencionaban a la facultad del Jefe de Gabinete a reasignar partidas presupuestarias.

Recuerdo a Alberto Fernandez explicarlo en el Congreso y declarar que se hacia, (la reasignacion),sobre solamente el 5por ciento de las partidas.

Nunca la prensa terrorista informo que esa era una practica de la mayoria de las provincias y de las intendencias del pais para agilizar la administracion.

No, la palabra fue SUPER PODERES, dando la idea de que se estaba en una dictadura en ciernes.

Hoy que la presidenta mando una ley para limitar las reasignaciones a 5 por ciento para que se dejaran de fabular, la prensa canalla explico a sus lectores de que se trataba.

Una muestra de como se inventan realidades inexistentes para hacerlas "verdaderas".


Beatriz M