martes, junio 24, 2008

Ay, ay, pido la palabra, quiero medir

6 comentarios:

La Noción Libre dijo...

Las mentiras se filtran a través de una pared llenas de fisuras. Entiendo, la ilegalidad de la cosa nunca estuvo entre sus motivaciones, y entre la del matrimonio presidencial, menos. La legalidad nunca...
La coherencia menos...
Van donde el viento los lleva, a usted también lo atrapó el viento.

Suerte en la reconversión laboral.

Sdos.

LNL

balvanera dijo...

Sí, claro, como si a ustedes les importa la legalidad. O sí, les importa mientras les sirva para asegurar sus intereses. Si pueden aumentar las ganancias ilegalmente, van a estar por la ilegalidad, como lo hicieron siempre.

Anónimo dijo...

Que bueno, Balvanera admite que al matrimonio presidencial no le importa la legalidad.
falta que admita que le importa llenarse los bolsillos

Anónimo dijo...

Invito a quien quiera participar de la discusión de las retenciones y demás a opinar o simplemente leer algunas posturas técnicas al respecto.

http://www.pensamientopenal.com.ar/foro06/viewtopic.php?t=7978

y

http://www.pensamientopenal.com.ar/foro06/viewtopic.php?t=7874

Anónimo dijo...

Balvanera quedó para cuidar el quiosco ya que todos están en la carpa explicando la cuadratura del círculo. Muy bueno lo suyo Balvanera, muy militante.

besinhos

La Votiva

Anónimo dijo...

Anonimo de las 4,25; Opiniones tecmicas sobre las retenciones hay tantas en contra como a favor, pero resulta que el problema no es tecnico, es politico.
Que la derecha quiera hacer de su oposicion a las retenciones una "verdad cientifica" es un truquito ya medio gastado.- Saludos
Hector