martes, julio 02, 2013

Pensaba tratar de medir

Hoy:

  • Primero, pensaba en estos conceptos de Rubén Weinsteiner: "El 'para qué', hay que votar determinada oferta política, debe expresar una  promesa emocional afirmativa y concreta.  Resulta imposible construir un “reason why” desde  la negación y el odio a la otredad política". 
  • Segundo, pensaba que el Gobierno desde el cierre de listas hizo varias cosas muy bien en lo que ya es la campaña. La presentación de las listas y este acto, también. Porque -acá genialidades no van a encontrar- esta campaña parece tratse, en primer término y para empezar a hablar, de peronismo y territorio. Y de la mayor unidad posible entre los que tengan ganas de estar unidos. Y lo más organizados posible. Parece una condición necesaria.
  • Y pensaba entonces que eso, claro, encuentra un muy necesario complemento en temas como este, el de la telefonía celular.
  • Pensaba que el menemismo cumplía diez años en el poder y sí se terminaba su ciclo político ni soñaba con hacer estos actos de los que estamos hablando.
  • Pensaba en el otro eje claro que hay entre lo que es auténtico y lo que no. Massa quiere hacer una fortaleza de su silencio y, por lo tanto, de su falta de autenticidad (¿dice lo mismo en la cocina de su casa que cuando se prende la cámara? Porque, también pensaba lo grave no es hablar con la embajadora, con la que cualquiera habla, sino el hecho de decir ahí algo muy distinto que afuera). ¿El kirchnerismo es quizás "demasiado" auténtico? ¿Habla "en exceso" en público del mismo modo en que lo haría en la cocina de su casa? ¿Y si a la vez logra hacer de ese "exceso de sinceridad" una fortaleza? Cristina parece haber comenzado en su discurso de lanzamiento de campaña.
  • Pensaba ¿Massa es un intendente? ¿O Massa es Massa? Apenas -nada menos, claro- un tipo que desde hace mucho quiere ser presidente, le han dicho que puede ser presidente,  y que sabe que los presidentes peronistas han provienen de algún territorio. Que necesita ser intendente para ser presidente. Que sabe que, como bonaerense, para ser presidente sólo puede ser intendente. Porque sabe que para ser presidente hay una sola cosa no debe ser: gobernador bonaerense.
  • Porque, pensaba, al mismo tiempo: ¿De Mendiguren hace cuánto que no es un empresario industrial? "Hace" de industrial. Pero ¿qué es?
  • Pensaba en "Éste va a llegar. Primero, porque es un hijo de puta. Pero además porque tiene guita y amigos con guita."
  • Pensaba en 
"El año pasado hubo un encuentro muy importante para los aficionados al tenis como fue el de Del Potro y Federer. Ocurrió en el Tigre, en un nuevo estadio construido por Massa que tuvo la desdicha de que el primer día se le cayó una de las tribunas. Por suerte no pasó nada. Eran tres partidos. Yo fui a uno de ellos. El estadio no queda exactamente cerca de la estación Tigre ni tampoco cerca de los estacionamientos, pero cuando vos llegabas a la estación o a los estacionamientos una multitud de empleados del municipio, con planes del municipio, con chalequitos que indicaban que pertenecían a la comuna, te recibían diciendo: 'A mí no me dé plata. No me dé plata. Estacione aquí. No me dé plata'. O sea que la consigna era que se repitiera entre quienes estacionaban allí que no había que dar ningún dinero por dejar el auto o por preguntar adónde estaban los ómnibus que llevaban, de manera gratuita, al estadio. Era muy obvio. Se repetía como un coro: 'No me dé plata pero si quiere donar plata tome este sobre (un sobre con sellos del municipio), ponga adentro su donación, cierre el sobre y deposítelo en la urna que está en el estadio'. Cuando terminó esta muy eficaz puesta en escena, me dije: 'Aquí hay unas 25 mil personas que van al partido y que luego relatarán que, en el Tigre, se llega a un estacionamiento donde nadie te acepta ni un peso a cambio de cuidarte el auto perfectamente y, además, un ir y venir gratuito al estadio en los ómnibus de la Intendencia'”.
  • Pensaba nomás. Y, bueno. "Relato" somos todos. Que gane el mejor.

3 comentarios:

Erkekjetter Silenoz dijo...

Yo creo que estamos en la transición de la bendita sucesión de una forma no usual o no ortodoxa.

Es más o menos decir: en 12 años juntamos esto y ahora es el momento de echarlo a rodar + la “minoría intensa” articulados por CFK por lo menos hasta el 2015 + “laggente” que acompañe, engarzados todos por un objetivo ponele sobre lo que se quiere. No me parece poco.

Probar la musculatura del núcleo K que será menor a lo supuesto probablemente. De aquí que CFK pida por que cuidemos lo conseguido. Dependerá de nosotros los que poroteamos fundamentalmente. Y creo que ser explicito o aunténtico no se si será marketinero pero es, fundamentalmente, honesto. Eso se nota y, a la larga, se valora.

Cualquier otra cosa por fuera del FPV está por verse, más allá de la emergencia de uno que se supone, por ahora, ser el más "despierto inter pares", pero bueno convengamos que también está haciendo sus primeros pasos.

Saludos

claudio barragan dijo...

escriba, alguna vez vió este reportaje a massa? http://www.youtube.com/watch?v=wfqNAX7KEF4

Gustavo Arballo dijo...

Lo primero es falso. Demostración: así fue que Menem no fue presidente en 2003. Mas allá de eso: en elecciones gobiernocéntricas el opositor se construye esencialmente desde la negación. Es así, es válido que sea así, y a veces los opositores ganan. Además el gobierno se allana a eso -y lo estimula- al plantear las elecciones en términos plebiscitarios (retrospectivos sobre su gestión, relato de valoración de la década "pasada").

Lo segundo también. O siendo más específico: es condición necesaria pero no suficiente. Se puede hacer una buena campaña y perder.