martes, julio 10, 2012

Para pensar y medir, ¿no?

"Las tasas de retorno de la Inversión Extranjera Directa (IED) en la industria extractiva en Argentina y Chile eran del 30 por ciento y del 20 por ciento, respectivamente, en 2010. En tanto, las tasas de retorno sobre el total de la IED eran del 11 por ciento y del 14 por ciento, respectivamente".

Fuente: Página 53.

5 comentarios:

Fabián Prol dijo...

Nicolás.
Interesante dato el que das. Y, en lo que a mí respecta, un poquito sorprendente. Esperé a que alguien tirara del piolín, pero nadie picó (y lo lamento). Me encantaría saber qué conclusiones y/o discusiones y/o análisis y/o concatenaciones se pueden seguir de este dato que, dada mi ignorancia básica en la materia, no puede provocar en mí ánumo mucho más efecto que la curiosidad.
Un abrazo.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Es eso, un tema curioso. Creo que denota que hay que laburar en ese tema.
Abrazo

Ing. Martín A. Domínguez dijo...

la respuesta de manual diría que el ROI es mayor cuando más riesgo hay... no se si los proyectos extractivos (indpendientemente del país en que se desarrollan) no tienen mayores riesgos (por diferentes motivos propios de la actividad) que otras actividades.

Supongo una explicación para el dato curioso.

saludos!

Fabián Prol dijo...

La verdad es que la comparación entre actividad extractiva y actividad general me pasó bastante de largo. Yo más bien me sorprendí con la comparación entre Argentina y Chile. Es más, creí que ese era el disparador. ¿No?

Mariano T. dijo...

La diferencia es la edad de los emprendimientos. Cuanto más nuevos, y más se fuman la era K, mayor tiene que ser la tasa de retorno para que sea interesante, y mayor la diferencia con Chile o el resto de America latina (excluyendo venezuela).
Una tasa de retorno del 30% significa que si confiscás la empresa al cuarto año el inversor no perdió nada.
Por otro lado, la diferencia de la industria extractiva con respecto al resto en estos momentos es que esta operando con precios de metales superiores a los previstos. Y que la posibilidad de que bajen a la mitad y la explotación siga siendo viable esta contemplada.