martes, febrero 28, 2012

Volviendo a medir

Luego de lo que a mi juicio fueron múltiples errores de concepto, estrategia y acción por parte del Gobierno nacional, el discurso de la presidenta Cristina Kirchner de anoche volvió a poner un piso de racionalidad en el tema del accidente ferroviario de Once.
Que un jefe de Estado esté consciente de "lo que falta" en su país y lo exprese no es para dar una medalla, pero por cierto tampoco es común en la Argentina.
Fue explícito y claro que Cristina habló para todos los argentinos, que es lo que se espera en estos momentos de ella. Y que había una comprensión profunda de que, como señaló Mario Wainfeld el domingo, hay un problema grande acá con el tema ferroviario y que esto no es una cuestión que no queda limitada por la frontera oficialismo-oposición.
La Presidenta fue por "el medio" en cuanto a la polémica de si tomar decisiones "políticas y administrativas ya" o ir por la vía judicial, al poner un plazo a la Justicia.
Mi opinión es que, con los tiempos que lo decida la Casa Rosada, no se podrán eludir las renuncias de funcionarios políticos porque así funciona la cosa en un presidencialismo. Ocurre que si no hay funcionarios de menor rango que dejen sus cargos el peligro que se corre es que la responsabilidad política quede concentrada en la Presidencia por un principio que más se parece al de la física que al de la política y con el que no es conveniente enojarse, así como no montamos en cólera al ver el sol ponerse por el Oeste.

7 comentarios:

Jopa dijo...

Qué curioso. A mí el discurso me pareció totalmente inadecuado. "Lo que falta" es una idea genérica que sirve para justificar todo lo que está mal. El pedido de celeridad a la justicia fue una forma de desplazar la responsabilidad política haciendo hincapié en la culpabilidad judicial. Al acusar genéricamente a los que se aprovechan de la muerte, desvió la atención de la responsabilidad política por las muertes. Haciendo hincapié en su dolor y sus emociones personales, dirigió su discurso a los que sienten simpatía por ella antes que a todos los argentinos, incluso los que no la quieren.

Lecturas diferentes, seguramente marcadas por los preconceptos que cada uno trae.

Francisco dijo...

¿Piso de racionalidad? Me estás cargando.

Comenzó cantando la marcha de la JP en un acto patrio y terminó, de nuevo, haciéndose la victima y hablando de él.

Esa estrategia de la viuda triste es cada vez menos efectiva y más obscena. En este caso se pasó porque habló como victima a gente que de verdad lo era: los familiares de los 51 muertos.

¿Queres escuchar gente racional? Escuchá a la mama de Tatiana, una de las victimas, una semana después del accidente.

http://tn.com.ar/sociedad/00084261/las-verdaderas-victimas-de-la-tragedia

Diego dijo...

9 años. Llevan 9 años en el Gobierno. ¿Hace falta una política ferroviaria? No. Han llevado a cabo una política ferroviaria desastrosa y corrupta. Entonces no es "lo que falta". Es "lo que han hecho". Son responsables por lo sucedido. Por lo menos podrían hacerse cargo, sinó el Gobierno, alguno de sus militantes.

Slds,

Diego

Lie To Me dijo...

Una de las peores cosas que tiene este gobierno son los idiotas utiles como vos que lo sostiene y justifica.

Argentina entra en otro ciclo de frustracion colectiva en forma inevitable gracias a los obsecuentes y alcahuetes que cierran los ojos a vicepresidentes, ministros, jueces y todo un gobierno lleno de chorros y corruptos.

Hacete un favor a vos mismo y borrate antes de que sea tarde.

elbosnio dijo...

Me gusto mas la parte sobre la energia, que sus comentarios sobre el accidente. Confieso que la expresion de dolor personal me resulto algo forzado, pero eso es pura "estetica" del discurso. Me parecio que sugerir que hay que esperar los tiempos de la justicia, aunque los apriete a 15 dias, es obviar el tema politico.
No fue un accidente en un sector donde no hay reclamos sociales por soluciones que nunca llegan. El accidente es el detonante y esta claro que tiene que resolver la investigacion de este caso, pero aunque fuese un motorman en pedo, drogon y distraido, el reclamo seguiria. Y en su discurso eludio ese meollo, cosa que no es habitual en la presidenta.

Esperaba mas. Pero quizas es el efecto Garre y estos 8 años, donde espero de cada golpe un salto doble de politica para adelante.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Jopa: Qué bueno que reconozcamos que tenemos preconceptos.
Francisco: No hay comparación en lo que se espera de cada una y el rol de cada una.
Diego: Eso es lo que pensás vos y está muy bien. Los jefes de Estado en cualquier parte del mundo son bastante reacios a reconocer posibles errores propios. Hablar de "lo que falta" a mí me parece importante y es una de las formas de avanzar, que es lo que queremos todos.
Saludos

Francisco dijo...

Justamente Nicolas, de una presidente quiero más racionalidad que la madre de una victima para tratar la tragedia.

Pero en este caso sucedió lo contrario. Y eso es preocupante.