jueves, diciembre 18, 2008

Una idea que mide II


Basta, basta de bla blá. Eso es lo que digo. Basta de parábolas. Ahora que llegó la hora de parar con el "venteo", como decía el Dr. Duhalde. Estamos en la onda propuestas CONCRETAS.
La primera, se le ocurrió a Carrasco:
  • Agarrar y poner un Ministerio de (a ver si escuchamos bien) Desarrollo Social. Bien esa, eh.
  • Por mi parte, tiro otra. Una en la que ni siquiera hay que dejar de lado la impronta neo-desarrollista-bien-pero-sin-distribución-a-lo-loco, "universal", de este Gobierno. Digo yo, quizás no llegue a 30 mangos, pero ponele que se quede en 40 el barril de petróleo. Repsol YPF a mitad de precio ¿no da para estatizar? En el buen sentido lo digo, eh.
Sí, ya sé. Ya sé que medio es de Ezkenazi, quien a su vez etc. Pero bue, mejor la estatizamos ¿no?

18 comentarios:

Marcelozonasur dijo...

La primera, no alcanza con afinar la punteria de otras areas que se ocupan de eso?
Sobre lo segundo...Te imaginas? que lindo seria, un golazo de media cancha. y encima permitiria recursos para la primera.

Goliardo dijo...

ya!!!!

OMIX dijo...

Je, je vengo con esa idea desde hace tiempo, estoy asando a duras penas en limpio un articulo viejo pero actual que se llamó "Piratas del subsuelo" y en algún momento lo sbo en el blog.
La idea la presento como nacionalizar la renta petrolera desde hace tiempo, pero tambien mido a quien apunta y por el momento, no se, no me parece que la implementen. Choca contra unos cuantos, y contra la historia de unos que hoy son importantes personajes, con sus secretos mejor guardados, pero sería bueno.
Recuerdo que una vez lei por ahi que el sindicalista Afrio Pennisi en 1975 -presidente de la nación en las sombras- hizo un proyecto que votó el senado acerca de control sindical de la empresas, exceptúo las agrícolas, cuando le preguntaron por que esa excepción dijo algo así "teníamos que hacer aprobar el proyecto y varios señores senadores tienen campo", con lo cual podemos entender eso del espiritu de la ley distinto a como nos lo enseñaron, y en este caso del petroleo tenemos que entender que chocamos contra el iceberg.
Pueden sorprenderme, ojalá amén.

MP dijo...

Es loco que estemos pensando como deas nuevas cosas que ya se han hecho antes. En el caso de YPF, es un viejo sueño verla otra vez en brazos del Estado Nacional y desde ya que es de esperar que nos ocupemos en serio del tema de la pobreza y la marginalidad. En ambos caso bastará con imitar al Estado Justicialista 1946/1955. En ambos casos, la solución de estos temas estaban consagrados como derechos constitucionales. A veces nos olvidamos de esto.

Generico dijo...

Che, yo tengo unos 10 mangos. Quizás si sumamos voluntades los gallegos nos la dejan a precio promo! (con tres panchos y dos prity de limón).

Ud se suma?

Lucas Carrasco dijo...

Mide esa idea.
Sinteticemos las dos ideas en la visión de la derecha progresista:

"ahora tienen la caja para entregar los vales de nafta a los remis para ir a votar".
De nada.

Abril Sirato dijo...

Para qué seguir agragando ministerios si varios de los que hay funcionan para atrás?

Anónimo dijo...

escriba: Lo veo cómodo en esa función de hacer la plancha. Pensando en boludeces mientras los elefantes transitan tranquilos por su living sin que ud se de cuenta. Del escándalo de kristóbal lópez ni una palabra. No sea desagradecido, que le di la primicia.

besos lava

Lucas Carrasco dijo...

Abril: me parece que decir que el Ministerio de Ciencia funciona para atrás es....elogiarlo!

Andrés el Viejo dijo...

Omix: ¿Pennisi no se llamaba Alfio?
Escriba: la estatización de YPF mide. Si todo sigue en manos de los privados, no va a quedar ni una gota de reservas petroleras.
Lava: si para usted un bingo es un elefante y la mayor empresa petrolera del país una boludez, siga no más y sea feliz.

Avallay dijo...

No quiero amargar el realismo mágico,(que comparto) pero veo difícil después de lo de aereolineas otra acción "contra" los españoles. El PP felíz

Lic. Baleno dijo...

No se, Cristina fue a Rusia y Lukoil quiere hacerse de repsol... a lo mejor ni siquiera hay que enemistarse con los gallegos sino con el frio ruso.

OMIX dijo...

Andrés me parece que Alfio es Basile, creo si la memoria no me falla era Afrio.
Solución salomónica, le pedimos a Manolo que nos diga como se llamaba

Andrés el Viejo dijo...

De acuerdo. Yo también lo dije de memoria y ya se sabe lo que pasa con la memoria de los viejos.
Que Manolo arbitre.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Andrés el Viejo: lo que es una boludez es que alguien especule con que el kirchnerismo pueda encarar una estatización de YPF. Risible.

saludolava

Anónimo dijo...

Veo que escriba tiene quien le escribe las respuestas.

saludolava

Fernando Cassia dijo...

Artículo publicado en La Opinion de Rafaela día lunes 24 de nov



Política económica argentina contemporánea

Un par de ideas y, con un poco de suerte, todos contentos


Horacio J. Garetto

hgaretto@wilnet.com.ar





Pensando en los problemas más importantes que nos afligen encuentro que
lo más urgente se podrían solucionar con dos grandes tajos, con dos
grandes cortes, con dos grandes medidas de política económica:



Primero: ¡Alegría!! Bajamos las retenciones de las exportaciones
agropecuarias al 5%.

Costo fiscal que tendríamos (es decir dinero que el Estado dejaría de
recaudar) serán unos 10 mil millones de Uss (promedio de los últimos 5
años).



Segundo: lo que dejo de percibir del campo lo compenso renacionalizando
Repsol/YPF, es decir estatizo el negocio del gas y del petróleo. Acá el
negocio (hoy privado) del petróleo y del gas es del orden de los 12 mil
millones en petróleo y 4/5 mil millones Uss en gas (datos corroborados
en el Moreno, Movimiento por la Recuperación Energía Nacional). Sumados
son 16 mil m.



¿Qué lograríamos?

Que el campo esté feliz, que el campo esté dichoso, que el campo
contento, el campo exultante.

Y a todos los que simpatizan con el campo también. Que son un montón.
Desactivaríamos un molesto frente de conflicto. Reactivaríamos.
Destrabamos. Cambiamos las expectativas, daríamos un golpe de timón
magistral, simpático, querible, contundente a las expectativas.



Por otro lado ponemos contentos a todos los nacionalistas petroleros que
también son un montón. El sueño realizado. Mosconi (en su tumba)
contento. Vuelve la querida YPF a las manos de las que nunca debió
salir: las manos del Estado. O sea de todos. Porque todos somos el
Estado. La izquierda (que es mucha) dichosa. El petróleo y el gas, que
son bienes estratégicos (y no mercancías, como lo postula el
neoliberalismo, pero para aplicar en la periferia y no en casa) los
pasará a administrar el estado en función del bien común.



Progreso político. Pienso que el campo debería apoyar una idea así.
Ahora bien, si lo hace, acá está lo fantástico, rompería con toda la
tradición de pensamiento liberal anterior. Que es, me parece, lo que
complica la relación política del campo con el resto de la sociedad. En
efecto, por ej. se ha visto pocas veces al campo preocuparse y
manifestarse por el problema argentino letal de la deuda externa en sus
componentes fraudulentos e ilegales, por el ferrocidio menemista, el
industricidio de Martínez de Hoz y Cavallo, etc. Siempre, el campo, como
decirlo, fue “muy campo”. Es decir, muy “ombliguista”. Exceso de
sectorialismo. Falta de visión de conjunto. Es decir, algo así como que
el mundo y la patria parecería que empiezan y terminan allí y no hubiere
más necesidad de contemplar y considerar otras cosas. Pero el conjunto
está, existe, es más amplio y es la patria. La regla: el bien común.
Apoyar la renacionalización de YPF, entonces, supondría, una fenomenal
posibilidad de reconciliación de las dirigencias agropecuarias con una
causa de dimensiones auténtica y antológicamente nacionales y populares.
Que el campo apoyase una “nacionalización” sería un cambio ideológico de
dimensiones tectónicas. Cambia, me parece, la historia nacional.

Y, desde el punto de vista del campo popular, supondría una enorme
inteligencia atraerse hacia sus posiciones ideológicas al poderoso
sector del campo. Implicaría romper el histórico vínculo del campo con
el pensamiento y la práctica liberales.

Tendríamos, entonces, por un lado más armonía política en la sociedad,
y, por otro, más nacionalismo.



¿Quiénes van a estar en contra?

¿Quiénes se van a poner histéricos?

Los españoles. Y, detrás de ellos, todos los fans del “capitalismo
global”, de la desfondada y fundida “globalización financiera” con toda
su gigantesca maquinaria mediática.

Ya se pueden ir imaginando el griterío, el ruido, el escandalete: que
“confiscan la propiedad privada”, que “alteran las reglas del juego”,
“la seguridad jurídica”, “la confianza”, “quién va a venir a invertir
acá”, bla bla bla….

No hagamos caso de ese griterío. Para el que es negocio producir acá con
seriedad viene e invierte.

Hagamos lo que nos conviene a nosotros los argentinos.

Exactamente igual que como siempre hicieron las grandes potencias.

No nos amilanemos.

Contestemos, por ej., tranquilamente, con un whisky helado en la mano:

¿pero que ejemplos de moral y de coherencia pueden venir a darnos los
piratas ingleses? Gente que, tengamos presente, cuando la cuenta
corriente del intercambio (1938/1946/47) nos daba a favor a nosotros,
después de la segunda guerra mundial, no nos pagaban ni en oro ni en
libras esterlinas. ¡Eso también es un default! ¿O no? No tenemos, no
podemos…,mil discursos, pero pagarnos, jamás. Después nos “pagaron” con
los ferrocarriles. Usurpadores de las Malvinas. Saqueadores de la India,
de Bengala, de Pakistán. Invasores de Irak. ¿Y coherencia? ¿De que
coherencia nos podrían hablar los ingleses? Si el primer ministro Gordon
Brown estatiza toda la banca quebrada inglesa está bárbaro. Pero seguro
que si nacionalizamos nosotros estaría mal. Seguro. Y, seguro que diría
lo mismo, la vasta legión/jauría de pseudo intelectualidad
anglófila/americanófila incurable que tenemos en nuestra Patria (los
Grondona, Legrand, Morales Solá, Melconián, López Murphy, etc. etc).

¿Y los norteamericanos? ¿Que lecciones de que nos quieren dar?

Miren el show de Wall Street: un papelón. Han inundado el mundo,
sabiéndolo, de porquería financiera tóxica que contaminó el sistema
financiero mundial. Es el país que, como acaba de evaluar el historiador
francés Emmanuel Todd, acaba de perpetrar la estafa financiera más
grande de la historia mundial. Invasores, armadores de guerras, golpes
de estado (Irán, Chile, etc. etc) escuadrones de la muerte (El Salvador,
Guatemala, Irak, etc), falsos atentados terroristas (11 del 9, Londres;
Madrid, etc), “operaciones especiales”, asesinatos (Jaime Roldós, Omar
Torrijos, etc). Es el país menos serio (ya ni informan cuántos dólares
emiten y hace años y años que ya no se audita cuánto oro real les queda)
y más irresponsable del mundo. ¿Y acaso ellos también no tuvieron que
estatizar la AIG y la Fannie Mae y la Freddy Mac y cien más? Estados
Unidos violó toda su historia todas las reglas de juego que no le
convinieron (por ej Bretton Woods).

Entonces, cuando nos ataquen con la maquinaria, nos tomamos un whisky y
les decimos: mirá: vos estatizás, yo también. Dejame estatizar tranquilo.

luis alberto Gaete dijo...

El senador nacional por santa fe se llamaba Afrio Pennisi.....mi suegro,fallecido hace 4 años