martes, diciembre 30, 2008

No es que Kirchner no mida, no

Sigo pensando a partir de a algunas reflexiones o distintas formas de decir más o menos lo mismo (aquí y aquí). La falta -por ahora- de un plan social "integral", digamos, que ponga guita en el bolsillo de los que menos tienen como forma de salir de la crisis pero también de sustentar el resultado electoral del año próximo podría responder a una concepción.
No es que Kirchner sea "noventista". No es que los Kirchner crean en "el derrame", como se dice. El proceso económico - político de 2003 a esta parte es muy, pero muy diferente del "derrame". Con aquella teoría se ponía guita en los negocios vinculados al desguace del Estado, en un contexto de hiperdesempleo y de desregulación laboral. Nada que ver con la creación de empleo + blanqueo + convenios colectivos de trabajo de estos años.
En realidad es como si el aprendizaje político del Gobierno hubiera estado más marcado por el 89 que por el 2001. Este Gobierno se mueve bien a nivel del seguimiento y control de lo económico. Es más, Kirchner (Néstor) es una garantía política de no subordinación de lo económico a lo político, de que los grupos económicos o conglomerados financieros tendrán que negociar con el Estado caso por caso, podrán aliarse con él, incluso hacer buenos negocios con él, pero jamás tratar de imponerle políticas. Habrá veces que verán inclusive perjudicadas sus perspectivas si no llegan a determinados acuerdos con el Gobierno.
Es, entonces, como si el esfuerzo político de esta gestión sea por intentar no ser jaqueado por los grupos económicos (no repetir el 89). Esto Menem lo logró entregando todo, Kirchner lo promueve con un esquema muchísimo más interesante para los sectores populares. 
Ahora, pareciera que lo que ocurre a nivel de los barrios, de la subsistencia de las familias pobres e indigentes, de las formas de organización de los sectores populares, de la paz social a ese nivel, incluso de el comportamiento electoral de esa franja, se lo diera por garantizado. Como si no se temiera para nada desbordes al estilo 2001, ni siquiera defecciones en cuanto al voto. Como si se creyera que el esquema político actual garantizara esos apoyos.
Estos son los temas en los que pienso en estos días, al finalizar un gran año en lo personal, en todo sentido. Creo también que fue un buen año para el país. Esperemos que sean apenas unas consideraciones demasiado exageradas, para un 2009 que aparece con final abierto.

Autor de la foto alemadan via Flickr.

4 comentarios:

Jose Barrita de BAndoneón dijo...

Acuerdo con el planteo Escriba.
Siempre fueron los amigos K muy audaces en la gestión de lo público pero un poco conserva en el armado político. El problema ahora, creo, es que las últimas medidas no implicaron ningún gesto concreto hacia los segmentos sociales históricamente votantes (cosa que si pasaba antes con la reactivación económica).
Lo digo y chau: soy de los que le tienen miedo a la doble tenaza opositora (republicanismo por derecha (CC, Cobos, UCR, PS, Clarín, Bonasso) y populismo consevadoror... también por derecha (Duhalde, Saa, etc).

Por suerte ayer brindaron por el armado de una propuesta progresista, nacional y popular (sic) Pino, Ceballos, DeGenaro y Cafiero, garantizando un sano equilibrio desde la izquierda.

Patético

saludos y buen año

Raúl C. dijo...

Escriba:
Estoy de acuerdo con su panorama. NK tiene en esto un enfoque, podría decirse, 'neodesarrollista'. En los '90 parecía que era cuestión de sentarse a esperar el 'derrame' (para quienes no conozcan el detalle: es una traducción 'optimista'/deformada de 'trickle-down', que significa 'goteo').
Aquí se fomenta la actividad económica y hay 'efectos multiplicadores' (o como se llamen).
Una corrección mínima: supongo que quiso decir '...garantía política de no subordinación de lo político a lo económico...'.
De acuerdo también con que no se debe dar nada por garantizado. Hay que poner mucha atención.
No sé si 2008 fue tan buen año para el país, pero sí tuvo mucha adrenalina.
¡Muy buen año 2009 para todos!

Raúl C. (ex RCW)

Andrés el Viejo dijo...

Temo que el punto de vista de "no hubo nada para los de abajo" se ubica un poco más arriba de lo conveniente para ser real. Si uno no es jubilado, desocupado con plan social o perceptor de salario mínimo, la plata para esos sectores puede parecer poco (que lo es) o nada (que no lo es).
Pero si se consideran los ingresos de esos tres sectores, la pequeña ayuda resulta interesante.
Buen año

El Isáurico dijo...

Estimado Escriba,desde que creo poder afirmar que usted es mas o menos kirchnerista (sea por vocación o descarte), y en tanto de lescturas previas asumía que celebra la no subordinación de la política nacional a los intereses de los grupos económicos...¿su laudatoria frase "Kirchner (Néstor) es una garantía política de no subordinación de lo económico a lo político" es un fallido no?...porque si bien yo estoy bastante seguro que nuestro presidente de facto subordina la política a su economía, pensé que usted sostenía lo contrario.

Saludotes y feliz 2009!