jueves, diciembre 11, 2008

El gran consenso de todos y todas para medir


No me importa si lo logró la coyuntura, la crisis, la sojización o el clima levemente destituyente. No sé si son los nuevos tiempos de la Argentina. Lo que sé es que los grandes se juntan a coro. Con la vedette de los blogs políticos de fondo haciendo tronar la corneta, hay dos que se han unido:
Este blogger y este otro, economistas de fuste, piden a coro un plan social como la gente.
¡Vamos, Argentina!
Teléfono ahí.

6 comentarios:

Generico dijo...

En algo, pero en algo... tenían que coincidir. (igual entre nos, diga que no vió la versión orginal del post de mi coblogger...no estaría tan feliz).

Y digamos que ud, es un terrorista... como va a proponer el default de la deuda pública? (y lo digo en serio... eso ni en joda)

escriba dijo...

No, no. Yo creo que la verdad no da, pero ya que no tenemos corrida ahora ahora analicemos todas las alternativas, que tenemos un poco de tiempo hasta entrado 2009.
Saludos !

Charlie Boyle dijo...

Si nunca se llevaron bien para que se van a andar amigando ahora

Norman dijo...

Este gobierno sólo hace rosca querido escriba. Cinco años rascándos el higo y cuidándose el rosquete con viento de cola. Ahora se dio vuelta la milanga y se nota mucho lo inútiles que son amparados en la fábula del Proyecto nac & Pop. El propio Artemio recuerda que el Plan Remediar está caído. Las únicas acciones que podemos esperar en el 2009 son obras, pan y circo en el primero y segundo cordón bonaerense y platita dulce para ensordinar la cacerola de la clase mediocre. Salutti

Mariano T. dijo...

Porqué hasta entrado el 2009 hay que esperar?

Juan dijo...

Uff.. Mariano: un consejito de viejo al que le llenaste las pelotas: si te gusta el durazno bancate la pelusa.
Cada dìa de tu triste vida recordà: todos tenemos algo que perder.
Por qué te digo èsto? porque veo que tu fundamentalismo te está consumiendo y cegando. No encontrè una sola de tus intervenciones donde haya algo relacionado con la alegrìa, con la satisfacciòn, con la esperanza, con el optimismo. En todos los casos tu ùnica esperanza tiene formato de venganza. Así es difícil imaginar un futuro común. Tu odio, lamentable y preocupante por tratarse de alguien que ha sido instruìdo (educado?) no solo es inconducente en términos políticos (solo puede arribar a victorias muy parciales en tiempos muy breves) sino que además contribuye a generar violencia.