jueves, enero 14, 2010

Tratando de entender si mide o qué


En cuatro minutos de tu valioso tiempo te puedo contar esto. Hoy hay dos notas interesantes en El Cronista. Una de Marina Dal Poggetto, quien es directoria de Bein & Asociados, y otra que hace un resumen del último informe del Banco Ciudad -entidad encabezada por el ortodoxo Federico Sturzenegger-.
Dice Dal Poggetto:
  • "Nuestras estimaciones de cuenta corriente para este año apuntan a u$s 9.000, casi un 20% de las reservas totales y una vez y media el monto del fondo del Bicentenario. Es decir, con la salida de la cosecha se recuperaría totalmente lo invertido en el fondo, o directamente podría éste constituirse con los flujos del sector externo como plantean algunas propuestas ya que el primer vencimiento fuerte de deuda es recién en agosto próximo".
  • "¿Qué es lo que se discute entonces? La posibilidad de extender el financiamiento del BCRA al Tesoro, más allá de lo que establece su Carta Orgánica y/o sus utilidades realizadas, brinda grados de libertad a la política para seguir financiando una expansión del gasto público por encima del PIB nominal y de la recaudación.
  • "Limitar la necesidad de hacer un ajuste fiscal entonces, devaluando la moneda y aumentando tarifas para bajar subsidios (con los costos en términos de inflación resultantes sobre niveles, ya de por sí elevados), es lo recomendable hoy".
En resumen: no hagan el fondo del Bicentenario, esperen a que llegue la cosecha, con eso paguen la deuda, devalúen el peso y aumenten las tarifas. Bue, la verdad no me cierra mucho el tema así.

Veamos que leyendo a Dal Pogetto cobra sentido la declaración de, por ejemplo, el diputado Martín Sabbatella, en el sentido que "los que no quieren tocar las reservas, quieren usar los fondos del presupuesto para pagar la deuda, y eso implica sacarle recursos a la inversión social y productiva. Buscan achicar la inversión pública cuando hay que hacer todo lo contrario. Buscan enfriar la economía cuando hay que seguir inyectando recursos que generen mayor consumo, mayor producción, mayor empleo, en definitiva mayor crecimiento con equidad”.

Al gobierno le disminuyó el superávit en tiempos de crisis, como señala el compañero Brodersohn. Bueno hubiera sido que hubiera subido, estimado. A mi entender, es una obligación del gobierno reducir el superávit cuando aparece la dinámica de la recesión. El tema es cómo se sigue después y cuáles son las alternativas. Lo de pedirle prestado plata al sector privado local, que propone el titular de Econométrica, no me cierra.

El informe del Banco Ciudad macrista, en tanto, más allá de hacer algunos malabares con las cuentas, señala que "el escenario externo y local sugiere que el año 2010 presenta condiciones para ser mucho mejor que el 2009". Bastante en línea con esto que escribíamos tratando de desdramatizar, por acá.

Sobre el tema de la deuda y su legitimidad, pienso tres o cuatro cosas:
  • Del Plan Brady para acá, cuando se trató de sacar de zona de peligro a los bancos estadounidenses, la deuda se difundió en múltiples tenedores de bonos. ¿Quién tiene qué parte? ¿Qué parte es cuál? Difícil.
  • Con el canje de deuda que hizo el kirchnerismo en su momento se optó por una salida de la deuda: canje con quita. Más que optarse por el concepto de legitimidad o no, se optó por el argumento de la capacidad de pago. Miren, yo puedo pagar hasta acá, tráiganme esos bonos que tienen y yo les doy otros. Eso sí, con quita, muchachos. Fíjense el país que tengo, ¿para cuántos caramelos me alcanza, señora? ¿Tres? Deme tres. Fue una quita sustancial, quiero recordar.
  • Demos la discusión por la legitimidad de la deuda, no hay problema. Es positivo darla, pero coincido con mi amigo durito: de darse es un tema que se tiene que discutir de manera regional. Imaginate si nosotros frenamos los pagos. Los primeros que nos van a llamar son los compañeros presidentes de los países vecinos -que sí son compañeros-, que se están pelando la cola para hacer frente a sus propios vencimientos.
  • Argentina juega en la liga de los países medianos. Con todas las complejidades que eso tiene. Como Brasil, México, Chile, ponele. Ecuador, caso que se cita como ejemplo de rebelión deudora, juega a otra cosa, con un PIB que es el 20% del de la Argentina.

Autor de la foto.

10 comentarios:

Maricé dijo...

Ante todo, no entiendo mucho de economía pero tengo una idea que me está dando vueltas.
El dinero para pagar la deuda está ya dispuesto en el presupuesto 2010 y como bien decís, solo con la cosecha se recupera ese dinero.
¿por qué no pagar con lo del presupuesto y disponer de una parte del dinero de reservas para infraestructura y crecimiento? ¿por qué dejar que se acumulen reservas sin usar para nada?
Tal vez es risible lo que digo pero bueno, es algo asi como logica de economia familiar.
saludos desde el bosque

Lucas Carrasco dijo...

El caso es que quizás, si ponían en el presupuesto que las partidas para el pago se podrían usar eventualmente para gastos clientelares (aumentos jubilarios por fuera del índice, actualización de contratos de obra pública del argentina trabaja, ¿aumento en la Asignación?, etc) se armaba, igual, un quilombo de puta madre con la tele alarmando que la expansión del gasto fiscal llevará la inflación al 20 mil por ciento, señora.

Es decir, la alternativa era fulera. Pero, salió peor.

Han quedado heridas concepciones de avanzada sobre el uso de las reservas. Por el Frente del Rechazo.

¿O porqué los "mercados" no se escandalizan porque un miembro del Grupo A con mucho poder -salió segundo en uno de 24 distritos y preside una comisión de recursos que su distrito carece- salga a reclamar que no se cumpla con la quita realizada por Néstor Kirchner?
¿Porqué Pinedo, Morales, carrió, lo miran con simpatía como se mira a un delegado de curso en la escuela?

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Maricé: No está muy claro que hará con ese dinero, si es que sobra. Habría que discutirlo en el sentido que vos planteás.
Lucas: No sé si quedaron tan heridas, eh. Se discutieron, pero no me parece que haya quedado como que está prohibido usar reservas para otra cosa.
Abrazo

La Usina dijo...

Más o menos es así. Dos notas al pié: 1- a Sabatela cada vez lo veo más cómodo con el piso de este gobierno y minimizando el techo; 2- no sé qué espera la presidenta para convocar a sesiones extraordinarias (te guste o no, si este conflicto es político como coinciden todos -y yo también- termina en el Parlamento).

Resentido común dijo...

El tema con la deuda no debiera ser tanto pagar o no pagar lo ilegítimo. Creo que hoy x hoy es mucho mas revolucionario exigir la devolución a los argentinos que se beneficiaron con eso. El problema es que si Pino empieza a exigir eso, se tiene que pelear con sus amigos de la Sociedad Rural y no creo que lo inviten mas a Grondona y TN. Salu2!

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Usina: Se llama Congreso, no Parlamento. Hay que pedírselo a la Presidenta eso de convocar a extraordinarias, no a mí. Y tu percepción sobre la posición de Sabbatella, es opinable, como todo.
Resentido: Durísssimo !!

Mariano T. dijo...

La deuda contraída durante la dictadura no tiene nada que ver con la "ruralidad" como menciona uno maliciosamente arriba, sino con la industria y las finanzas, beneficiadas a través del seguro de cambio cuando Cavallo estaba en el BCRA.
En cuanto a la legitimidad, al ponja que puso plata para comprar un papelito que dice que la República Argentina le va a devolver la plata el 2020 y mientras le va a pagar intereses, qué culpa tiene si su guita se usó para refinanciar una deuda, que a su vez refinanció otra que a su vez refinanció un pago de una deuda ilegítima?
Si a mi vecino le secuestarn un hijo, y me pide plata prestada para el rescate, todo sale de un hecho ilegitimo, pero después no puede agarrarse de eso para no pagarme a mi "sacale la plata al secustrador" le voy a decir.

El dijo...

Escriba: lo invito a que lea este articulo de critica porque se esta trabajando en lo que dice en paises vecinos
http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=35971

Moebius dijo...

MarianoT: si te apoyes en hechos ilegítimos, me parece que el ejemplo del ponja no es el adecuado, porque el vecino al que secuentraron el hijo no le pidió la plata al ponja, sino que el ponja quiso hacer su jugada (que no tenía nada que ver con tu vecino) pero en el medio lo empomaron (otros, ¿adivinen quienes?).
Este ejemplo me parece más acertado: tu vecino es almacenero, viene un chorro, lo asalta y se queda de okupa en el almacén (digamos algo así como una dictadura) y saca créditos en bancos, cuando juntó lo que quiso se fue y dejó a tu vecino con montón de deudas, entonces viene el ponja a quejarse al almacén porque él invirtió en el Banco XXX y en bonos YYY ¿qué tiene que ver el almacenero si estaba encerrado en el sótano? No es lógico. Y es porque justamente deriva de hechos ilegítimos como vos decís, el que se tiene que hacer cargo es el chorro que sacó deudas en nombre del almacen ¿no? ¿o se tiene que hacer cargo el almacenero del pobre ponja?.
En hechos ilégitimos, cuidado de no culpar a los dagnificados, por el contrario hay que identificar al que produjo ese hecho.

Mariano T. dijo...

No cabe duda que es el perpetrador al que habría que agarrar.
Pero en el caso argentino los bonos que compró el ponja se emitieron legalmente muchos años después de la estafa original, cuando el estafador esta (supuestamente)fuera de la escena.
Por más que 20 años antes la deuda original, (que ya fue pagada), haya sido trucha, las sucesivas deudas contraídas con todos los requisitos legales son legítimas, salvo que esten en cabeza del acreedor original.
Es más lógico lo que hizo Lavagna "Te hago una quita porque no puedo pagar" "No sos vos, soy yo" y chau.