sábado, enero 30, 2010

De cómo no medir: "Una cuchara también puede ser un elemento de tortura"



En las tesis de nuestro amigo Tomás sobre el macrismo se sostiene que "la primera regla del macrismo es que el macrismo no existe" y la segunda es que "no debes hablar del macrismo".
Hay otro punto más. Para el macrismo, la Ciudad de Buenos Aires no existe. Literalmente. Lo único que existe son ellos. La Ciudad de Buenos Aires, no. La Ciudad de Buenos Aires, con su gente, con su trayectoria, aquello que la llevó a ser lo que es (ni siquiera quiero decir "con su Historia"), no.
Aquí vemos una entrevista en video, generada por el equipo de prensa "virtual" del macrismo, al ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro. La entrevista empieza con una pregunta. "¿El Taser, es una picana?". Este es un primer elemento que me llamó la atención. Si yo soy del equipo de prensa de un gobierno, además soy militante de ese partido, como es el caso, y tengo que ir a preguntarle a mi ministro de Justicia y Seguridad si es que ha comprado picanas, hay algo que está mal.
El ministro, a su vez, no dice que eso es inadmisible. Prefiere explicarnos aquí que hay una diferencia de "amperaje" y que el famoso Taser "no tiene función de picana, que va generando una sensación de dolor". Ajá.
Luego nos habla de cuáles son las armas que maneja una fuerza de seguridad "el machete, la tonfa", etc. y nos dice que "una cuchara también puede ser un elemento de tortura" (sic).
Yo creo que el progresismo en general tiene un problema con la cuestión de la seguriad, habla poco y mal del tema y que le esquiva el culo a la jeringa al respecto. Todo bien. Péguenme, soy Giordano.
Pero resulta que esta gente trae a la Ciudad de Buenos Aires, donde hubo miles de torturados en forma sistemática con picana, donde hay gente que camina por sus calles que ha sido vejada de esa forma, donde viven sus hijos, sus nietos, unos aparatitos que se usan para descargar electricidad sobre las personas.
Y cuando se les dice algo, te miran como diciendo "¿este de qué me está hablando, si la pistolita se usa en Toronto y Bruselas?".
En la ciudad de Buenos Aires no puede haber Tasers, así como el gobierno de la Ciudad de Berlín no amasija a las mascotas sin dueño en cámaras de gas, por más que sea el método más barato y copado de deshacerse de un perrito.
No es que el progresismo es retrógrado en esto. Es que el macrismo postula la inexistencia de la Ciudad como tal.

12 comentarios:

Ricardo dijo...

Coincido con que el progresismo le esquiva el bulto al tema de la seguridad. Es dificil, de todas maneras, plantear algo progresista sobre el tema cuando la gente quiere resultados ayer.

Y lo de la cuchara... oootra frase más de un muchacho apolítico buena onda PRO para el archivo.
¿A los porteños les molestará la frase?

Saludos.

Pablo L. dijo...

De acuerdo con vos estoy.
La idea del PRO es que la Ciudad de Buenos Aires deje de ser la Ciudad de Buenos Aires para pasar a ser otra cosa, algo así como una ciudad europea morderna. Por eso no importa si antes se usaban picanas para torturar, o autos no identificados para secuestrar gente, eso importa poco o nada. Ya "se tienen que olvidar esos tiempos, no forma más parte de nuestra identidad". Leí por ahí un comentario que dejó un futuro integrantes
de la policía metropolitana, copio/pego: "Yo estoy inscripto en la Policia Metropolitana,y para el inutil que hablo arriba de todo...la dictadura ya paso,si no la olvidamos no avanzaremos mas,siempre estan hablando de eso y por culpa de ustedes no dejan crecer a nuestro pais,la Policia Metropolitana es una fuerza totalmente distinta a todas,ademas somos oficiales que tenemos ganas de trabajar y darle prestigio a la nueva Fuerza."

Y si, olvidemos, olvidemos, olvidemos, que sino, no vamos avanzar ni un poquito!

Por cierto, se nota algo de nostalgia en los ojos de montenegro cuando habla de que un cuchillo, una cuchara o un balde pueden ser utilizados para torturar. Recordando otros tiempos quizás...

Cosas dichas dijo...

No sé si apelar a mi experiencia mediatizada y esporádica de dos o tres viajes a la CABA por año sirve.
De acuerdo a la tesis de Tomás se podría pensar que la construcción política del PRO (o debería decir macrismo, no estoy segura) es bien posmoderno. Pasa que a mi esos autores no me convencen ni un poquito.
En fin, esto del progresismo (ahora si estoy segura del término) y la inseguridad, la relación entre ambos que es lo que interesa se inscribe en un revival de la banalización del mal, una de las tesis más criticadas de Arendt. El problema no está en si las taser son o no son picanas, tampoco en si la cuchara puede ser un elemento de tortura o si se puede matar a alguien dandole a tomar un café con mucha azúcar. Centrar el debate como hacen los medios y los casi medios 2.0 en el objeto conlleva inevitablemente a una fetichizaciòn de la tortura pero resulta que lo que nos importa es la tortura como praxis, como forma (perversa) de ejercer la dominación.
Esta fetichización, como fueran las reacciones de resistencia frente a figuras de Fino Palacios o Abel Posse conducen a una visión que se limita a priorizar las sustancias en detrimento de las relaciones. Se pierde de vista una lògica inscripta en el funcionamiento mismo del PRO o el macrismo que es a lo que hay que resistir.

Saludos

Eduardo dijo...

Entonces Escriba, todo el tema de las Tasers, es simplemente un problema simbolico?
Estamos fritos si ese es el mejor argumento...

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Estimada: todo lo que se centra en personas o en medidas de gobierno es medio anecdótico, es cierto. No dejo de sorprenderme por videos como este, de todos modos.
Saludos

Facu dijo...

¿Desde cuando el PRO es progresista???¿?

Cosas dichas dijo...

Comparto plenamente Escriba que el día en que dejemos de asombrarnos de estas cosas, estamos fritos. Lo que me preocupa y apena es acostumbranos a las críticas progresistas por "emergencias" y no por ideología (que no es su caso ni el mio pero si el de muchos).

Saludos

mosi-guard dijo...

Muy interesante e inesperado el vídeo.
saludos

Rodya Raskolnikov dijo...

Qué grave lo de la cuchara, se zarpó.

Anónimo dijo...

Macri tiene razón en esto, si se usan en Toronto, Bruselas, por qué no acá?

Tal vez hasta le salva la vida a alguien que podría ser víctima de gatillo fácil.

Es un arma no letal usada en muchos países.

El Lurker

Anónimo dijo...

Al contrario Anónimo, el "no letal" es una carta blanca para que lo usen en todos lados, basta buscar videos en internet de como se usa el taser en estados unidos para ver el verdadero problema de darle a una policia que no se apega mucho a las reglas este tipo de armas.

fer, el kioskero dijo...

Llama la atención la utilización por parte del ministro,de la palabra "dispositivo" tanto como la afirmación de que gracias a su uso se logró disminuir el número de delitos.Por otra parte,la Taser no deja marcas,cosa que no ocurre con una cuchara.
El tema es que a estos miserables fascistas no se les ocurre ninguna otra solucion que no sea represiva,para castigar en definitiva a las víctimas de sus delitos económico-sociales.