sábado, agosto 29, 2009

No son parábolas eh, ojo con la medición



El 30 de julio pasado escribimos aquí acerca de la batahola (trifulca, tole-tole) que se había armado en el parlamento coreano por una reforma al sistema de regulación de los medios. En resumen, el conflicto es así: el Gobierno hizo aprobar una ley para permitir a dueños de diarios ser dueños de canales de televisión. Luego que le perdimos pisada a la cosa. Pero nos enteramos hoy lo que ocurrió luego.
Por la aprobación de la norma, el principal partido de oposición coreano (Democratic Party)
retiró a todos sus miembros del parlamento, quienes además presentaron la renuncia al partido. Y luego encabezaron nada menos que un mes de protestas. Ahora vuelven porque la situación no da para más, pero van a llevar adelante una campaña masiva para juntar firmas e impulsar la anulación de la reforma.
Digo, como para tomar conciencia de qué hablamos cuando hablamos de amor.

Autor de la foto.

4 comentarios:

el asesor dijo...

Excelente che. A las trincheras pues. Y a pensar la posibilidad contraria: la oposición de argentina en el papel de la oposición de corea. Lo mismo pero con sus otros fines. Giúdici gritando como una loca frente a las puertas del congreso "Libertáááddd!" "LibertAAADDD!" "LiberAAAAADDDDD!!!"", descocada, junto a Carrio orando. Una escena dantesca.

Martín LatinoameriKano dijo...

Para para para para... momento que soy lento... ¿vos decís que lo del "dia-lo-go" y el "con-sen-so" es un chamullo de la oposición?

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Asesor: Todo puede pasar.
Martín: Suenan nombres coreanos esas palabras así dichas, ahora que lo pienso, ja.
Saludos

Martín LatinoameriKano dijo...

Ja, tal cual... tranquilamente podría ser Kong-tsen-tso, por ejemplo...