viernes, enero 16, 2009

Una experiencia religiosa que mide

Sentarse cinco minutos a leer los cables de Reuters (sección Negocios) de toda la semana. La catarata de impresionantes malas noticias y mega inyecciones de fondos públicos en todo el mundo por la crisis internacional no se pueden creer. Acá.

7 comentarios:

leandrog dijo...

¡¡¡¡Papá!!!!

Ta pobre la crisis.
Acá el tamal cerró a 2,5 guita la unidad.

Anónimo dijo...

y entonces que...?

nos ponemos contentos porque a los demas les va mal..?

inyectamos fondos publicos como ellos porque tenemos con que..?

le rogamos a San Keynes que nos ilumine..?

Anónimo dijo...

Escriba, que capacidad para hacerse el gil que tiene ud., porque no te pones a leer los cables de NA o Dyn, que mirados y copiados de la tele, no puden esconder que aqui hay flor de kilombo y no se tapan con lipotimias?

Andrés el Viejo dijo...

Hablando de hacerse el gil, ¿qué me cuentan del Citigroup y del Bank Of America? El quilombo es acá no más, che, si no fuera por los K, con lo bien que está todo el mundo, andaríamos fenómeno.
Sa-lu-dos

MONA dijo...

Si. Es cierto, a todo el mundo le va mal. Y no es para alegrarse, sino para saber dónde estamos parados. No digo EEUU solamente, que es previsible el caos por la guerra que sostiene,pero veamos a Francia, a Alemania, países desarrollados que hoy sufren este descalabro económico, que también es ético ¿no?
En nuestro País, el gobierno está impulsando una Política de desarrollo para la profundización de la economía, o sea, para poner en marcha la cadena de producción y consumo.
En estos 5 años, Argentina tuvo una recuperación notable, producto en parte del contexto, pero en mayor medida, por el alejamiento del neo-liberalismo que nos produjo fracasos desde el 1976 hasta 2001, que son –no por casualidad- los mismos principios que produjeron la actual crisis en el mundo.
En nuestro país, el rol del Estado, que interviene y regula, no se decide hoy, frente a la crisis que nos das un coletazo. No. Desde 2003, Néstor K. y desde 2007, CFdeK, han optado por el crecimiento. Acá hubo una política cambiaria y controles de capitales que evitaron el ingreso de flujos financieros de corto plazo. Se promovió el desendeudamiento. Se recuperó el consumo y la inversión. Se logró superávit fiscal que permitió recuperar ingresos y actualizar jubilaciones, además de recobrar la inversión pública. Se restauró el consumo y la inversión. Pero también se enfrentaron problemas como la inflación y manipuleos varios, para volver al más ortodoxo liberalismo.
Hoy, la Argentina está mucho mejor preparada que en el pasado y que otros países para afrontar la tempestad.
El propósito evidente es re-impulsar la economía desde el Estado. Se apunta a compensar los estímulos de demanda que se pierdan por la presumible caída de exportaciones mediante un fuerte impulso estatal dirigido al mercado interno.
Después de tantos años de hegemonía neoliberal, lo mismo Estados Unidos, Europa, China, Rusia, Brasil, Argentina y casi cualquier país que quiera sobrevivir, desempolva sus libros, e invoca al héroe intervencionista: John Maynard Keynes.
Saludos

Andrés el Viejo dijo...

MONA: si busca en Artepolítica, hoy mandé una entrada con un análisis parecido al suyo.
Saludos

Anónimo dijo...

Yo me pregunto si Keynes se estará revolcando en su tumba viendo las cosas que se tratan de hacer en su nombre.

Peca