jueves, enero 15, 2009

¿Otro que derrapa, vuelca y no mide?

No me quiero poner leguleyo, pero supongamos que en un país como la Argentina el artículo 99 inciso 11 de la Constitución Nacional dice que el Presidente de la Nación, como parte de sus atribuciones, "concluye y firma tratados, concordatos y otras negociaciones requeridas para el mantenimiento de buenas relaciones con las organizaciones internacionales y las naciones extranjeras, recibe sus ministros y admite sus cónsules".
Entonces ¿qué viene a ser esto?
¡Orly! ¡Guarda que volcamos!

12 comentarios:

Andrés el Viejo dijo...

¿Usted cree que esta entrevista provocará males mayores al bando representado por el visitante?
Por el aspecto leguleyo, no se preocupe. Hay que darle soga y limitarle las posibilidades de presentarse como víctima.

Ana C. dijo...

Menos mal que te pusiste a leer la Constitución, Escriba.

Ahora, tenés que aprender a interpretarla, para entender lo que dice...

Anónimo dijo...

Che, qué bueno que haya gente intelectualmente preparada, como Ana c., que abre el debate y no se limita a dejar chicanitas furtibas.

Anónimo dijo...

Anónimo: la defensa se desmerece un poco por la b larga de furtivas. El resto es muy loable.

Funes

Ana C. dijo...

¿Furtiva querías decir?

Abrí vos el debate, dale.

guillermo dijo...

En todos lados el vicepresidente recibe visitantes extranjeros. Cuando uno se pone así conviene un lexotanil antes de abrir la computadora, Escriba.

escriba dijo...

Alguna vez la debo haber tildado de ignorante a Ana o algo así, porque siempre me quiere pegar por ese lado.
Bue.
Guillermo: En este caso no es un representante de Tanzania que nos cuenta las bondades de su pueblo y habla acerca de bellos deseos de fraternidad. Una entrevista sobre este tema es una cuestión de política exterior. La política exterior la maneja en nuestro sistema una sola persona el Presidente de la Nación. El resto, en el molde.
Digo, por si vamos a ser republicanos.
Saludos

Ana C. dijo...

Por un lado, "Concluye y firma..." no quiere decir la maneja, me parece. Si la política exterior la manejara uno solo, estaríamos como con Galtieri.

Por otro, el Presidente hace todo lo oficial y lo formal, esto no parece haber sido nada de eso, sino que parecía una charla informal y con funcionarios de segundo rango. Además, sabiendo como están las cosas entre la presi y su vice, no da la impresión de que el Estado argentino le da mucha prioridad al tema.

Te lo tomás demasiado en serio a Cobos.

Lo que sí, ya sería hora de que se dejaran de pendejadas y se amigaran. Qué de cuarta la situación.

Mauri K dijo...

Una idiotez mas del guason y una muestra de su irresponsabilidad.El tema reviste tal gravedad que habria que ver si eran funcionarios,(tal vez el cadete de la Embajada Palestina, un mensajero con una kipa israeli), tampocio entiendo bien para que lo fueron a ver -a alguien que ni corta ni pincha- y si la noticia es real.
Por ley, por tradicion y por politica, las relaciones las maneja la Presidenta, los demas se cuadran.

Martín L. dijo...

Fijate que hasta el impresentable de Ricky Roa salió a criticarlo ayer, aunque muy suavemente.
Saludos

Andrés el Viejo dijo...

Ana: no hay nada que amigar, querida amiga. El señor Cobos se va por su lado y listo. Mientras no tenga que hacer efectiva su suplencia, no hay ningún problema. Y, si llegara un mal día en que tenga que hacerla efectiva, estamos en problemas haya o no haya "amigamientos" de superficie.
La Constitución establece un Poder Ejecutivo unipersonal. Como es natural, hay muchas cosas que la persona titular de ese Poder no no puede hacer por sí misma. Por ejemplo, es físicamente imposibel que limpie los pisos de todas las oficinas públicas del país.
Para que el PE cumpla sus funciones, hay toda una jerarquía de funcionarios, arrancando por los ministros. Estos, y todos los demás, hasta los que limpian los pisos de las oficinas, están bajo las instrucciones de la persona que ejerce el PE.
En el sistema constitucional argentino, copiado del norteamericano, el vicepresidente no es parte del PE. Sólo es un suplente y, para que no se aburra y justifique el sueldo, preside el Senado.
Ese es, me parece a mí, el sentido de las palabras de Escriba. Y tiene razón, aunque concuerdo en que da por el cobos más de lo que el cobos vale. No es tan dramático. Si a él lo entretiene y a esos diplomáticos los hace sentir bien, que se reúnan.
Saludos

Tani dijo...

Lo de Cobos fue nomás una charlita no positiva... non calentarum...(¿o si?)