sábado, septiembre 28, 2013

"Mr. Coto, I know you", para medir

Me invitaron a hacer una columna bastante menos larga en el Buenos Aires Herald, que se puede leer acá. Agradezco la invitación, los "guest columnists" de los sábados ocupamos una página y somos anunciados en tapa. 
La pregunta que me hago en la nota es si "es posible gobernar sin 'los titulares'". Espero que les guste a los que saben inglés. Si no, está Google Translate que te ayuda bastante. 
El libro incluye un fragmento de una nota de Clarín de abril de 1985, que paso a citar completa. 

El Presidente de la Nación no se quedó solo con objeciones al terminar la cena que mantuvo el pasado lunes (22 de abril de 1985) con lo más representativo del empresariado local: al margen del previsto apoyo a las instituciones, algunos presentes insistieron en las ideas que tiempo atrás le sugirieron adoptar para producir un cambio en la economía argentina.
En realidad, lo que hicieron estos industriales fue reforzar las propuestas que ya le habían presentado al presidente apenas regresó de Estados Unidos (a fines de marzo).
(En efecto), hace algunas semanas (entonces a comienzos de abril) en el más estricto secreto, varios de los presentes en Olivos hicieron una serie de sugerencias al primer mandatario y otros más allegados a la Casa Rosada se animaron a volcar al papel iniciativas y orientaciones que (a los ojos empresariales) podrían devolver cierta confianza a la producción.
... Esas sugerencias alcanzadas a Alfonsín indicaban la necesidad de que la máxima autoridad política del Gobierno replantee la situación y le dé un encuadre distinto a la actualidad económica. "Tiene que recrear la confianza", le decían. Por eso, a juicio de los empresarios, la rectificación de los problemas no pasa por el Palacio de Hacienda, sino por la Casa Rosada. Tal es la impresión, porque ven que Sourrouille "se maneja sólo como un técnico, sin capacidad de decisión política". 
(En ocasión de la reunión del 22) los más audaces habrían planteado a Alfonsín que era necesario que el Presidente utilice su bagaje político para plantear con realismo los padecimientos futuros de la población.
Esta tesis llevó a Sourrouille el martes pasado (el 23) a plantear en el Gabinete económico-social la necesidad de que los ministros de esa área sugieran a Alfonsín incluir algunos párrafos de los sacrificios que tendrá que hacer en los próximos meses el ciudadano común.
"¿Usted propone que le propongamos a Alfonsín, ante una plaza colmada, que anuncie que va a bajar los salarios?", lo increpó el secretario general de la Presidencia, Germán López.

Aquel fin de semana, ante una plaza colmada, Alfonsín le habló al país de "Economía de guerra".
La nota que hice incluye la frase de Néstor Kirchner pronunciada en el Salón Blanco de la Casa Rosada en 2005: "Mr. Coto, I know you".


8 comentarios:

olga dijo...

Tereschuk buena nota,te quería preguntar si la escribistes en inglés porque noté algunas dificultades con la traducción del translator,que es horrible.
Amén de eso,complementando tu nota,veo que De Mendiguren insiste en rajar a Moreno,Y creo que Lucas new blogger furioso antiK anticipa esta medida desde Clarín.
Si Cristina moviera esa pieza le pondría alguien del equipo,si conocemos el actuar de Cristina.
Lo último,yo lo puedo decir,que burros y antiguos estos tipos,son cabos y sargentos,lo único que conocen en su diccionario es la palabra devaluación!!
Te sigo leyendo interesante el libro que mencionaste.La mirada de gente de afuera siempre ilumina.
Como la del señor que acompañaba una noche a Posse Abel en Mayo del 2001 de lo que surge su nota "Como esperando a los bárbaros"

Alcides Acevedo dijo...

Todo bien Tereschuk, todo bien.... esperemos hasta después de las elecciones.

La situación que le tocó vivir a Alfonsín no tiene ni punto de comparación con la actual, los 80 fueron la década perdida para Latinoamérica, fue paradójicamente la década de recuperación de la democracia.
¿Qué hubiese sido de Argentina y Latinoamérica si en los 80 los commodities tenían los precios y la demanda de hoy en día? lo dejo librado a tu imaginación.

Sergio De Piero dijo...

Los amo eh. "confianza" Grinspun les parecía poco político, que malandras

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

¡Sourrouille les parecía "un técnico"!!!!!!!

Anónimo dijo...

La propaganda oficial la pueden publiucar en esperanto, ruso, o gaelico, que da lo mismo.

El Herald en manos Sergio Szpolski no es mas que un Pagina12 publicado en Ingles: basura.

Anónimo dijo...

Che Tereschuk ese Szpolsky que te publica a vos en el Herald es el mismo que estafo a la gente de la AMIA ? contanos un poco vos que sabes tanto del empresariado argentino.

El del Sur dijo...

Ese Spolsky es el que mantiene a Vorterix con Sietecase y Pergolini criticando al Gobierno, y lo mantiene con la pauta oficial, no? también, no? y le da laburo a Tenenbaum en Tiempo Argentino,un diario que se mantiene con pauta oficial y es en teoría un diario oficialista. Ahhhhh, pero Tenenbaum si lo escuchás en Rock & Pop le da sin asco al Gobierno.
Anónimo, ponele onda u honda, como quieras...
Beso afectuoso

jc dijo...

Yo estuve en la plaza de la "economía de guerra" y por más que Alfonsín se esforzó por pintarla de color rosa, nos fuimos todos tristes, con una sensación de derrota en el alma. Que lo era...