lunes, abril 16, 2012

Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota, la pelota no mide



No es importante esto, pero creo que se puede contar.
  • Los indultos fueron cuando yo había terminado la primaria. Ese día de diciembre salí a la calle con una escarapela con una cinta negra porque Jorge Lanata había sugerido por radio que era una forma buena de manifestarse en contra de lo que ocurría. 
  • Llegué medio dormido muchas veces al colegio por escuchar Hora 25 con un walkman acostado en mi cama. 
  • Leí Polaroids e Historia de Teller. Los leí de punta a punta pensando que eran unos libros importantes.
  • En alguna Feria del Libro, que habrá sido la del 91 o la del 92, el stand de Página 12 regaló unos ejemplares gigantes del diario. Permaneció colgado en mi cuarto durante muchos años. 
  • A los 16 años le hicimos una entrevista a Lanata para un programa que teníamos en una FM de barrio con unos amigos del colegio y que nos divertía mucho hacer. Nos recibió en el diario, nos trató de manera muy amable y atenta.
  • Después estudié periodismo y algunas cosas más, me fui convirtiendo en un adulto. Siempre pienso que a uno lo van formando todas las cosas que vive. Todas.
No me divierte ni me dan ganas de criticar a Lanata. No me hace bien. No me considero una persona fanática ni fanatizada. En todo diálogo o discusión hay algunos momentos que pueden durar un instante o hasta el final del diálogo y más allá en el que pienso que quizás sea yo el equivocado. Muchas veces me doy cuenta de que lo soy. 
Pero bueno, esto no me divierte. Me resulta hasta doloroso.
Y así es la vida. Seguimos.

13 comentarios:

Sergio De Piero dijo...

Hoy lo escuché en una breve nota que le hicieron al final del programa y dijo que hacía lo de siempre (lo cual es cierto), peor que ahora por fin lo podía hacer con mucha plata detrás. ¿Se vendió? ¿Es un cipayo? No, es un tipo que tiene un ego grande,y que por tanto le gusta ser el centro de la escena. Lo que se dice, para él, parece ser lo de menos.

Nicolás Tereschuk (Escriba) dijo...

Eso parece. Es lo de siempre. Lo que me hace pensar ¿Nosotros somos los de siempre? ¿El país es el de siempre? ¿Somos toros tontos y el es el único genio?
Puede ser, puede ser.

Pablo Chimenella dijo...

El ego por arriba del dinero o el dinero por arriba del ego. Esa es la discusión para comenzar a hablar de la persona... Nosotros somos lo de siempre, el país es el que formamos.

rinconete dijo...

Creo que el kirchnerismo, al impulsar la vuelta de lo político como ambito central de decisión de la sociedad, ha cambiado la manera de haver política y también la manera de analizarla.
Durante el menemismo y más aún, durante la picadora de carne de la Alianza, el "relato" es que no había relato. O más bien que no había opciones. El camino era uno, que se podía transitar con mayor o menor honestidad. Esa era la única rendija en la que el "periodismo independiente" sentía tener alguna autonomía. Fue lo contrario de la lucidez de la carta a la junta de Walsh (que analizaba a la corrupción como algo instrumental y no como el mal en sí).
En esa rendija descolló Lanata. Tal vez fue más hábil que profundo pero logró rodearse de gente valiosa y sobre todo, imaginar proyectos comunes.
Por ego desmedido, por pereza, por interés, no logró cambiar ese paradigma cuando cambió el país.
Eso no quita que haya sido valioso en el pasado, como el pasado poco glorioso de un gobernante no resta a sus aciertos presentes.
Logró además, consolidar una vocación en el pequeño Escriba.
No es poco.

Maria Gracia dijo...

No es un programa periodístico como Dia D. Los tiempo cambiaron. Creo que Lanata tiene razón en tomarse con humor algunos personajes, Boudou, por caso. La realidad es tan patéticamente trágica que si no fuera por ese instante-que me hizo reír con ganas-sería un programa de críticas o elogios como 678, más. Por suerte, él tiene el backround suficiente como para hacer lo que se le cante.Hizo famosos con su diario y con sus programas a una larga lista (los nombro acá?)de periodistas que hoy tienen sus propios espacios en radio y televisión. Es un tipo original, al menos. Me da pena que se lo tomen tan en serio. Hacen falta más Tatos, más Pintis, el humor político desapareció. Bueno, por suerte Lanata lo introduce tímidamente dentro del formato de ese programa. Sus logros como escritor y como periodista ya los alcanzó, no tiene que estar ahora mostrando esos diplomas.Por suerte.
Saludos

daniel z dijo...

Creo que el problema es el contexto.En los 90 Lanata era uno de los pocos que remaba contra la corriente en un panorama mediatico por demas complaciente.Hoy es parte del mainstream.Sigue haciendo lo mismo,periodismo de investigacion y denuncia,a veces puede pegar alguna nota importante,en otras pavadas insustanciales,es el riesgo en ese tipo de laburo.Lo que molesta es que de francotirador haya pasado a formar parte del regimiento

rinconete dijo...

Me parece que la mención que hace Maria Gracia a Pinti es justa. Hasta no hace mucho, el humor de Pinti parecía casi transgresor, hoy suena a indignación de señora gorda.

Algo de eso pasa con Lanata.

Carlos dijo...

Escriba:
¿Es lo de siempre? Si es lo de siempre, ¿El atrasa y nosotros atrasamos? si porque repetimos muchos de los cliches que repite Lanata y que le redituan en dinero.
A muchos de Uds. les gustaría que Lanata fuese kierchenrista, pero es un provocador como Ud., veo que aprendió de él. Lanata casi firma con Carrió hace unos años
Ahora todo esto es lo conocido, lo de él y lo nuestro pero me gustaría hacer incapié en lo que dice Rinconete que me parece sustancial.
Lo mejor del programa fue la entrevista al Sr. Pergolini ese que se parece al que él llamó Mario. En un momento la cosa se puso demasiado amarillenta, tanto que el mismo Lanata tuvo que parar. Eso es lo viejo, eso es lo repetitivo, allí está la trampa en que caemos Ud., Lanata, yo y todos.
Volviendo a Rinconete y a Walsh es interesante lo que denota sobre la carta a las juntas. Walsh no enumera hechos tipo chisme, el juega políticamente desde un lugar de Autor, del tipo que quiere decir cosas muy pesadas, se juega las huevos y escribe una carta como cualquiera que escribe una carta porque se le canta, fuera de toda identidad colectiva.
Lo importante del discurso de Walsh es su trasendencia de lo periodístico, de la noticia, NO el chisme, donde recurrentemente caemos todos. Qué modificó el programa de LAnata, nada solo activó broncas como en los noventas, donde le resultó.
Está bien para ese procedimiento es efectivo pegarle a Boudu, hasta me puede llegar a dar bronca, en el programa que viene le va a pegar a Cristina.
Pero nosotros espectadores quedamos igualitos, eso es lo que no cambia porque no esta pensado como un hecho político para que algo cambie, esa es la diferencia entre Walsh y Lanata. Tampoco pretendo que nade entregue la vida para hacer más efectivo ese mensaje.
Lanata es una mierda más de la que consumimos en televisión, nos llena de bronca masturbatoria y no nos propone ninguna salida, jode por joder, y eso no sirve.
Cuanto mas miro a los Lanatas mas quiero los blogs
Charlie Boyle

Mariano T. dijo...

Es que contra Boudou se siente muy cómodo. Es lo más parecido estéticamente al menemismo en los últimos 10 años. No necesita cambiar un ápice el estilo para atenderlo al guitarrista.
Veremos con temas menos seductores y taquilleros.

51 almas dijo...

"Yo me equivoqué y pagué..."

Ahi yace el problema tuyo y de toda una generacion.
Que crean que ya pagaron.

guaio dijo...

Lanata, parada sobre su ego, debe pensar "esta yegua nacionalizó YPF para que no se hable de mi vuelta a la TV abierta"

Politico Aficionado dijo...

No se desvele por el, Escriba. No lo merece.

Fue y será un periodista amarillo que escribe para señoras gordas.

rinconete dijo...

Charlie

Recuerdo que en un viejo programa de Lanata en los '90, Verbitsky (que creo era panelista) advirtió sobre los límites y sobre todo el riesgo de un periodismo de investigación focalizado en la deshonestidad de nuestro gobernantes. La definía como una presa tan fácil como en el fondo irrelevante, haciendo incapié en que lo significativo estaba en otro lado.

Fue un comentario menor, dicho al pasar luego de la presentación de una investigación que tuvo la lucidez de despegarse del lugar común honestista de la "prensa independiente" de aquellos años.

Lanata, como su entrevistado Pergolini y su estrella Gonzalito, siguen atrapados en eso que parecía transgresor hace 15 años.